Nueva web de @semFYC


semfyc

Todas las instituciones tienen un espacio web en el que se cumplen varias funciones según nuestra perspectiva:

  • Información corporativa. (Quiénes somos, dónde estamos, cuál es nuestro propósito, estatutos, calendario de actividades científicas…). Se trata de una información bastante estable que no se va a modificar salvo grandes cambios en la organización y las actualziaciones de las actividades en forma de calendario. Sería la «tarjeta de visita» de la sociedad.
  • Servicios a la población: Una institución sanitaria ha de dar servicios a la población; se trata de consejos en salud. Numerosos profesionales de forma independiente han sabido conectar con la población a través de diferentes formatos (texto, vídeo, imagen) y por diferentes canales (blogs, redes sociales). La presencia de la sociedad en redes sociales ha de estar orientada a la comunidad (recordemos que llevamos el apellido «comunitaria» en nuestro nombre). La discusión sería si en el mismo o en diferente cuenta que con los asociados.
  • Servicio a profesionales sanitarios no asociados: Tienda on line con material con sello semFYC.
  • Servicios a los asociados: Donde habría que buscar qué necesitan nuestros socios. Proponemos los siguientes servicios:
    • Calculadoras clínicas para la consulta.
    • Información para el paciente/usuario.
    • Servicio de búsqueda bibliográfica.
    • Herramientas de investigación.
    • Plataforma docente.

Hoy en día no se puede separa una «web» del resto de herramientas de comunicación y difusión de conocimiento con las que debe contar la sociedad. Hay que considerar todas las herramientas en un conjunto y ver de qué forma se pueden entrelazar.

Por ello también deberíamos tener en cuenta las siguientes acciones:

  • Ver qué perfiles sociales existen y quien los gestiona (los voluntarismos a la hora de mantener presencia y posicionamiento de instituciones no dan resultado a medio plazo). ¿Cuántas cuentas sociales tenemos dispersas dependientes de semFYC o de cualquiera de sus federadas?, ¿existe una normativa común o al menos unos mínimos exigibles? (hay que darse cuenta que toda esa actividad está siendo importante para la presencia y el posicionamiento de la marca semFYC)
  • Establecer unas pautas de comunicación tanto con los asociados como con la población. Extensión de los textos, tipo de lenguaje, formato visual.
  • Ver por qué canales y con cuantas cuentas vamos a acceder y a difundir información.
  • Tener herramientas agregantes de información para proponer a nuestros socios. La agregación de contenidos on line ha de ser una de las funciones comunicativas de la sociedad. ¿Acaso no disponemos de un montón de blogs de socios y grupos de trabajo?, ¿los tenemos al menos listados? (uno de los últimos blogs del entorno semFYC es el de la Sociedad Riojana de Medicina de Familia que se ha iniciado en enero de 2015 y que…-muchas gracias-  nos citan en uno de sus últimas entradas) (*). ¿Se revisa toda esta información?. Es cierto que dentro del blog de AMF existe la sección «Qué se cuece…» que nos hace un magnífico repaso semanal pero posiblemente la herramienta en que se realiza el mismo debería ser otra que no fuera un blog.
    (*) A nuestros amigos riojanos decirles el grupo de trabajo de NNTT además de Josquín Casado Pardo y yo está formado por otras 6 personas más.
  • Innovar en herramientas. ¿Por qué no un perfil en Instagram, en Pinterest o en otra red social un poco más innovadora?

Este artículo se ha realziado desde la autocrítica que estamos haciendo dos vocalías de la Junta Directiva de SoMaMFyC (el nuestro y la vocalía de formación) para intentar adecuar y mejorar los servicios digitales de nuestra federada.

La evolución de la programación en lenguajes que soporta es tan veloz y las nuevas funciones que nos permiten se sucede de una manera tan rápida que es necesaria una evaluación continuada de los servicios que estamos dando a nuestros socios.

Esta es una tarea de toda institución que esté presente en la red.