Las 10 cosas que aún tienen que aprender los nativos digitales


Aunque los términos nativo digital e inmigrante digital ya no están tan de moda es cierto que ya han empezdo a madurar las primeras generciones que han nacido y se han educado con herramientas digitales en su entorno más inmediato. Esto ha podido modificar ciertos aspectos de la percepción de nuestro entorno próximo, pero se han podido perder otras visiones por el camino.

 

Fue viral en vídeo de cómo una niña pasaba los dedos por una ilustración de una revista en papel y su frustración al ver que la imagen no cambiaba tal y como ella esperaba. Porque el papel de la revista no se comporta como la pantalla de una tableta digital.

Este es un ejemplo bastante representativo de lo que significa la irrupción de las herramientas digitales con su inmediatez.

No podemos compara con los mismos criterios dos generaciones, y siempre va a existir un vacío generacional importante que evidentemente se expresa más en los hechos diferenciales (muchos de ellos relacinados con los adelantos tecnológicos) y las necesidades que éstos nos pueden llegar a generar.

De esta manera hay personas ancianas que llegan a parender a manejar herramientas digitales complejas si obtienen un beneficio importante de las mismas. Por ejemplo hay ancianos capaces de manejar a la perfección programas de videoconferencia si es la única manera de estar en contacto con familiares que se encuentran a distancias muy lejanas. Y es que una madre o un padre es capaz de cualquier cosa por un hijo o hija (y no hablemos de los nietos).

Inmigrante digital

Pero hay una serie de aspectos que no vienen dados por nacer y crecer en un entorno digital y más cuando los padres y educadores (en el más amplio sentido de la palabra) hemos aprendido y estamos aprendiendo día a día las características de estas herramientas.

Como cualquier otra herramienta se precisa de un aprendizaje y de un entrenamiento en su uso… el problema es cuando quienes tenemos la responsabilidad generacional de educar en este sentido no tenemos las cosas claras desde el principio. A este respecto aún me acuerdo de frases que escribí en los primeros años de Facebook y que en elmomento actual no se me ocurriría escribir en ninguna red social… posiblemente porque hace unos años pensábamos que las redes sociales tenían una privacidad que posteriormente nos hemos dado cuenta que no existe.

Creo que hay unas cuantas cosas que debemos enseñar a nuestros pequeños nativos digitales:

