Cumpleaños tuitero. Felicidades @olgatgn #cumpleolga


cumpleaños tuitero

Olga Araujo, una de las #tarragonagirls más activa en redes sociales, cumple hoy años. Desde la lejanía queremos unirnos al cumpleaños sorpresa que le han organizado unos amigos en Twitter. Este es mi primer cumpleaños tuitero.

Que Twitter sirva para muchas cosas no lo he puesto nunca en duda, pero nunca me habían celebrado a un cumpleaños tuitero.

No es un cumpleaños infantil con patatas fritas, mediasnoches y referescos, ni uno adolescente con litros de alcohol, ni siquiera uno maduro con cenita y vino.

Se trata de un cumpleaños tuitero que os voy a desgranar. Alguna “mente maléfica” casi con nocturnidad (y eso que ya anochece más tarde) creó un grupo en tuiter con la siguiente consigna:

intro

Una “malvada idea” que esperamos que la haga ilusión.

Rápidamente el resto de “maléficas mentes” (entre las que me incluyo) comenzamos a pensar ideas: listas de Spotify, mensajes en tuiter programados y hasta propuestas de logos… a ver como sale el evento.

Ej9ASYhY
Logo propuesto para el cumpleaños

Entre mis aportaciones y de todo corazón muchas felicidades Olga Araujo... y que cumplas muchos más!!!

De Nokia 3310 y otras conversaciones en la salud digital


img_5335Llevo una temporada con grandes grupos tanto en Twitter como en Whattsapp. Por un lado, este año, mi promoción de estudios cumplimos 25 años y gracias a las redes sociales hemos podido contactar con prácticamente la totalidad de los médicos y médicas con los que empezamos la carrera (algunas personas cambiaron de facultad, otras abandonaron los estudios) y hemos creado un grupo (interminable) de whattsapp donde hablamos de lo divido, de lo humano, de nuestras experiencias profesionales y vitales… y hasta de neurotransmisores (debemos de ser un tanto especiales los del curso del 92).

Esta circunstancia me ha hecho pensar en el pasado. Recodar nombres, personas, situaciones que estaban escondidas en mi cerebro. Evocar recuerdos de las salas de disección, de los primeros contactos con el hospital, la primera vez que te llaman “doctor”, estar al lado de alguien y aprender (lo que quieres y no quieres hacer cuando seas mayor)… y ver dónde has llegado y descubrir que muchas de tus ilusiones se han hecho realidad.

En esta situación de recuerdo leo la noticia de que en el último “Mobile World Congress” la marca Nokia reedita el mítico 3310 en una versión renovada de lo que fue mi segundo terminal movil. Un teléfono que se caía y simplemente tenías que rearmar la carcasa para que siguiera funcionando.

Una reedición con conectividad 2G que sirve para poder hablar por teléfono, enviar SMS, algún juego básico para pasar el rato (Snake), realziar fotos y reproducr mp3. Nos olvidamos de redes sociales, aplicaciones para teléfonos inteligentes y demás hiperconectividad personal.

Pero no todo ha quedado ahí. Estoy en un divertidísimo grupo de Twitter para organizar una e-calçotada el mes que viene en Tarragona donde comparto espacio con grandes de la eSalud como M. Eugenia Miranda, Miguel A.Máñez, Rafa Pardo, Rafael Timmermans , Blanca Usoz, Olga Araujo, Frederic Llordachs (ya escribo bien tu apellido, Fredy), Ana Pitarchs, Javier Rascón, Elena Sáiz, Eduardo Tornos… y muchos más y en este foro (también incombusible como el de mis compañeros de clase) ha salido la conversación del 3310.captura-de-pantalla-2017-02-28-a-las-18-55-20captura-de-pantalla-2017-02-28-a-las-18-55-39

y la conversación siguió durante gran parte de la tarde con grandes ideas generadas por grandes de la eSalud que paso a citar para haceros reflexionar:

  • Contradicciones del último Mobile Word Congress (#MWC17): por un lado los aires retro con el Nokia 3310 y los nuevos modelos de Blackberry y las novedades de la futura red 5G. (Blanca Usoz).
  • Ideas de que todos los participantes en la conversación escribiéramos un post sobre ello (aquí va el mío “fusilando todas vuestras intervenciones”).
  • La necesidad de desconectar como causa de la irrupción de estos nuevos terminales no conectados y aplicaciones en personas que quieran alejarse total o parcialmente de la vorágines de las redes sociales, terapia en caso de adicción, adolescentes o niños (manuel Pastor).
  • Excusas… si en un smatphone desconectamos los datos y la wifi tenemos un teléfono GSM con SMS manteniendo algunas aplicciones internas del terminal como la cámara de fotos y el reproductor de mp3 (las misma funcionalidades del Nokia). Si no lo hacemos es porque voluntariamente no queremos (Rafa Pardo).
  • Excusas… a los niños les compramos un móvil “por si les pasa algo” y les damos acceso a redes sociales con escaso control (Manuel Pastor).
  • Futura #ecalçotadadesconectada (Eduardo Tornos) o el tradicional sistema de poner todos los móviles en una cesta y multa a quien lo mire (M. Eugenia Miranda)… ¿una ecalçotada sin subir fotos a instagram?… lo veo poco posible.
  • Si no sales a la calle conectado parece que te falta algo… los demás esperan que no estés conectado… si no respondes lo primero que piensan es que te ha pasado algo (Javier Rascón) (incluyendo una experiencia de su entorno personal).
  • Síndrome de dependencia Digital (Javier Rascón y Manuel Pastor).
  • Concepto de nomofobia (Rafa Pardo).

Todo ello aderezado con un enlace a una  infografía

uso-smartphone

Y un enlace un tanto escatológico de contrabando rectal en prisiones del teléfono más pequeño del mundo.

Como veis una tarde entretenida en la que aprendí mucho de los grandes solamente con mirar mi smartphone ¿sería capaz de abandonar esta herramienta que me abre tantas interesantes ventanas al mundo?.

¿Por qué criticamos a la herramienta cuando lo que hay que hacer es enseñar los usos adecuados de la misma?.

¿Seríamos capaces de aislarnos de verdad de nuestra hiperconectividad habitual?, ¿Será un teléfono para “desintoxicarnos” durante el fin de semana?, ¿Dentro de unos meses será un signo de distinción el estar aislado de las redes?, ¿Recuperaremos de nuevo la sensación de llamar por teléfono en vez de escribir un whattsapp?

Muchas preguntas me ha generado la lectura del grupo de Twitter….

img_5338

Una ecalçotada como excusa, un teléfono retro como excusa, una añoranza de mis tiempos de estudiante como escusa… para descubrir un gran grupo hablando de comunicación y de unir personas (¿Os suena el eslógan? )