5 claves para el éxito en redes sociales de salud


redes-socialesEstar en redes sociales para los sanitarios es muy importante en la actualidad para el desarrollo de nuestro trabajo. Por un lado estamos en contacto con otros profesionales y en contacto con pacientes y a través de las redes sociales obtenemos ventajas en las facetas asistenciales, de formación y de investigación.

Atrás quedan los comentarios de “¿de donde sacas tiempo para estar en Internet?”… “Eso es parte del trabajo”, y quien no lo vea así se quedará descolgado de lo que hoy en día demanda la sociedad.

Los sanitarios somos ciudadanos y utilizamos la red para nuestras actividades diarias, wentonces ¿por qué nos ha de molestar que el resto de los ciudadanos lo utilicen para descubrir temas sobre su salud?, ¿acaso esta actitud no nos está indicando su preocupación sobre un tema determinado?.

Hace unos días, hablando sobre un proyecto con uno de mis referentes en esto de la salud 2.0 decía que si algún médico tenía reticencias a la hora de recibir a un paciente en su consulta con información previa sobre un problema de salud que le afectase, el problema lo tenía el médico y no el paciente…y cuánta verdad hay en estas palabras.

Pero para estar en redes sociales debemos mantener una serie de normas, unas normas básicas y generales, ya conocidas por todos los que estamos desde hace tiempo inmersos en las redes sociales, pero no por ello las debemos olvidar,

Por eso nos hemos propuesto hablar durante dos días seguidos sobre las claves del éxito en redes sociales sanitarias, inspirados en una entrada de Andrés Ortega Martínez titulada “Los 10 mandamientos de la Transformación Digital“.

Ahí van las primeras cinco:

  1. Colaborar-450x342Colaborar, colaborar y colaborar. La posibilidad de crear proyectos colaborativos es impresionante gracias a las redes sociales y en salud tenemos experiencia en ello. Desde “Gripe y Calma” hasta “No sin Evidencia” pasando por otros muchos proyectos interesantes hemos demostrado que el resultado final es mucho mayor que el de la suma de resultados. Tengo la sensación (y es personal) que este espíritu colaborativo se está diluyendo (y espero que haya muchos comentarios en contra de ésto en esta entrada).
    .
  2. Transparencia_1Seamos transparentes. Ser transparente significa compartir sin dobleces, sin ocultar información, poniendo a disposición de todos nuestro trabajo y siendo sinceros a la hora de declarar (si los hubiera) nuestros conflictos de interés. En un mundo en el que hay intereses lo importante no es la ausencia de colaboración con empresas, sino ser sinceros y transparentes a la hora de decirlo. La veracidad e independencia del contenido que experese tendrá que ser determinado por la audiencia una vez que sepa de qué empresa o empresas he recibido alguna contribución, remuneración, beca o ayuda a la hora de desarrollar un proyecto determinado.
    .
  3. participa2Participar. Ser activos es una obligación moral cuando estamos creando inteligencia colectiva. Todos y cada uno de los sanitarios tenemos habilidades y conocimientos complementarios y altamente específicos que debemos colocar en este espacio común. Aprovecharnos del conocimiento global sin aportar nada al mismo es una actitud poco generosa.
    .
  4. perspectivasÁbrete a nuevos enfoques. Lo maravilloso de estar en red es poder descubrir nuevas formas de ver, de hacer, de enfrentarse a problemas, de resolver conflictos. Aproximarnos a la comunidad con una actitud cerrada o con tesis demasiado vehementes (la impulsividad está bien, y defender nuestras tesis con entusiasmo también… pero muchas veces nos dificultan estar más abiertos a las opiniones y visiones de otros).
    .
  5. toleranciaSe tolerante. No solamente ante opiniones contrarias a la tuya, sino ante los errores o equivocaciones de los demás. Numerosas redes sociales son altamente proclives a la mala interpretación, a la respuesta inmediata o a la limitación de caracteres para expresarnos (!Bendito y amado Twitter!). Seamos capaces de pensar antes de escribor y de leer antes de publicar… pero seamos capaces de perdonar los errores de los otros y no etiquetarnos.

 

Mis 10 motivos para estar en redes


3d image of virtual men on network connection
redes

Hoy voy a escribir una entrada personal fruto de la experiencia de llevar en redes sociales desde hace unos cuantos años. Aunque tengo una verdadera pasión por estar conectado creo que no he sido capaz en mi entorno profesional cercano de transmitir esta necesidad y por ello me pregunto ¿viviré en un mundo paralelo en el que detecto algunas necesidades que no comparten mis  compañeros?.

Sigo siendo ese bicho raro que habla con sus pacientes a través de Facebook o Twitter, que no tiene reparos por compartir con otros aquellos aspectos públicos de su vida privada (el último concierto o festival en el que ha estado, la última película de cine que ha visto, el restaurante que le ha dejando impactado, esa inmersión donde ha disfrutado…) y por ello tengo esta necesidad de escribir (casi como catarsis personal) esta entrada.

Algunos logros he consiguido, no creáis, como que en mi centro de salud hayamos hecho un grupo privado y cerrado utilizando Facebook para compartir artículos, imágenes de la consulta o generar debates entre la mayoría de profesionales sanitarios del centro de salud; hacer una o dos sesiones al año sobre temas como gamificación, wearables o apps o incluso dejar de ser el único bicho raro del centro y conseguir que dos compañeros abran cuentas de Twitter (y que las usen).