  1. No hay nada gratis en la red: Estamos acostumbrados a obtener contenidos y servicios de forma “gratuíta” (falsamente gratuita). Pero no nos damos cuenta que el hecho de no pagar dinero no significa gratis, sino que estamos dando algo mucho más valioso a una empresa que el dinero… información sobre nosotros mismos (nuestros gustos, preferencias, amistades…). Cuando en un producto o servicio no pagas nada a cambio dejas de ser el cliente para convertirte en mercancía.
    Dentro del mundo del “todo es gratis” este hecho ha de quedar muy claro y debe ser aprendido por los más jóvenes ya que muchas veces estamos dando demasiada información personal sin ser conscientes de ello.
    .
  2. El límite de los público y lo privado: Es cierto que en cirtas fases de la vida no tenemos muy claro donde está este límite y posiblemente a lo largo de la madurez vamos marcando la frontera personal donde establecemos qué es lo que queremos compartir y qué queremos que quede en nuestra intimidad personal o familiar. De esta manera es frecuente ver en los perfiles de adolescentes ciertas imágenes que posiblemente no subirían unos años más tarde. Enseñarles que piensen qué quieren subir y qué imagen quieren dar posiblemente sea suficiente… y que sepan que es posible que tras ese clic es muy difícil poder borrar una imagen de internet.
    .
  3. Los peligros de acoso en las redes sociales: El acoso siempre ha existido. Pero antes era un acoso directo, frente a frente. Ahora se produce un acoso masivo e indirecto tanto entre iguales (jóvenes) como entre desiguales (adulto/joven). La existencia de delitos de acoso sexual a menores a través de ciertas redes sociales es un hecho que no se debe ignorar y debemos preparar a los jóvenes para ello.
    .
  4. Habilidades en el mundo real: El mundo virtual no es el único mundo existente. Cada vez es más frecuente la existencia de jóvenes con grandes habilidades (sobre todo de comunicación) dentro del entorno digital (con sus herramientas a base de emoticonos, memes, gifs…) y que están perdiendo habilidades de expresión tanto oral como escrita en el mundo real. No debemos ignorar la existencia del mundo digital como parte integrante del mundo en que vivimos en la actualidad, pero no debemos hacer que unas habilidades resten competencias en otras habilidades también necesarias.
    .
  5. Interacción interpersonal: Los códigos de relación en el mundo virtual son diferentes a los códigos de relación en el mundo real. La posibilidad de expresarnos con un lenguaje no verbal (en cierta manera sustituído en el mundo virtual por emoticonos o pequeños vídeos inmediatos en numerosas redes sociales y sistemas de comunicación) no debe perderse. Incluso hay interacciones entre personas muy cercanas (compañeros de clase) más frecuentes e intensas a través de redes que a través del contacto directo (aunque éste se totalmente viable por proximidad).
    .
  6. Inmediatez: No tengo muy claro si esto es un peligro o se trata de una característica de los nuevos modelos sociales a los que vamos evolucionando ya que no solamente afecta a los más jóvenes, sino que nos está afectando a todos. Con la llegada de los teléfonos inteligentes y la gran cantidad de datos que tenemos a nuestra disposición, portamos en nuestros bolsillos grandes máquinas que nos acercan al conocimiento y a la obtención inmediata de información. Si hace años teníamos alguna duda debíamos esperar a llegar a nuestra casa o una biblioteca y consultarla. En el momento actual esto no es así. Cada vez es más frecuente que surga una duda en una conversación y que alguien saque su teléfono y busque la solución de manera inmediata.
    Esta inmediatez no solamente se produce para resolver dudas (conocimiento) sino que aparece también en nuestras relaciones. ¿Cuántas veces esperamos respuesta inmediata de nuestro interlocutor en una interacción en redes sociales o plataformas de mensajería? (sobre todo ahora que sabemos que el mensaje ha llegado y ha sido leído… ¿No nos genera ansiedad saber que la otra persona ha leído el mensaje y no nos contesta?, ¿por qué pretendemos que un sistema asíncrono se vuelva síncrono?.
    .
  7. Nuevas maneras de exclusión e inclusión: La generación de grupos en el mundo virtual tiene las mismas características antropológicas que en el mundo real. Nos agrupamos por proximidades y afinidades. La aceptación o no en un grupo determinado viene dada por una o ambos tipos de variables. Los sistemas de comunicación digital hacen muy sencillo e impersonal excluir a un miembro del grupo, simplemente con “expulsar” a ese miembro con un clic de alejamos de la participación y por lo tanto estamos haciendo público ante el resto de los miembros de la comunidad que no queremos que esa persona sea parte de la misma.
    Pero estas herramientas nos permiten entrar en contacto de forma maravillosa con personas con las que compartimos afinidades y que de otra manera no podríamos entrar en contacto. Un ejemplo muy claro (y muy sanitario) es la posibilidad que tienen los familiares de niños con enfermedades raras (escasa incidencia y normalmente lejanía geográfica) de crear comunidades internacionales que agrupan a las familias de afectados compartiendo información y experiencias.
    Ser conscientes del poder tanto positivo como negativo de incluir y excluir de la comunidad a los participantes ha de ser una labor educativa.
    .
  8. Más allá del juego y del ocio: En mi contacto con nativos digitales vengo observando que han desarrollado grandes habilidades en el manejo de herramientas digitales relacionadas con el ocio. Son grandes jugadores (de videoconsolas, de juegos en movil o tableta…) con posibilidades gráficas, multijugador y de inmersión en realidades virtuales que nunca llegamos a soñar una generación previa que empezamos a jugar con elementos poligonales de pocos bits… pero no han dado el salto al uso más profesional de la potencialidad de Internet.
    .
  9. Gestión de la información, del conocimiento y de nuestra red profesional: El desarrollo de estrategias de búsqueda de información profesional, la gestión de la gran cantidad de información que pueden llegar a obtener, la capacidad de discriminar lo importante de lo accesorio, la generación de una red de contactos profesionales o la participación en las redes sociales desde una perspectiva profesional son conceptos que hay que enseñar. Por mucho que se sepa manejar una herramienta, el cambio del enfoque de su uso es adquirido y se llegan a niveles de estudios superiores sin tener claro estos conceptos y sin haber desarrollado habilidades orientadas a estos fines.
    .
  10. Visión profesional de las herramientas: Es uno de los objetivos que me planteo en las clases. Personalmente cada vez que exploro una herramienta intento ver las aplicaciones potenciales que tiene en mi día a día. Normalmente las herramientas digitales son muy versátiles y aplicables a muchos campos. De esta manera cuando me enfrento por primera vez a una de ellas (ea una aplicación para movil, una red social, una aplicación sobre web, una plataforma de comunicación…) las preguntas que me hago son: ¿puede esto solucionarme algún problema cotidiano en mi campo profesional?, ¿tiene alguna aplicabilidad en la consulta?, ¿podemos darle un uso en salud?… Para cada una de las profesiones o campos del conocimiento o del saber, el poder responder a estas preguntas aplicadas a cada una de las herramientas es lo que va a hacer que como profesionales podamos ir creciendo gracias a Internet.

