Perfiles profesionales en redes sociales


linkedin g+Cada vez hay más redes sociales en las que encontramos más herramientas para desarrollar o difundir nuestro perfil profesional. Como en cualquier red social lo importante no es estar, sino para qué estar.

Es fundamental hacer un ejercicio previo (probablemente con lápiz y papel), determinar nuestros objetivos, ver las posibilidades que tenemos entre las diferentes redes y por último elegir cuál o cuáles se adaptan a nuestras necesidades. El ejercicio más frecuente es el contrario: abrirnos un perfil y después ver para qué nos sirve estar allí presentes.

Es posible que la decisión sea no estar o bien porque no deseamos una visibilidad profesional o porque no nos convence la herramienta. La elección de no estar es muy válida siempr y cuando sea tomada por razones profundas y no por miedo o desconocimiento de manejo de la herramienta.

Cuando hayamos decidido visibilizar nuestra presencia profesional en la red hemos de tener en cuenta los motivos:

  1. Búsqueda de trabajo en nuestro país o en el extranjero. Cada vez más profesionales sanitarios (sobre todo médicos, enfermeras y fisioterapeutas) toman la opción de salir de nuestras fronteras en busca de puestos de trabajo. En este caso nos puede interesar una red profeional que tenga una alta penetración internacional, que nos permita mostrar nuestro perfil en varios idiomas (fundamental en inglés si queremos esta proyección internacional) y que tenga herramientas para la empresas de selección de personal. La más adecuada en este caso sería LinKedin ya que cumple todos los requisitos anteriores.
  2. Relación con otros profesionales y posibilidad de crear grupos de trabajo. En este caso no buscamos un empleo, sino crear redes de trabajo. Necesitamos una plataforma en la que predominen herramientas de comunicación y trabajo colaborativo. En este caso destaca Google+ que en poco tiempo ha logrado agrupar herramientas que tenía dispersas y aglutinar una serie de servicios de comunicación que hace que cada vez tenga más posibilidades. Aunque LinkedIn posee herramientas para comunicarse, son realmente estructuras muy similares a los foros, mientras que en este caso Google+ ha conseguido cubrir una necesidad profesional facilitando la creación de grupos de personas (círculos) y agrupando herramientas de almacenamiento de archivos (GoogleDrive), comunicación por mensajería instantánea y audio-videoconferencia (hangouts) y últimamente la posibilidad de crear comunidades temáticas. Las posibilidades de esta herramienta son muchas tanto para la comunicación entre personas como para la realización de trabajos colaborativos.

Una vez que tenemos claro para qué estar y con qué herramienta queremos estar debemos conocer técnicamente la misma y ver qué posibilidades nos ofrece. Esta tarea es continuada ya que de forma progresiva van modificándose para mejorar aspectos técnicos o para dar nuevas servicios y no nos debe agobiar.

En el caso que queramos darnos a conocer personalmente debemos trabajar nuestra marca personal y tener en cuenta que uno de los aspectos básicos para conseguirlo es la sinceridad.

Las Comunidades de Google +


Google-Plus-CommunityEn esta semana Google+ ha puesto en funcionamiento sus «comunidades» cuyo concepto y estructura es similar a un grupo de Facebook pero con las funcionalidades de la gran plataforma de Google.

Google llegó tarde a las comunidades virtuales y al principio parecía que «estaba por estar», es decir, no se podía permitir el lujo de no participar. Muchos usuarios pensamos que se trataba de «una más» y que no nos ofrecía ninguna ventaja frente a las que ya estaban en funcionamiento.

Facebook apostó por la publicidad excesiva e intrusiva y por el aspecto más lúdico que puede atraer a usuarios más jóvenes. Juegos adictivos de cocinas y granjas e invitaciones masivas a aplicaciones que cada vez nos solicitan más datos personales y a las que autorizamos a hacer más acciones en nuestro nombre.

Google, mientras tanto, fue mejorando y ampliando sus herramientas en torno al concepto de los «círculos» que nos permite gestionar de forma muy intuitiva a los destinatarios de nuestra información ya sea por niveles de privacidad o por tipo de interés. Apareció la nube de Google y permitió la edición conjunta de documentos (GDrive), mejoró el sistema de videoconferencia (hangout) y permitió visualizar un documento compartido en grupo, creó a través de la red los botones +1 que nos permiten con tan solo un clic compartir información y aparecieron los eventos que nos permiten anunciar y compartir información de un acontecimiento real o virtual.

