mHealth


MHealth (“Mobile Health” o salud en aplicativos móviles) es un nuevo término que abarca la estructura de comunicación, los programas informáticos y los accesorios necesarios para poder medir o automedir una serie de variables biológicas  y almacenarlas y transmitirlas.

El gran desarrollo de este aspecto ha surgido con los nuevos móviles (smartphnoes) y el desarrollo de la computación en nube con la posibilidad de poder transmitir y acceder a nuestros datos sin límites de tiempo ni espacio.

Una de las primeras aplicaciones fue una báscula móvil que nos permite almacenar y transmitir nuestro peso. Nos crea perfiles personales con gráficas evolutivas, nos genera mensajes de refuerzo positivo según nos vayamos acercando a nuestro peso objetivo y nos plantea planes de ejercicio personalizados y dietas adecuadas dependiendo de nuestra evolución ponderal.

Aparecieron unos zapatos con localizador GPS. Una de las aplicaciones de éstos podría ser tener localizados a los pacientes con cuadros de desorientación y con una movilidad adecuada.

 

Existen algunos dispositivos medidores de glucemia capilar que directamente transmiten los valores a nuestro médico e incluso proponen alternativas de ahjuste del tratamiento dependiendo de los valores históricos del paciente diabético.

<p style="text-align: center;"

Fonendoscopios digitales capaces de almacenar un archivo de audio, compararlo con los almacenados en una biblioteca de archivos y poder plantear un diagnóstico de dicho sonido.

Ahora tenemos dos nuevas presentaciones:

  • Un tensiómetro digital que nos permite llevar un detallado seguimiento de los resultados obtenidos en cada momento desde cualquier lugar gracias a su completa integración con los dispositivos con iOS y las diferentes opciones sociales que permiten publicar las curvas obtenidas en twitter o, más razonablemente, transmitirlas automáticamente a nuestra cuenta de Google Health o Microsoft HealthVault.

 

  • Un electrocardiógrafo a partir de nuestro iPhone.

 

¿Quien quiere seguir imaginando el futuro?

Sistemas y tecnologías de la información en salud


Hace ya casi un año, pero su lectura sigue siendo igual de interesante, la revista Medicina Clínica dedicó el primer suplemento del 2010 imprimido en enero a las tecnologías aplicadas a la salud. En su página web se pueden acceder a todos los artículos de este número en versión completa en .pdf.

El sumario de este número  con los enlaces de los artículos a texto completo es el siguiente:

Volumen 134. Número Supl.1

Sumario – Enero 2010: Sistemas y tecnologías de la información en salud

  • Introducción

    Joan Guanyabens-Calvet, Joan Cornet-Prat, Jaume Canela-Soler Med Clin (Barc).2010; 134(Supl.1) :1-2

  • Sistemas de Información en Salud e indicadores de salud: una perspectiva integradora

    Jaume Canela-Soler, David Elvira-Martínez, María Jesús Labordena-Barceló, Enrique Loyola-Elizondo Med Clin (Barc).2010; 134(Supl.1) :3-9

  • Información, conocimiento y práctica sanitaria: la participación de los profesionales como pieza clave del engranaje

    Paula Adam, Gaietà Permanyer-Miralda, Oriol Solà-Morales, Jaume Canela-Soler. Med Clin (Barc).2010; 134(Supl.1) :10-5

  • Proyecto “Historia Clínica Compartida” en Cataluña: marco legal y ejercicio de los derechos de acceso, rectificación, cancelación y oposición (ARCO)

    Maria Josep Borrás-Pascual, Josep Maria Busquets-Font, Anna García-Martínez, Martí Manent-González. Med Clin (Barc).2010; 134(Supl.1) :16-20

  • Encuestas de salud: luces y sombras

    Pilar Brugulat-Guiteras, Anna Mompart-Penina, Elisa Séculi-Sánchez, Ricard Tresserras-Gaju, María Luisa de la Puente-Martorell. Med Clin (Barc).2010; 134(Supl.1) :21-6

  • Medición de resultados: el ejemplo de la Central de Resultados de la red sanitaria de utilización pública de Cataluña

    Miquel Argenter-Giralt, Genoveva Barba-Albós, Anna Román-Martínez. Med Clin (Barc).2010; 134(Supl.1) :27-31

  • Estándares para la interoperabilidad: nuevos retos

    Carlos Gallego-Pérez, Joan Cornet-Prat, Josep Manyach-Serra. Med Clin (Barc).2010; 134(Supl.1) :32-8

  • Factores de éxito en la implementación de las tecnologías de la información y la comunicación en los sistemas de salud. El factor humano

    Ramón Roman-Viñas. Med Clin (Barc).2010; 134(Supl.1) :39-44

  • Historia Clínica Compartida en Cataluña

    Santiago Marimon-Suñol, María Rovira-Barberà, Mateo Acedo-Anta, Montserrat A. Nozal-Baldajos, Joan Guanyabens-Calvet. Med Clin (Barc).2010; 134(Supl.1) :45-8