Es nuestra responsabilidad como miembros adultos de la sociedad y cada uno desde nuestro campo de acción (educadores, padres, adultos) ofrecer a los más jóvenes orientación en varios aspectos:

  1. La red no es una herramienta a nuestro servicio: Detrás de ella hay empresas que intentan obtener un margen de beneficio y que por lo tanto no nos dan gratis un servicio.
  2. La red tiene sus “reglas de juego”: Muchas veces están explícitas ( e incluso los adultos no las leemos) ¿acaso conocemos las condiciones del servicio de todos los servicios que utilizamos en la red?.
  3. La red no es inocua: Tiene peligros y riesgos que debemos conocer. También hay que dar herramientas para poder denunciar y comunicar malos usos o abusos detectados.
  4. La red es una herramienta de ocio… pero también profesional: Como profesionales no podemos estar de espaldas a todas las posibilidades que nos ofrece.

 

Los 10 errores de hablar en público


Muchas veces hemos presentado en estas páginas presentaciones y charlas de TED y, de forma inconsciente, hemos comparado estas presentaciones con las que somos testigos presenciales en nuestros congresos y talleres.

¿Adivinamos las 10 diferencias?.

at seminar

 

No son nuestras y no vamos a plagiar artículos ya que las 10 diferencias las hemos tomado de la entrada: “Los 10 peores errores de las charlas en cardiología” del blog cardio2.0 de Jose Juan Gómez de Diego.

 

Según esta entrada detecta 10 grandes errores en las presentaciones en los congresos de cardiología (que podemos extrapolar a cualquier especialidad médica). Entre ellos están:


No pensar en el público que te va a escuchar
No poner cuidado en la presentación
Sobrecargar las diapositivas de letra pequeña
Hablar de un tema distinto del que te han asignado.
No leerte el programa.
Pasarte del tiempo asignado.
No tener un mensaje claro.
Abochornar con datos a la audiencia.
Leer las diapositivas.
Confundir dar una charla con hacer un powerpoint.

Estos 10 errores que podemos leer de forma detallada en su artículo los podemos enfrentar con algunas soluciones:

  1. Conoce a tu público. ¿Audiencia homogénea?. Adáptate a la audiencia y a su nivel de conocimiento previo sobre el tema.
  2. Cuida tu presentación. No muchas diapositivas, a poder ser sin texto, solo imágenes o frases o palabras clave que vayan guiándote el discurso. Una tabla o una gráfica sustituye a la mayoría de los textos.
  3. Cuida tu imagen. Se rompedor, llama la atención. Haz algo que impresione a la audiencia y centra su atención en los primeros segundos. Un chiste, una frase, un silencio… hay muchas estrategias para captar la atención de forma inicial.
  4. Cuida el discurso. Muchas de las presentaciones de grandes oradores están estructuradas como un monólogo o una historia. Construyamos una historia real o ficticia en englobe nuestro discurso. La captación de la atención está asegurada de esta forma, y con ello nuestra audiencia va a estar más atente y va a “aprender” durante la presentación.
  5. Cuida la puesta en escena. Sal del atril. Explora tu lenguaje corporal. Muévete por el escenario. Interactúa con el público. Pregúntale… pero ensáyalo antes en casa. No somos actores si logramos transformar la presentación en una representación tendremos mucho ganado.
  6. No salgas a leer. Ya sabemos leer desde el patio de butacas.
  7. Cuéntame tus resultados… pero también tu experiencia. Hecho en falta que en la mayoría de las presentaciones de los resultados de ensayos clínicos nos cuentan los resultados (y los buenos). Me encantaría que me contaran las experiencias personales. Las dificultades, lo errores, los puntos oscuros de la intervención, las debilidades, por dónde deberían orientarse los estudios posteriores… somos humanos y la mayoría de tu audiencia ha participado en proyectos de investigación de mayor o menor envergadura. Por ello no vamos a criticar la debilidad, sino que vamos a a gradecer que nos muestren nuevos caminos para explorar.
  8. Háblanos en primera persona (mejor la del plural, ya que presuponemos que quien habla representa a un equipo) y cuéntanos tu vivencia que va más allá de los resultados y la discusión de tu investigación.
  9. Respeta al público y a tus compañeros de mesa. Las faltas de respeto más habituales son: tratar a la audiencia o bien como superexpertos o desconocedores absolutos del tema. Las faltas de respeto a nuestros compañeros de mesa suelen ser “pisar” temas que se van a tratar en otras ponencia. Una falta de respeto a todos es pasarse del tiempo asignado.
  10. Innova… No uses PowerPoint y haznos disfrutar tanto como vosotros habéis disfrutado deurante el proyecto. Se capaz de transmitirme vuestra ilusión.