Desde hace unos meses parece que todas las novedades giran en torno a Google+ donde se ha desarrollado una potente herramienta que combina sistemas de comunicación (videoconferencia, posibilidad de crear notas asociadas a documentos o archivos, mensajería instantánea) con herramientas de trabajo colaborativo sobre documentos. Con estas dos líneas de trabajo disponemos de características básicas de plataformas de trabajo colaborativo.

Ahora con las comunidades se facilita el trabajo ya que no hay que crear un «círculo» para un grupo determinado de personas que comparten un mismo interés, sino que creamos un espacio en el que compartir pudiendo disfrutar de todas las herramientas que Google pone a nuestro alcance de forma gratuita.

Las comunidades pueden ser públicas o privadas (similares a los grupos de LinkedIn) y en ellas se puede compartir información de texto, imagen, vídeo, eventos, hiperenlaces… y crear hangouts. Dentro de cada comunidad podemos jerarquizar la información en categorías.

Cada comunidad virtual es diferente de la otra y cada una tiene sus particularidades y tipo de población. Linkedin se ha enfocado como una red de contactos profesionales, Twitter de información , Facebook de comunicación más emocional y próxima (familia, fotos, amigos más cercanos) y Google + busca su nicho aunque cada vez se está enfocando más a una red profesional colaborativa.

El único «pero» que sigo encontrando en Google es que aún no tengo muy claro qué pierdo al compartir un trabajo original con cualquiera de sus herramientas, pero aún así su correo electrónico, su buscador, su nube y su almacenaje de fotos y vídeo son punteros en su espacio y poco a poco su comunidad virtual se llena de herramientas atractivas.

Con pocos días de desarrollo de comunidades ya hay un interesante muestrario de ellas relacionadas con la salud. Veremos qué nos depara el futuro ya que, como siempre, la utilidad de la herramienta depende del uso que se hace de ella.

Diez formas de crear una comunidad en Google+

Google+ activa el chat entre tus contactos


Google+ acaba de activar su sistema de chat para tenerlo disponible entre nuestros contactos ya estén o no en nuestros círculos (es decir, podemos establecer contacto de tipo chat con personas o cuentas que estén en nuestra agenda de contactos de Google aunque no estén incluidos en nuestros círculos de Google+).

Esta herramienta ya estaba disponible a través de nuestras cuentas de correo, y en el día de hoy se ha implementado a la página de Google+.

Se activa desde nuestra página principal.

A través de esta pequeña ventana emergente y simplemente dando en «Aceptar» se nos abre en nuestro márgen derecho la lista de contactos «conectados» o «ausentes en el momento actual).

Aparecen en color verde los contactos conectados, en naranja los ausentes y en gris los desconectados. Se nos muestra un punto a los contactos con quienes podemos interactuar por chat y con una cámara con quienes podemos contactar con video o audiochat.

En la esquina inferior derecha se nos abrirá una caja de texto con botones para audio-video (en el caso disponible con el contacto determinado) para poder interactuar con los mismos.

¿Pero esto no es lo mismo que Google Talk?. Básicamente sí pero hasta ahora era necesario que la persona con quien podíamos hablar a través de Google Talks estuviera incluída en nuestra agenda.

A partir de ahora simplemente con que esté incluída en nuestros círculos podremos hablar con ella.

 

 

 

La red de las redes sociales


Cada vez nos llega información de más redes sociales. Unas de ellas generales orientadas al ocio como Google+ o Facebook; a la difusión de información como Twitter o a la promoción de nuestros aspectos profesionales como LinkedIn; y otras de ellas más específicas relacionadas con nuestras profesiones para ponernos en contacto bien con otros colegas o con pacientes.

Cada vez el número de pestañas que se abren en el ordenador es mayor, el tiempo empleado para ver las actualizaciones es mayor y muchas veces nos damos cuenta que hace semanas que no visitamos alguno de los perfiles que tenemos abiertos.

¿Realmente son necesarias tantas redes sociales?, ¿las utilizamos de forma adecuada?.

Posiblemente en este desarrollo muchas se queden en el camino y triunfen unas pocas que serán las que marquen las pautas. Posiblemente dentro de poco exista una única pantalla donde podamos ver las actualizaciones en todas las redes en las que tengamos perfil abierto. Posiblemente esta entrada dentro de unos meses sea arqueología dentro de la red porque este problema esté superado.