  • Receta electrónica en Cataluña (Rec@t): una herramienta de salud

    Antoni Gilabert-Perramon, Pilar López-Calahorra, Núria Escoda-Geli, Clara Salvadó-Trias. Med Clin (Barc).2010; 134(Supl.1) :49-55

  • Imagen médica, telemedicina y teleasistencia médica

    Carles Rubies-Feijoo, Tomás Salas-Fernández, Francesc Moya-Olvera, Joan Guanyabens-Calvet. Med Clin (Barc).2010; 134(Supl.1) :56-62

  • Carpeta Personal de Salud

    Ismael Cerdà-Calafat, Marta Continente-Gonzalo, Cristina García-López, Joan Guanyabens-Calvet. Med Clin (Barc).2010; 134(Supl.1) :63-6

Salud 2.0: un nuevo P2P (Patient to Patient)


La web 2.0 permite que cada uno de los usuarios de la red seamos protagonistas activos en la inclusión de documentos e información que podemos compartir en igualdad de condiciones con el resto de internautas. Esta democratización de la red puede tener ciertos inconvenientes pero también confiere grandes ventajas respecto a la participación activa de todos y cada uno de nosotros.

Sin ánimo de extenderme demasiado os quiero presentar dos iniciativas relacionadas con comunidades virtuales que ponen en relación a pacientes entre ellos para compartir experiencias, opiniones, dificultades y porqué no, críticas frente al comportamiento de los clínicos respecto a sus padecimientos. Aunque pretendamos tener un papel preponderante ante la enfermedad, la cantidad de información sanitaria que existe en la red en referencia a la salud, hace que nuestros pacientes tengan cada vez más acceso a información sanitaria, muchas veces de una calidad no aceptable. estas iniciativas nos permiten participar como profesionales sugiriendo además lecturas adecuadas respecto a la calidad de la información existente en las mismas.

Las dos iniciativas que quería compartir con vosotros son:

  1. Patients Like Me Se trata de una comunidad virtual de pacientes que presentan procesos de salud prevalentes como el Síndrome de Fatiga Crónica, Fibromialgia, Ansiedad, Transtornos Obsesivo-Compulsivos o infección por VIH-SIDA. Accediendo a cada una de las subcomunidades, el paciente tiener la posibilidad de rellenar una serie de cuestionarios sobre su estado de salud y tratamiento que se reflejan en una gráfica que sirve para una autocomparación evolutiva en el tiempo o para compararse con otros pacientes que pertenecen a su grupo. En esta comparativa cada paciente puede ver de forma gráfica cómo se está enfrentando a su proceso de enfermedad y puede ir aprendiendo de experiencias de otros paciente para mejorar su estado de salud en un sistema de aprendizaje entre iguales. Además de ello podemos buscar pacientes por sexo, edad, patología y localización geográfica de forma que podemos contactar con ellos creando redes de comunicación uno a uno o grupales mediante foros o chats. Patients Like Me es una empresa privada que surge de la iniciativa de 3 ingenieros del MIT en la que en el momento actual participan varios profesionales sanitarios que se encargan de filtrar la información y proporcionar enlaces de utilidad a la comunidad.
  2. Patient Opinion Se trata de una comunidad virtual de pacientes del National Health Service (NHS) británico. Se trata de una página en la que los pacientes comparten experiencias de sus enfermedades. Como en el caso anterior existen garantías de privacidad de los contenidos a través de sistemas de claves y sobrenombres y no se recogen datos reales salvo datos de sexo, edad, código postal y correo electrónico que no son públicos (en este caso el NHS es el garante de la privacidad y el anonimato de los participantes). La página pone en contacto a pacientes agrupados por enfermedades y cercanía geográfica, informa sobre los recursos sociales y comunitarios locales cercanos a su zona de residencia.

Independientemente de nuestro posicionamiento como profesionales debemos asumir que se trata de una realidad social que en breve llegará a nuestro sistema. Como cualquier herramienta, si somos capaces de liderarla siendo dinamizadores de los grupos y aportando información veraz y de calidad para los pacientes, puede ser una herramienta muy beneficiosa para realizar nuestra tarea: ofrecer salud

Emergency Alert


Emergency Alert puede tener cientos de ejemplos prácticos de como puede ayudar a su usuario en caso de haber tenido un accidente, sea en moto, sea un golpe durante el trabajo, una persona mayor que se ha caído o un enfermo que sea propenso a desmayos o desvanecimientos y es que Emergency Alert mediante el uso del acelerador de nuestros dispositivos junto al GPS puede detectar un golpe fuerte que haya podido sufrir su portador y actuar en consecuencia para avisar a quien haga falta.

