Telemedicina en el NHS y posible aplicabilidad en España


Captura de pantalla 2018-02-08 a las 20.13.00En estas últimas semanas se han hecho eco numerosas revistas especializadas en salud y en tecnología de la aparición de servicios de telemedicina dirigidos a la atención primaria dentro del sistema sanitario público británico (NHS o Natinal Health Service).

El NHS siempre ha sido pionero en el uso de herramientas tecnológicas aplicadas a la salud. Es referencia su página sobre valoración y recomendación de aplicaciones para terminales móviles en temas de salud con un sistema muy bueno de valoración de las mismas. Además está haciendo grandes esfuerzos para que sus trabajadores usen herramientas tecnológicas.

Es cierto que el sistema público de asistencia sanitaria no puede ser equiparable al nuestro y que sus iniciativas no pueden ser extrapoladas directamente al nuestro.

Hasta el momento había pequeñas compañías que han implementado sistemas de asistencia médica utilizando plataformas de telemedicina (con todos los requisistos de seguridad y confidencialidad). Existen dos modalidades de servicio:

  1. Empresas privadas establecen equipos de médicos/enfermeras/fisioterapeutas/matronas para dar servicio sanitario a particulares.
  2. Empresas que ponen a disposición plataformas de este tipo para el uso privado por parte de profesionales autónomos.

Y dos modelos de negocio: pago por consulta o suscripción a una serie de servicios.

Una realidad en nuestro país es la plataforma BLUA de Sanitas donde esta aseguradora se adentra en servicios de telemedicina como ejemplo de la primera modalidad de servicios o plataformas como Doctor24 o Sanidoctor en la segunda modalidad.

En un sistema altamente presencial como es el sistema español donde hay una proximidad y cercanía muy grande del primer nivel asistencial no parece que estos modelos tengan una importante repercusión.

Esta nueva plataforma de telemedicina del NHS ofrece las siguientes posibilidades al ciudadano:

  1. Acceso 24/7/365.
  2. Posibilidad de receta electrónica.
  3. Compromiso de respuesta en menos de dos horas.
  4. Posibilidad de videoconferencia.
  5. Atendida por médicos/as de familia con al menos 10 años de experiencia profesional.

¿Qué pasaría si el sistema público pusiera a disposición de los usuarios algún servicio de este tipo?.

La verdad es que responder a esta pregunta es hacer un ejercicio de ficción interesante.

  1.  Demanda: Podríamos pensar que muchas de las demandas que atendemos de forma presencial y que no precisan un contacto directo entre el sanitario y el paciente podrían ser resultas de forma no presencial…. pero ¿de verdad la telemedicina disminuiría el número de consultas presenciales en un sistema gratuito o generaría una nueva forma de contacto de manera que al aumentar la oferta aumentaría la demanda?.
  2. Frecuentación: Los profesionales que atenderían los servicios de teleasistencia no tendrían porqué ser los profesionales que tienen una atención longitudinal con el paciente o la familia. Posiblemente esta asistencia puntual por un servicio telemático originase una nueva atención al médico o enfermera de familia para “contarnos” qué ha sucedido.
  3. Saturación: Otro problema sería que si el acceso fuera totalmente gruito y accesible (24 horas/7 días a la semana) y debido a la necesidad de inmediatez que nos genera la herramienta internet, se podría mal utilizar para solucionar dudas o problemas banales hasta saturar un sistema que tendría que estar sobredimensionado ante estas eventualidades. Otra posibilidad sería una alerta sanitaria (real o sentida) que sería capaz de colapsar el sistema
  4. Equidad: Otro inconveniente sería la inequidad que se podría originar ofreciendo nuevas vías de contacto a servicios de salud a ciudadanos que ya lo disponen por otras vías y negarlo a otros ciudadanos que, por cuestiones de ausencia conocimientos o herramientas de acceso, necesitan más contacto con el sistema sanitario y se le alejaría del mismo.
  5. Coste: Sobre el papel los servicios de telemedicina son más eficientes y abaratan costes. Pero  si el servicio es un añadido a lo existente en presencial y no se ponen límites (que no barreras) de acceso a los servicios supondría un gasto añadido que de por sí sería ineficiente originando un gasto inicial técnico elevado.

Por ello implementar un sistema de teleasistencia sin determinar objetivos claros y sin modificar (que no quiere decir limitar o poner barreras) de alguna manera la accesibilidad estaría, posiblemente, encaminado al fracaso.