Ministerios, apps, modernidades y dinero público


libres appLa entrada del viernes sobre una nueva app del Plan Nacional Sobre Drogas que me supuso una decepción por la falta de visión de un público objetivo concreto, la dispersión de contenidos, la adaptación de contenidos con un formato o una visión de web para un formato con una pantalla mucho más pequeña que hace que la navegación sea difícil y por la dispersión elevada de contenidos me ha hecho reflexionar.

Tener una app no debe ser una obligación, no creo que debamos pensar como sociedad que estar en la web es una obligación, sobre todo si no sabemos estar.

Tener una app por tenerla, para demostrar modernidad o para gastar una partida presupuestaria que está allí para ello es un dato de que esto no funciona bien, sobre todo porque la idea es buena pero se ha planificado, desarrollado y ejecutado de una forma muy mejorable.

La decepción de ayer me hizo regresar a las páginas de la aplicación “Libres” de la que hablamos en su momento, desarrollada por el mismo ministerio que la del Plan Nacional Sobre Drogas y que adolece de los mismos errores ya que se trata de una colección de recursos institucionales, una forma de contacto y no de la creación de una herramienta útil ni para la denuncia ni para el apoyo de la mujer.

Fui a la página de descagas de la aplicación de GooglePlay  y en AppStore de donde saqué estos datos.

  1. Valoración cuantitativa de la aplicación: 3/5 (bastante mediocre) con tan solo 13 valoraciones en GooglePlay y una valoración mayor 4,5/5 con solo 7 valoraciones en AppStore. Siempre existe un sesgo en esta valoración cuantitativa ya que quien la valora es porque se ha sentido muy satisfecho con la misma o porque no ha obtenido ninguna satisfacción (sobre todo en el plano técnico por fallos en el funcionamiento).
  2. Valoración cualitativa: En el AppStore hay tres reseñas por escrito, dos muy útiles (con escasos comentarios) y una tercera que critica la falta de etiquetas en los botones. La última valoración ha sido de agosto de 2013. En GooglePlay hay 8 valoraciones. Todas las valoraciones positivas hablan de la necesidad de concienciación de la población general hacia el problema de la violencia sobre las mujeres (pero no nos dice si creen que esta aplicación es útil para ello) hay 4 valoraciones negativas, 2 de ellas hablan de la violencia sobre los hombres (tampoco creo que una caloración de una aplicación sea motivo de un comentario como este) pero las otras dos sí hacen una serie de valoración sobre la app que paso a copiar los textuales: “Decepcionante, no deja enviar propias experiencias.”, “Tipico triptico. Cero funcionalidad y nada que mo se sepa ya. A favor, que habeis ahorrado papel. En contra, que ya que gastais lo que os hayan querido cobrar por esto, podriais haber incluido alguna utilidad.”, “Libres todos, hombres y mujeres, no es necesario sacar a empujones mujeres maltradas, se vanaliza la denuncia falsa Peligrosa…”. El último comentario también ha sido de agosto.
  3. Número de descargas: No es posible conocerlo en la AppStore. En GooglePlay nos dice que está entre 1.000 y 5.000. Una serie de descargas bastante mediocres.

No se cuánto dinero público, de los impuestos de todos los contribuyentes, se ha gastado en crear una (ahora dos aplicaciones con la del PNSD) de las aplicaciones con menor utilidad de las que tengo instalada en mi teléfono.

  • Da información, no formación.
  • No previene ya que no educa.
  • Los recursos que da no son novedosos. No crea vías alternativas de comunicación. No crea comunidad entre mujeres.
  • No tiene una utilidad concreta más allá de la concienciación meramente expositiva que se puede realizar por otras vías de comunicación que posiblemente sea mucho más eficaces que las, como mucho, 5.000 descargas de GooglePlay.

Ser modernos es mucho más que hacer una app.

Ellos sí que fueron modernos.

Guía de Usos y Estilos en las Redes Sociales del Sistema Sanitario Público de Andalucía


images-1Los profesionales sanitarios tienen a su disposición una guía de recomendaciones para el uso de las redes sociales. Esta herramienta, que ha nacido de un trabajo colaborativo, coordinado desde Red Salud Andalucía, pone al alcance de los profesionales de la sanidad pública andaluza una serie de consejos sobre el uso de la web 2.0 como vía de comunicación que facilita la colaboración y participación entre compañeros, así como la escucha activa y la conversación con la ciudadanía.