En su configuración podremos poner el nómbre de la persona, edad, grupo sanguíneo, teléfono que ponerse en contacto o avisar en caso de accidente, posibles alergias y muchos datos más que se mostrarán una vez se haya sufrido el accidente o así lo haya creído la aplicación pero en ese caso, si por ejemplo lejos de ser un accidente ha sido una simple caída del terminal o un movimiento brusco antes de actuar sonará una alarma para comprobar si realmente estamos bien y ha sido un simple golpe o en realidad es algo serio que merece actuar en consecuencia. Sin duda, Serious Guy ha pensado en todo a la hora de desarrollar esta aplicación.

Emergency Alert es totalmente gratuita aunque dispone de una versión donativo que cuesta 0,99€. Si creéis que os podría ser útil para vosotros o algún familiar, es un coste realmente bajo y más si en algún momento gracias a esta podemos seguir disfrutando de la vida. Ambas son las mismas aunque la diferencia radica en que con el donativo ayudaremos a su desarrollador por su gran idea!

Escanea el cerebro en tiempo real


El neurocientífico e inventor Christopher deCharms demuestra una nueva forma de usar IRMf para mostrar la actividad cerebral — pensamientos, emociones, dolor — mientras está sucediendo. En otras palabras, puedes de hecho ver cómo te sientes.

Escanea el cerebro en tiempo real

Telemedicina, telesalud y otras cosas


Todos los nuevos elementos de las telecomunicaciones han tenido un mayor o menor impacto en su aplicación a la oferta de servicios sanitarios. Desde el teléfono hasta la televisión y pasando por la radio todos conocemos numerosos ejemplos de aplicaciones sanitarias hacia la comunidad (con diferentes niveles de éxito dependiendo de la calidad de la información recibida). La aparición de Internet revolucionó la situación existente en los medios de comunicación ya que el impacto y la velocidad de difusión de una noticia por todo el mundo es mucho menor.

En el momento actual el concepto inicial de telemedicina, entendido como la aplicación de las tecnologías de comunicación al ejercicio médico, ha perdido vigencia y se utiliza un término más amplio como es el de telesalud en el que se engloban  procesos administrativos de gestión o de comunicación con el usuario.

Hoy, en la mayoría de nuestros centros de trabajo podemos disponer de sistemas telemáticos aplicado a todos los profesionales sanitarios y no sanitarios que desempeñamos nuestras funciones en los mismos.

Nuestros procesos asistenciales, nuestro perfil prescriptor, las derivaciones a especializada, la gestión de nuestra agenda de trabajo, la obtención de información sobre valores intermedios (LDL en prevención secundaria o glicadas en pacientes diabéticos) pueden ser fácilmente obtenidos tanto para mejorar nuestra actividad asistencial como para ser evaluados por nuestros gestores.

Aún recuerdo cuando la evaluación de Cartera de Servicios de realizaba a través de muestras aleatorias significativas de pacientes y desde hace unos años podemos evaluarla a través de la totalidad de nuestra población y con mucho menos esfuerzo.

Todo avance tiene su cara y su cruz. Problemas de cofidencialidad de datos hacen que estas tecnologías permanezcan en un ambiente interno y no podamos aplicarlas a la comunicación con los usuarios. Ya no nos vale suponer que la población no tiene acceso a la red o que no tiene conocimientos suficientes para manejarse porque cada vez esta afirmación va siendo menos válida.

En el momento actual existen sistemas de validación con muy poco error a través de claves públicas y privadas que permiten identificar a nuestro interlocutor de forma inequívoca y entonces… ¿por qué no exite una voluntad de aplicar estas tecnologías a nuestro trabajo?.

No nos cirecunscribamos a Internet ¿y el teléfono móvil? con las tecnologías 3G se pueden realizar verdaderas actividades sorprendentes que se pueden aplicar a nuestros servicios.

¿y la posibilidad de utilizar estos medios para realizar actividades comunitarias?.

Muchas preguntas, muchas posibilidades en esta primera tormenta sobre telemedicina, telesalud y otras cosas.

Ver las ambiciones y espectativas que existían en el pasado desde el presente es un ejercicio fácil sobre todo para la crítica destructiva. Pero no propongo esto, me gustaría que fuéramos capaces de leer un informe ya antíguo (año 2001)  que se titula  “El Marco de Desarrollo de la e-Salud en España” y producido por el Área de Investigación en Telemedicina y Sociedad de la Información del Instituto de Salud Carlos III. Se trata de un documento extenso de 75 páginas donde se hace un escenario en ese momento de la situación en nuestro país y una propuesta de actuaciones. Es interesante ver la diferencia entre nuestra realidad que creo que es más próxima al análisis de situación realizado en su momento que a la visión para un futuro a medio plazo que se propuso ya hace 7 años.