Es una pena, porque con un uso responsable y racional del sistema sería muy ventajoso:

  1. Para el ciudadano:
    1. Forma de acceso cómoda, rápida y eficaz para resolución de problemas puntuales que no precisan presencia física.
    2. Cuando se necesite un acceso presencial al sistema se dispondrá de más tiempo de consulta para resolución de problemas reales sanitarios.
    3. Mayor satisfacción.
  2. Para el profesional:
    1. Desburocratización de la consulta con separación de problemas administrativos de clínicos.
    2. Mayor satisfacción.
  3. Para el sistema:
    1. Mayor eficiencia.

Pero para ello hay que modificar previamente la estructura de la atención primaria y de la asistencia en este nivel a través de herramientas y decisiones de gestores y políticos:

  1. Reformulación de los sistemas de ausencia laboral (bajas y justificantes) ya que existen otras fórmulas que no dependen de una enfermedad real o simulada.
  2. No realización de justificantes o informes que, además de estar al límite respecto a la vulneración de datos de alta privacidad y por lo tanto extremadamente sensibles, no parecen entrar dentro de las competencias profesionales de los médicos de familia. Muchos de ellos son solicitados por la propia administración pública (oposiciones, INEM, servicios sociales…).
  3. Sistema de prescripción. Aunque existen avances al respecto es aún muy mejorable como la existencia de una receta electrónica común en todas las autonomías del estado.
  4. Mejora de sistemas de coordinación y comunicación entre niveles asistenciales.
  5. Responsabilidad de otros niveles:
    1. Los/las médicos de familia no estamos para explicar a los ciudadanos decisiones tomadas en otros niveles asistenciales.
    2. Los/las médicos de familia no estamos para dar resultados de pruebas complementarias solicitadas en otros niveles asistenciales.
    3. Los/las médicos de familia no estamos para generar nuevas interconsultas de procesos crónicos para que cuentes como “primeras visitas” y así ser cómplices de sistemas de maquillado de listas de espera.

Hasta que no exista una modificación estructural que conlleva decisiones a nivel gestor y político no se podrá implementar un sistema real y con posibilidad de éxito de telemedicina. Es decir, desgraciadamente, nuestros gestores y nuestros políticos están entorpeciendo la aplicación de sistemas que técnicamente podrían ser implementados y que mejorarían la salud de los ciudadanos.

 

Telemedicina con GRUPO HEVIRA


Telemedicina: de lo analógico a lo digital.

GRUPO HEVIRA (Health Virtual Assessment) es una startup que ofrece asesoría, recursos y formación en herramientas de salud digital a empresas del sector sanitario, poniendo la información al servicio del paciente y del profesional, sin necesidad de desplazamientos, de forma que se ahorran costes; utilizando la metodología probada de nuestros profesionales que optimizan el uso de la salud digital en sus dispositivos: ordenadores personales, teléfonos móviles y tablets.

Para HEVIRA, la telemedicina es ayudar al profesional sanitario a conectar con los entornos 2.0. Se ha pasado del mundo analógico al digital. En el analógico el profesional sanitario tenía toda la información y el paciente escuchaba y estaba lleno de preguntas. En el digital el paciente tiene acceso a la información y llena de preguntas al profesional sanitario que escucha. Por lo cual, HEVIRA Asesores ayuda a integrar los dos mundos para poner la información y el conocimiento en el centro.

Para el grupo HEVIRA los beneficios de la telemedicina son:

  • Aumento de la satisfacción de los pacientes y mejora de la calidad de vida.
  • Cuidados domiciliarios a distancia rentables.
  • Descenso de las visitas a urgencias y reducción de la estancia hospitalaria.
  • Mejora de las habilidades funcionales.
  • Intervenciones efectivas en personas mayores con problemas crónicos.
  • Prometedora en áreas como abuso del alcohol o problemas de sobrepeso.
  • Efectividad clínica en problemas cardíacos, diabetes, patologías respiratorias.

HEVIRA ofrece recursos y herramientas de telemedicina dando apoyo a través de una conexión de vídeoconferencias bidireccional a la empresa o usuarios.

HEVIRA pone a disposición de sus clientes el alquiler de salas de telemedicina como servicio a través de sus bonos que incluyen:

  1. Alquiler, gestión e invitación de la sala de telemedicina por videoconferencia.
  2. Un horario máximo de 2 horas.
  3. Hasta un máximo de 100 usuarios concurrentes.
  4. En horario de lunes a viernes de 9:00 AM a 18:00 PM (Horario de Madrid).

