Avances tecnológicos antes de la mitad del siglo XXI


Un nuevo año acaba de terminar y con él nos planteamos nuestro futuro aplicado a lo personal y a lo social. Hemos decubierto en YouTube un vídeo que nos muestra la visión de más de 800 expertos en ciencia y tecnología aplicada a los avances tecnológicos de los próximos 10-15 años.

Una serie de 800 expertos que acudieron al Foro Económico Mundial celebrado entre el 17 -20 de enero de 2017 en Davos-Klosters, Suiza; fueron entrevistados para que nos predijeran el futuro inmediato sobre la evolución tecnológica en temas como sensores, salud, telefonía movil, desarrollo de internet, robótica e inteligencia artificial.

El cine de ciencia ficción al que estamos acostumbrados a través de las grandes (o pequeñas) producciones ha acertado en muchas de sus visiones. Pero esta no es una aproximación desde la ficción, sino desde la realidad de los avances alcanzados haciendo una proyección hacia el futuro.

  1. Robótica: Ya tiene un impacto en la sustitición de trabajadores mecánicos en cadenas de producción de ciertas industrias como la automovilística (“blue collar industries”). La evolución de la robótica va a hacer que trabajadores más especializado puedan ser sustituidos por máquinas. El problema de esta situación que se nos plantea desde una visión global es que el detrimento de trabajadores (y salarios) va a tener un impacto negativo en el consumo según las leyes de la economía actua de mercado capitalista. Esta revolución tecnológica tiene que ir acompañada de una revolución social (política-económica) que pueda solucionar el problema de la mayor cantidad de tiempo libre que tendremos los seres humanos al ser relegados de tareas mecánicas y el menor nivel económico que puede hacernos inasequibles productos construidos por empresas que solo tienen máquinas entre sus empleados.
  2. Sensores: El desarrollo de sensores va a ser muy importante en las próximas décadas. Tendremos pequeños complementos capaces de detectar cambios en variables físicas y biológicas con gran implicación en el denominado Internet de las Cosas (IoT) y en la salud. Esta medición y análisis de variables a lo largo del tiempo combinado con inteligencia artificial va a revolucionar nuestro entorno doméstico, transporte, capacidad predictva de enfermedades. Se prevee la conexión de más de un trillón de sensores a Internet con el riesgo de la privacidad de la información que se pueden obtener de sus resultados (hábitos de vida, variables de salud…).
  3. Tecnología aplicada a la medicina: En este reportaje dan especial importancia a la impresión 3D. Posiblemente por ser la tecnología que irrumpió en el año en que se produjo el vídeo y se realizaron las entrevistas, pero surgirán nuevos avances posiblemente de mayor impacto. Aún así, nos recuerdan en el vídeo la importancia de esta tecnología en los futuros trasplantes de órganos.
  4. Internet: Como predicción aplicada a la propia red Internet consideran un aspecto más social que tecnológico indicando que su acceso será un derecho para todos los habitantes.
  5. Telefonía movil: Como predicción se orienta a sistemas de comunicación implantables que podremos llevar en nuestro propio organismo y a la posible comunicación a través del pensamiento con transmisión de nuestra ideas… ¿peligros?, todos.
  6. Automóviles: Una nueva predicción más social que tecnológica. Estos expertos piensan que en unos años la propiedad dejará de ser una prioridad y se inclinará hacia el pago por servicio más que por la pertenencia. Lo estamos viendo en las grandes ciudades con el pago por uso de automóviles (pequeños y más grandes) y motos no contaminantes y que nos permiten realizar cortos trayectos urbanos.
  7. Inteligencia artificial: Hacen una predicción aplicada con el papel relevante de la IA en los consejos de administración de empresas con un papel en la toma de decisiones.

Se puede o no estar de acuerdo con las predicciones de este grupo de experto, pero lo que está claro es que la tecnología cambiará a la sociedad. Ya lo vimos en películas como “Blade Runner” o “Regreso al pasado”…. pero lo que está claro que estos cambios tecnológicos han de llevar implícitos cambios y ajustes sociales en los que no tengo muy claro si la mayoría de los habitantes de este planeta saldremos ganando o perdiendo.

Cabe la posibilidad que para la mejora de las condiciones de vida de unos pocos se tenga que empeorar las condiciones de vida de muchos… y eso, personalmente, no me gusta.