Este documento, que está disponible a través de la web de Red Salud Andalucía, puede descargarse en formato PDF y epub para su consulta en libros electrónicos. Además, se puede consultar desde el repositorio institucional de la Biblioteca Virtual del sistema sanitario público de Andalucía y se ha distribuido a todos los centros sanitarios y entidades del sistema para su conocimiento.

Recomendaciones sobre uso general, importancia de la seguridad de la información en las redes sociales y cómo conseguirla, gestión de las licencias y uso de herramientas colaborativas y blogs, o de canales como Facebook, Twitter, Tuenti, LinkedIn, Youtube, Slideshare y Google+, son algunos de los contenidos de esta guía ‘viva’, que va modificando sus contenidos en función de las novedades que periódicamente se producen en las herramientas 2.0 y de las aportaciones de los profesionales.

Asimismo, incluye una guía rápida para la inmersión en las redes sociales, en la que los profesionales encontrarán una serie de recomendaciones ante un uso institucional o personal de las herramientas 2.0 actualmente disponibles.

La guía incluye un anexo de ayuda para la puesta en marcha de un proyecto en redes sociales en el que, a través de una serie de preguntas, contribuirá a definir el objetivo inicial del proyecto, a qué grupo de población va dirigido, qué periodicidad tendrá o con qué recursos cuenta.

 

La semana de Instagram: Seguridad en Instagram


En un principio era una red libre y abierta (muy al estilo de Twitter) en base a seguidores que podían ser conocidos o anónimos. La aparición de imágenes del ámbito privado ha hecho que la red haya modificado sus perfiles de seguridad y privacidad. Una aplicación que en un principio iba orientada a compartir esa experiencia que difícilmente podríamos traducir a palabras, se ha ido convirtiendo en una plataforma más para compartir fotos.

Personalmente me gustaba más antes. Mis imágenes podían ser vistas por cualquiera y yo podía ver las imágenes de cualquiera. Hacer búsqueda por etiquetas y poder ver todo aquello evocado por las mismas en diferentes partes del mundo. En un principio la mayoría de las imágenes representaban objetos o imágenes evocadoras; un juego de luces y sobrs, una taza de café humeante, una flor, una puesta de sol.

Con la gran expansión de Instagrammers empezamos a compartir momentos de nuestra privacidad y ahí comenzaron los problemas… ¿por qué las imágenes que subo pueden ser vistas por cualquier persona que me siga?.

Por ese motivo se modificó en este verano la forma de establecer el seguimiento. A partir de ese momento si alguna persona quería seguirte en Instagram, hacía una solicitud, que debía ser autorizada por el propietario de la cuenta. De esta forma tenemos cierto control sobre los seguidores que tenemos. Tenemos también la posibilidad de crear perfiles privados y álbumes privados.

¿Se ha perdido la frescura en esta red social?

Presentaciones en público


Aunque este blog trata de tecnologías relacionadas con internet, en numerosas ocasiones todos los lectores de esta bitácora han tenido que realizar presentaciones en público.

Muchos de vosotros tenéis más experiencia que nosotros en el arte de realizar una buena presentación ya sea en una conferencia, congreso o curso; para un taller o una clase. Muchos de nosotros hemos asistido a talleres de cómo hablar en público, talleres de oratoria, talleres de lenguaje no verbal.

Más o menos hemos ido desarrollando habilidades personales para hablar en público con soltura, hemos aprendido a modular la voz para no resultar lineales y monótonos, hemos ideado técnicas para evitar las muletillas e incluso, los más avanzados, conocen cómo introducir en el discurso un buen chiste o comentario gracioso que sorprende a la audiencia.

Las herramientas que disponemos actualmente para tener un soporte visual en las presentaciones son muy variadas. Desde el clásico PowerPoint hasta el novedoso Prezzi pasando por el vídeo o por los cuestionarios interactivos con mandos a distancia. La importancia de una buena presentación es importante (aunque no fundamental) para hacer una buena presentación.

Surfeando en la web he descubierto el el World’s Best Presentation Contest, organizado por SlideShare, una comunidad dedicada a compartir presentaciones. Esta edición contó con el envío de 2.415 trabajos y más de 22.000 votos por miembros de la comunidad en 130 países.

1er premio: SMOKE – The Convenient Truth por Empowered Presentations

2o premio: YOU SUCK AT POWERPOINT! por JESSEDEE

3er premio: Social Media For Business por Presentation Advisors