Además, HEVIRA ofrece talleres formativos a los profesionales de salud, para un mejor aprovechamiento de la digitalización de la consulta médica y permitiendo a las empresas rentabilizar su inversión:

  1. Formaciones tanto presenciales como online.
  2. Digitalización del profesional sanitario para optimizar el uso de las herramientas de telemedicina.
  3. En horario de lunes a viernes de 9:00 AM a 18:00 PM (Horario de Madrid).
  4. Envío de la documentación de los cursos.

doctor-U


Desde hace algunos años he sido conocedor de este proyecto gracias al contacto que tengo con una de las personas involucradas (desde la primera frase hago explícita esta relación personal) y la semana pasada ha visto la luz y se ha hecho público una plataforma para comunicación entre médico y paciente.

Captura de pantalla 2016-05-14 a las 18.05.23Se trata de una plataforma segura en la que se puede establecer comunicación a través de diversos medios entre un profesional sanitario y un paciente o persona demandante de servicios médicos. Ya sea para una consulta puntual, una segunda opinión o un problema o seguimiento de un proceso que se pueda hacer a través de herramientas digitales.

¿Qué la diferencia de otras plataformas similares?. Actualmente existen a disposición tanto de la población como de profesionales sanitarios múltiples herramientas de este tipo. Algunas de ellas asociadas a proveedores de servicios sanitarios en el ámbito privado de la asistencia (clínicas, sociedades médicas privadas) y otras en la que los sanitarios pueden realizar su actividad asistencial como profesionales autónomos utilizando estas herramientas.

En estos casos el paciente ha de pagar por el servicio sanitario y el sanitario por el soporte que le proporciona la plataforma.

En el caso de doctor-U el modelo es similar, pero han dado una nueva opción interesante: Si el profesional ssanitario no va a cobrar por sus servicios, la empresa que soporta técnicamente la plataforma tampoco va a cobrarle por este servicio.

Es decir, podemos disponer de una herramienta de comunicación segura que no permite un sistema de correo-mensajería, intercambio de archivos y videoconferencia con los pacientes, que se nos ofrece de forma gratuíta para todos los procesos en los que nuestros servicios se ofrezcan sin coste.

¿Cómo utilizarla?.

Como usuarios del sistema es muy sencillo. Podemos consultar a un profesional sanitario (fisioterapeuta, enfermero, médico, matrona…) y establecer una consulta a través de un sistema de comunicación. Este profesional puede ofrecer un servicio gratuito o de pago y disponemos de forma pública de la información proporcionada por este profesional (puesto de trabajo, titulación, publicaciones y valoraciones previas de otros usuarios).

Como profesionales sanitarios hemos de cumplimentar un formulario de ingreso donde se nos ofrece un alta provisional que se completa cuando se comprueba nuestro número de colegiado y la veracidad de los datos proporcionados en la plataforma. De esta manera se nos ofrece un acceso a una plataforma donde podemos gestionar las consultas pendientes, programar videoconferencias, contestar correos o ponernos en relación con otros profesionales sanitarios dentro de esta comunidad.

Telemedicina y eSalud


logo_sermasLo siento por mi empresa; pero si en el desrrollo de un Plan Estratégico que se ha iniciado hace muy poco tiempo ye empezamo a hablar de “telemedicina” en vez de “eSalud” ya empezamos mal.

Si además no se cuenta con el ciudadano y con el paciente… vamos peor.

Aún así os dejo este Plan Estratégico que para mi gusto ya es “viejuno” a los pocos meses de su parto.

 

Plan Estrategico Telemedicina

 

 

 

XIX Edición del Certamen Internacional de Cine Médico, Salud y Telemedicina VideoMed


Karen Viera Rodríguez . Residente de MFyC en la Unidad Docente Norte de Madrid.

videomedProximamente, del 17 al 21 de Noviembre de 2014 se desarrollará en Badajoz la décimo-novena edición -que se dice pronto- del CERTAMEN INTERNACIONAL DE CINE MÉDICO, SALUD Y TELEMEDICINA VIDEOMED.

Dicho certamen internacional proyecta un enfoque general hacia todo lo relacionado con los cuidados para la salud y un enfoque particular dirigido a las nuevas tecnologías de la comunicación, la informática y su relación con la imagen médica en un confluente común en telemedicina. Tras dieciocho ediciones constituye actualmente el certamen de referencia a nivel mundial en lengua española, a la vez que se convierte en punto de encuentro de todos los festivales de cine médico de Europa y América.