 

 

#Artefactados. Sensores de salud a la moda


Día a día son más las personas que tienden a utilizar determinadas herramientas para la toma de decisiones informadas sobre su salud y bienestar y mejorar su calidad de vida. Continúa leyendo #Artefactados. Sensores de salud a la moda

El healthPhone, un nuevo concepto ¿con futuro?


Historic Phone
Historic Phone by Richard Aufreiter. http://www.fotopedia.com/items/t7OlcVVCOBY-t1DAnHXKKDg/slideshow

Un nuevo concepto de mHealth se está desarrollando al incluir una serie de sensores o medidores de variables de salud en la propia estructura del teléfono en vez de asociarlos a aplicaciones de software que se instalen. es decir, el propio teléfono, como instrumento, se va a convertir en un monitor continuado de variables sanitarias.

El terminal, que ya se ha denominado “healthPhone” se viene desarrollando desde hace años presentándose algunos prototipos desde 2012, pero su última versión, el LifeWatch V7 se ha presentado este año en el Mobile World Congress (MWC) de Barcelona. Tiene sensores para medir la temperatura corporal, presión arterial, pulsioxímetro,  frecuencia cardiaca, análisis de la grasa corporal,  realización de un electrocardiograma de 35 segundos, una agrupación de variables con las que configura un “nivel de estrés” y un dispositivo para la monitorización de glucemia.

Este dispositivo se ha comercializado por la empresa israelí  LifeWatch que desde hace unos años nos viene mostrando en vídeos su versión anterior (LifeWatch V5) en su canal de YouTube.

Independientemente de los adelantos técnicos que puedan suponer la integración de estos sensores en un terminal de teléfono movil, ¿son realmente útiles?, ¿qué ventaja aporta la monitorización continuada o la posibilidad de acceso a tantas variables biológicas  en la vida real?.

En la política de privacidad del producto se insiste mucho en la confidencialidad de los datos y en la posibilidad que el usuario borre y decida almacenar o no los datos que se recojan sobre las variables en su salud y el compromiso de la empresa de no cederlos a terceras personas.

Se habla de “sensores de alta calidad” para la medición de variables biológicas pero no se ofrecen las empresas que los han desarrollado ni los test de validación de dichos sensores.

Se han creado una serie de “planes específicos en salud” para que los usuarios de este teléfono puedan integrarse en servicios adicionales de seguimiento, soporte y consulta médica virtual.

Posiblemente este terminal en una persona que tenga un transtorno obsesivo en su salud va a constituir una herramienta perfecta para una monitorización casi continuada, una preocupación desmedida, una hiperfrecuentación y uso de servicios sanitarios y generar unos niveles de estrés muy elevados.

Me asaltan varias dudas respecto a esta tecnología que posiblemente sea una de las líneas de trabajo en mHealth:

  1. No tengo muy claro hacia qué tipo de paciente va dirigido el terminal. No creo que tener acceso a una gráfica con la frecuencia cardiaca, temperatura corporal, tensión arterial, glucemia y registro electrocardiográfico sea útil de una forma tan frecuente como para llevarlo siempre a mano. A lo mejor en algún tipo muy específico de paciente formado, con alguna enfermedad crónica de riesgo, que haga alguna actividad deportiva o de ocio que le pueda generar situaciones de sobrecarga y que se encuentre alejado de servicios de asistencia sanitaria, pudiera tener alguna utilidad.
  2. O todo lo contrario… ¿en algunos casos no podrá dar una sensación de falsa seguridad llevar una monitorización a demanda atreviéndose a realizar actividades que puedan suponer algún riesgo en un paciente concreto?
  3. Tampoco tengo muy claro la validación de la medida y calibración de todos los sensores de los que dispone el terminal y cada cuanto tiempo hay que comprobar su validez.

No he visto estudios sobre su utilización ni creo que haya demostrado su capacidad de producir una respuesta sanitaria en menor tiempo y por lo tanto que sea realmente útil para originar una acción positiva desde el punto de vista sanitario.

Posiblemente estemos ante la tendencia que dar propiedades en salud a algo que no lo tiene.

Pasaremos de los alimentos hipersaludables enriquecidos con sustancias o productos que ofrecen aportaciones en salud mucho más allá de lo imaginado “alimentando” nuestras defensas, “fortaleciendo” nuestros huesos, “combatiendo” al colesterol, creando nuestros “momentos” contra el estreñimiento, o haciendo que esa “enfermedad” llamada menopausia no tenga “síntomas”; a instrumentos sin los cuales nuestra vida “puede estar en un grave peligro”.

Sigo sin tenerlo muy claro… pero ¿irá la mHealth por este camino?