Dentro de la SoMaMFyC hemos logrado hacer un pequeño grupo de entusiastan con ese toque mínimamente (o no) “friki” que mantenemos este blog, acudimos a eventos (e intentamos participar de manera activa) e intentamos difundir entre otros médicos de familia, residentes y estudiantes de medicina la formación en eSalud.

Por ello me he planteado mis 10 razones para seguir en redes. Son razones personales, no tienen que ser las únicas ni estar (necesariamente) por este orden. Con ello quiero transmitir mi visión personal de estar en las redes y compartirla con vosotros.

1Búsqueda activa de trabajo.

No tengo necesidad de más trabajo. Cuento con una plaza en el sistema público de salud en un turno y en un centro de salud que me gusta y creo que puedo alcanzar mi jubilación aquí. Pero ni todos los médicos de familia (ni el resto de sanitarios) se encuentran en la misma situación y además existen muchos conceptos de trabajo:

  • Si no tienes trabajo tienes que mostrarte a los demás. Hace unos años la búsqueda de trabajo era pasiva (mirabas en portales de oferta de empleo el trabajo que más te podía interesar); actualmente la mayoría de ofertas de trabajo vienen porque una empresa necesita un perfil determinado de profesional que busca de forma activa. Muéstrate; da a conocer tus proyectos, intereses y conocimientos.
  • Experiencias laborales temporales. Muchos residentes desean realizar parte de su formación en el extranjero pero no disponen ni de un curriculum bilingüe ni de recomendaciones por parte de sus superiores (Unidad docente, servicios por los que han rotado, tutores). ¿Cómo se van a mostrar en su lugar de destino de esa rotación deseada?.
  • Experiencias laborales paralelas. La colaboración con otras instituciones públicas o privadas (universidades o empresas) puede ser una realidad complementaria a nuestro trabajo asistencial. Desarrollemos nuestra actividad docente e investigadora y que mejor manera de entrar en contacto con personas claves que se puedan fijar en nosotros que compartiendo lo que somos profesionalemente.

2Red profesional.

Crear una red profesional siempre es bueno. Tenemos una tendencia muy grande de encerrarnos en nuestro puesto de trabajo y creer que nuestros problemas son únicos y los únicos que existen.

Tejer una red profesional con otros sanitarios nos ofrece otras visiones de problemas compartidos desde otras perspectivas profesionales y geográficas. Nos hace relativizar los nuestros y, a veces, encontar soluciones (o intentar nuevos caminos de resolución) a nuestros problemas.

Universalizar nuestra visión a través de una red social profesional amplia y multidisciplinar nos enriquece como profesionales.

¿Os acodáis cuándo un grupo formado por médicos, enfermeros, matrona, fisioterapeuta y trabajador social era multidisciplinar?. Ahora mis grupos multidisciplinares están formados por abogados, economistas, programadores informáticos, empresarios, pacientes, gestores sanitarios y periodistas.

3Comunicación.

Estar en red y participar de manera activa en la misma significa comunicar y conversar. Conversar en salud (que a eso nos dedicamos) tanto con otros profesionales (red profesional) como con ciudadanos/pacientes que han encontrado una nueva forma de entrar en contacto de manera activa con expertos en salud.

Comunicarse es una habilidad humana y que tiene que estar muy desarrollada por los profesionales sanitarios. La anamnesis, pieza clave del diagnóstico, es un establecimiento de comunicación directa con el paciente. Estas habilidades de comunicación que desarrollamos, entrde otras cosas, para dar malas noticias o manejar situaciones conflictivas se desarrollan en las redes al tener que modular y manejar el lenguaje.

4Prestigio.

A veces nos da pudor hablar de prestigio.  Pero contribuir a nuestra reputación o nuestros logros profesionales es una de las tareas que tenemos que hacer como profesionales. El prestigio es el reconocimiento que los demás miembros de la comunidad (otros compañeros, pacientes) de nuestro trabajo y la única forma de logarlo es hacer un buen trabajo.

Para alcanzar un prestigio en redes hay que participar y dar un valor añadido en  nuestras aportaciones. Esta es la única forma que los demás reconozcan nuestro valor cultivando características como la veracidad, independencia, sinceridad y generosidad en nuestras contribuciones en la red.

Compartir de manera generosa es una de las obligaciones que tenemos en la red social profesional si queremos estar en ella de forma activa. De esta manera podemos conseguir que los demás miembros de la comunidad compartan de la misma manera creando un espacio de enriquecimiento colectivo. Si no somos capaces de entrar con esta actitud posiblemente nuestra decisión más correcta sería no estar.

5Difusión de conocimiento.

Este punto enlaza con el anterior. Aunque no me gusta la palabra “sinergia” es cierto que la suma de conocimientos (habilidades, experiencias, propuesta de soluciones) es mucho más que cada uno de ellos por separado, Compartir en red y participar de la comunidad nos hacer ser mucho más relativos en nuestras apreciaciones y muchas veces encontramos problemas a nuestras soluciones.

Compartir conocimiento, una de las características tradicionales de la profesión médica, adquiere una nueva visión con las redes sociales ya que el conocimiento no solo lo compartimos con otros colegas, sino que lo compartimos con una comunidad heterogénea en las características profesionales. Esto es enriquecedor tanto para nosotros como para la comunidad en la que participamos y en este dar y recibir crecemos todos.

 

Estas son mis primeras 5 razones. Mañana otras 5. ¿Cuáles son las tuyas? (tanto para estar como para no estar)