Desde su nacimiento en 1985, ha extendido su actividad con la divulgación del modelo a Iberoamérica, promoviendo la creación de Certámenes Videomed en Ecuador (Quito), Argentina (Tucumán y Córdoba), Uruguay (Montevideo), México (UNAM) y Cuba ( La Habana ); donde se han desarrollado un total de 17 ediciones que han generado un importante intercambio cultural y científico bidireccional así como la creación de VIDEOTECAS de contenidos en el área de las Ciencias de la Salud, que se utilizan con gran éxito para fines de investigación, docencia y divulgación.

La WAMHF (World Association of Medical and Health Films), Asociación Mundial de Cine Médico, ha sido fundada precisamente durante la VI Edición de VIDEOMED, en 1990 y engloba en la actualidad a más de un centenar de miembros (festivales, realizadores y productores de cine médico en los cinco continentes).

La Mediateca Videomed es el resultado de los festivales desarrollados, actualmente contiene unos dos mil títulos que se están transfiriendo a CD-Rom y DVD, para tenerlos disponibles en la Intranet de Extremadura, asimismo, se tendrán a través de Internet a disposición para visualizar globalmente.

El Proyecto Piloto en Telemedicina, coordinado por Videomed, ha sido premio a Iniciativas Innovadoras en e-Salud (IX PREMIO NACIONAL A LA INNOVACIÓN EN LA GESTIÓN Y ADMINISTRACIÓN SANITARIA), que organiza anualmente el Instituto de Salud Carlos III, en colaboración con Diario Médico y Andersen Consulting.

El Centro de Salud del Futuro


telefonoLlama mucho la atención que cuando buscamos en Internet sobre salud y tecnología existe mucha información sobre cómo se pretende que sea el hospital del futuro y muy poca sobre como se pretende que sea la atención primaria y el centro de salud del futuro.

La comunicación y monitorización del paciente en su domicilio para evitar en la medida de lo posible en ingreso hospitalario es uno de los objetivos que va a favorecer la sostenibilidad del sistema público de salud y a mejorar las condiciones del paciente ya que disminuyen los riesgos asociados al contacto del enfermo con el propio sistema hospitalario.

De esta forma los ingresos en el hospital se tenderán a minimizar manteniéndolos el tiempo imprescindible para realizar las acciones que se deben hacer en un hospital de agudos.

Pero, ¿qué va a pasar con el apoyo en el domicilio que van a precisar los pacientes?. Los profesionales sanitarios que estamos en la cabecera su cama, en sus domicilios somos los profesionales de atención primaria y por lo tanto deberán existir sistemas de comunicación adecuados entre profesionales de diferentes niveles asistenciales compartiendo información clínica y con posibilidad de comunicación directa y ágil.

¿Van a ser dados de alta estos paciente con la escasa información con la que actualmente son dados de alta?, ¿van a acudir los profesionales de tercer nivel asistencial a los domicilios de estos pacientes en caso necesario?, ¿seremos los profesionales de primer nivel asistencial meros ejecutores de órdenes clínicas sin participar en la conversación establecida entre el paciente y su especialista hospitalario?.

Evidentemente seguimos teniendo una nula visibilidad en un sistema hospitalocentrista. La eSalud se sigue dirigiendo hacia el hospital y tenemos una nueva oportunidad de ser agentes claves en este proceso.

Posiblemente profesionales del primer nivel asistencial somos los que tenemos una presencia mayor en redes sociales y deberíamos utilizar esta presencia para dar visibilidad hacia el futuro de nuestro papel en esta eSalud que están planificando sin contar con nuestra visión.

Pero no solamente pacientes dados de alta se pueden beneficiar de la tecnología aplicada a la salud. Seguimos pensando que la comunicación, la educación y la participación de los ciudadanos en el mantenimiento de su salud y en la adquisición de hábitos de vida saludables o el mantenimiento de procesoso crónicos van a ser importantes dentro de este escenario.

Es responsabilidad nuestra seguir creando contenidos educativos sanitarios de calidad, establecer nuevas vías de comunicación no presenciales y seguir siendo punta de lanza en la innovación para que no podamos ser (de nuevo) ignorados por la administración.

Si se sigue ignorando a la atención primaria en este proceso llegará el momento, que en un sistema con mayor accesibilidad y conocimiento, el hospital no pueda seguir siendo el centro de la organización sanitaria de un territorio determinado.

No se cómo será el Centro de Salud del futuro pero sí tengo claro cuáles serán mis funciones como Médico de Familia del futuro: las mismas que ahora (asistenciales, investigadoras, de autogestión, comunicadoras y educadoras en salud) pero espero que con herramientas que faciliten (y no entorpezcan) mis funciones.

Steven Schwaitzberg: Un traductor universal para cirujanos


TEDSteven Schwaitzberg, cirujano experto en cirugía mínimamente invasiva por laparoscopia,  ha encontrtado dos problemas al tratar de enseñar estas técnicas a cirujanos de todo el mundo: el lenguaje y la distancia. Dedica esta conferencia TED a presentarnos una nueva tecnología que combina las videoconferencias con un traductor universal en tiempo real solucionando ambos problemas.

Cinco razones por las que la consulta médica virtual podría ser mejor que la presencial


TELEMEDICINA-300x214En nuestro grupo no queremos ser radicales y somos conscientes que os presentamos una colección de herramientas que pueden ser de ayuda pero que nunca van a sustituir el acto asistencial en consulta tanto médico como enfermero.

Además de no ser el objetivo final de la telemedicina la cercanía presencial, el contacto físico y la intimidad que proporciona la consulta no va a ser sustituído por herramientas de comunicación o de intervención digitales.

Más allá de titulares periodísticos, el título de esta entrada es el que utiliza MobiHealthNews en su entrada del 8 de mayo “Five reasons virtual doctor visits might be better than in-person ones“, no cabe duda que las consultas virtuales médicas pueden ser herramientas de alta eficiencia en casos concretos como:

  1. Interconsultas con médicos concretos que se hayan a distancia de nuestra localización.
  2. Acceso de servicios médicos en áreas aisladas de población.
  3. Acceso a servicios médicos en zonas de guerra o conflictos bélicos.

Pero veamos las 5 razones que nos muestra Jonah Comstock en esta entrada:

  1. Beneficios para el paciente y el médico en situaciones concretas: Además de resultar beneficioso en zonas de alejamiento rural (nos pone el caso de Alaska) nos indica que puede existir beneficios en los casos en los que el paciente no pueda salir del domicilio como en situaciones de estrés postraumático, encamados o madres que acaban de dar a luz.
  2. La sala de espera virtual es mejor que la real: Es cierto que en algunas situaciones la sala de espera real en el centro médico puede ser un entorno poco apetecible para el paciente, sobre todo en los momentos en los que llevamos retraso. En los casos de visita virtual la sala de espera es el propio domicilio del paciente y, en caso de retraso, siempre se puede echar un rato navegando por la red.
  3. Aumento del compromiso del paciente con la opción de compartir pantalla: Afirma que al poder presentar en la pantalla resultados de pruebas diagnósticas e incluso ver cómo se escribe en la histoiria clínica virtual, se aumenta el compromiso del paciente en su proceso de enfermedad.
  4. Registros automáticos con la posibilidad de incluir elementos multimedia (fotografías o vídeos) en la historia clínica del paciente que pueden ser recogidos directamente e incluidos en su historia clínica digital.
  5. Percepción por parte del paciente de mayor atención prestada por el profesional. Para hacer esta afirmación recurre a experiencias personales y puntuales de profesionales y pacientes que han probado esta atención virtual.

Una vez leído este artículo intento extrapolar esta situación a mi realidad cotidiana:

  1. La primera reflexión personal me hace parecer mucho mayor. Aún recuerdo los registros en la historia clínica en papel y la llegada del orddenador a las consultas con el debate en aquel momento sobre las grandes dificultades de comunicación que íbamos a tener con los paciente al tener la barrera del ordenador. Ya hemos aprendido a que la pantalla sea una aliada y no una barrera y a girarla para compartir con el paciente los resultados de su analítica o la imagen radiológica que estamos viendo. Estamos aprendidendo a escribir en el teclado sin mirar las teclas y mirando a los ojos y poco a poco hasta los más mayores se defienden de forma muy desenvuelta con las últimas versiones de los diferentes programas de historia clínica electrónica.
  2. En cuanto a los beneficios para el paciente que está aislado o no puede salir de su domicilio que se encuentra a mucha distancia del centro asistencial me parece una ventaja considerable (mejor tener asistencia a distancia que no tenerla), pero está muy alejado de mi realidad cotidiana en la que hago unos 2 avisos a domicilio al día (también me hace pensar en las grandes diferencias entre sistemas sanitarios y me da un poco de miedo el posible negro futuro). Debe (o debería) ser una satisfacción acudir a la cabecera del enfermo, transmitirle aliento en su domicilio y disfrutar de la bienvenida y la alegría con la que nuestros pacientes abren lo más íntimo de su domicilio (su habitación) para nosotros.
  3. ¿La sala de espera virtual es mejor que la real?, ¿para todos?. Sabemos que nuestras salas de espera cumplen un papel importante: se disfruta del aire acondicionado en verano, de la calefacción en invierno y si, con suerte, llevan retraso, podemos disfrutar de una agradable conversación comparando nuestros “males” y “dolores” (a lo mejor) con las únicas personas que nos escuchan. Este papel de acogida y de terapia grupal espontánea y no controlada se pierde con la visita virtual.
  4. En cuanto al aumento de compromiso del paciente al compartir la pantalla es algo que vengo observando en el mundo real. Cuando logramos que la pantalla real del ordenador se convierta en una aliada en vez de una barrara de comunicación tenemos mucho ganado.
  5. Los registros multimedia en la historia clínica electrónica es algo que vengo echando en falta desde hace años. Tengo una buena colección de fotos (previo consentimiento informado por parte del paciente, por supuesto) sobre todo de derma; algunas las comparto por correo electrónico con el dermatólogo y otras las guardo para poder tener una imagen al cabo del tiempo con la que poder comparar una lesión o para alguna sesión clínica en el centro de salud. Me encantaría (en Madrid no se puede) poderla incluir en la historia clínica.
  6. Percepción por parte del paciente de una mejor atención… permítame la duda.

Según escribo esta entrada no me está gustando demasiado la reflexión ya que parece que estoy en contra del avance tecnológico, pero creo que hay que colocar a la consulta médica virtual en su espacio correcto.

Estoy seguro que personas jóvenes, entrenadas en herramientas basadas en Internet y con poco tiempo podrían acceder más y mejor a consultas concretas sobre su salud con los profesionales sanitarios, pero como toda herramienta, tiene que tener sus indicaciones y no creo que generalizar las bondades de la telemedicina sea beneficioso para la misma.

A lo mejor debería haber titulado esta entrada “(Desmontando) las cinco razones por las que la consulta médica virtual podría ser mejor que la presencial”

Smartphones como herramientas diagnósticas


En los últimos 2 años hemos visto cómo utilizando una serie de propiedades tecnológicas de los smartphones, junto con un software adecuado y en algunas ocasiones algún añadido a nuestro teléfono, se podía convertir en herramienta diagnóstica.

Así con la cámara de fotos y una buena base de datos podemos acceder a reconocimiento e información sobre lesiones dermatológicas. Con el micróno y un pequeño amplificador podemos dispones de un estetoscopio que nos puede conectar con una base de datos de diferentes ruidos cardiacos y pulmonares. Con una tira reactiva y un medidor podemos convertir nuestro terminal en un glucómetro que memoriza los niveles de glucemia, hace gráficas e incluso puede ponermos en comunicación directa con nuestro médico.

La semana pasada una noticia en el blog Phone Arena nos informa que el grupo Lifelens ha desarrollado una aplicación para smartphone que permite el diagnóstico de la malaria.

A través de una pequeña gota de sangre peroférica capilar depositada en un lector y con una lente de unos 350 aumento conectada a nuestro terminal se puede sacar una imagen del frotis de sangre periférica de froma que se pueden ver formas parasitarias en caso de que existan y poder hacer un diagnóstico con una sensibilidad del 94% según una nota de presensa de los propios desarrolladores.

No he logrado encontrar estudio científico alguno que avale este resultado. El programa se completa con la posibilidad de localizar por GPS a la persona infectada.

Es muy podible que si el sistema se desarrolla de forma adecuada y existe una dotación suficiente de teléfonos en el África Subsahariana puedan ser útiles para su uso real.

Mientras tanto serán una investigación más de la Fundación LifeLens en la que invierte su dinero de Bill Gates para tener tranquilidad de conciencia de buen hombre blanco.

Web 2.0 para profesionales sanitarios


El día 9 de diciembre ha tenido lugar en el Hospital Perpetuo Socorro de Albacete la Jornada Web 2.0 para profesionales sanitarios en el que destacamos la presencia como ponente del Dr. Salvador Casado, Médico de Familia del Centro de Salud Villalba de Madrid que siempre nos acerca al mundo de la e-consulta en atención primaria.

Otros participantes en este evento han sido: Julio Mayol, Antonio Gallardo Chavarino o Miguel Angel Máñez entre otros.

Podemos acceder al programa completo de la Jornada y acceso a la página web de este evento