Realmente una red social sirve para ponernos en contacto, para mantener o crear relaciones entre personas con vínculos comunes y que puedan establecer diálogos, discusiones e intercambio de ideas y cada vez me da la sensación que tenemos menos tiempo para ello mientras nos ocupamos de ver todas y cada una de ellas.

Incluso tenemos automatizados muchos procesos de publicación de forma que la red social está dejando de tener esa capacidad de unir personas en el momento en que decido que cuando se publique este post salga de manera automática un mensaje en Twitter y su publicación en la página de Facebook del Grupo de Nuevas Tecnologías.

¿Estar en una red social?. Lo primero que hay que preguntarse es para qué, porque estar por estar no es la respuesta.

El vídeo que acompaña esta entrada es de 2008 y aún no existían muchas de las redes sociales que utilizamos ahora, y algunas de las que aparecen en la animación ya han caído en desuso… sí, con unas pocas redes sociales ya se planteaba este dilema.

Como anotación totalmente personal cada vez me dedico más a LinkedIn y a Twitter y mucho menos a Google+ y Facebook pero hace unos meses no era así

Chica nueva en clase


Hace poco comenzamos las clases en el instituto y este año ha llegado una nueva chica a clase. Es deslumbrante, todos queremos estar cerca de ella, pero cuanto más nos acercamos más paralizados quedamos ¿será la falta de confianza aún?.

Dicen que va a ser «lo más», que durante este año quien no se vaya acercando se va a quedar fuera. Pero, por ahora, tengo la sensación, que poco a poco nos estamos conociendo, que posiblemente vaya surgiendo algo entre nosotros (no me cierro a nada) y puede ser que le entregue mi amor en exclusiva… pero aún es pronto, tengo que conocerla más.

Actualmente mis amores están divididos y tengo miedo pues ya se sabe que quien se dedica a varios amores, al final puede quedarse sin ninguno. ¿Llegará ese amor absoluto por el que seamos capaces de dejar todo y entregarnos en cuerpo y alma guardando fidelidad total?… yo por ahora sigo esperando.

Cómo denunciar una suplantación de identidad en redes sociales


Leí un post con el mismo título en el blog Hablando en corto de María Lázaro Ávila que según sus propias palabras es » una enredada en el socialmedia, apasionada de las marcas y los mensajes. Y de los procesos de construcción y consolidación de la imagen corporativa».

Se trata de un post de hace unos meses y que tení previsto citar ya que creo que trata un tema muy interesante. Aunque está orientado fundamentalmente a la suplantación de la identidad de marca, lo mismo se puede hacer con las suplantaciones personales.

Se trata de un peligro potencial del que mucho se hable, casi todos lo hemospodido imaginar alguna vez, hemos visto algunas pelícvulas que tratan el tema, pero… ¿ocurre en la realidad?. Personalmente no conozco ningún caso que haya sido suplantado a nivel personal.

María Lázaro nos cuenta en este post cómo actuar:

«Para denunciarlo, existen principalmente dos vías:
1. Contactar con la red social correspondiente e iniciar el proceso que cada una tiene disponible.
2. Recurrir a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, es decir, la Policía o la Guardia Civil. «.

Twitter considera una violación de sus Reglas y Condiciones del serviciola usurpación de la identidad. Se considera como tal fingir ser otra persona o empresa con la intención de engañar y confundir. No se considera sin embargo una violación si se trata de una cuenta de parodia, comentario, imitación o cuentas de admiradores/fans en este caso, la biografía del perfil debe dejar claro que es una cuenta falsa y el nombre del usuario no puede ser exactamente el mismo. Para denunciar una suplantación, hay que enviar una solicitud desde esta página de Ayuda y proporcionar los siguientes datos: el nombre de usuario de la persona que está usurpando la identidad (o la URL de su perfil), tu nombre y apellidos, tu nombre de usuario en Twitter (si lo tienes), tu dirección y tu teléfono. Twitter se compromete a investigar, enviar más información al correo electrónico y suspender la cuenta de forma permanente si se comprueba la violación.

Facebook tiene habilitadas las opción de denunciar suplantación de identidad. Hay que ir al perfil impostor y hacer clic en el enlace «Denunciar a esta persona», situado en la columna izquierda. A continuación, marca la casilla “Este perfil se está haciendo pasar por otra persona o es falso” y selecciona el motivo: “ Se hace pasar por mí”, “Se hace pasar por alguien que conozco”, “Suplantación de una figura pública o una personalidad”, “Representa un negocio o una organización” o “No representa a una personal real”. Fácil y sencillo. El inconveniente es que no hay constancia automática de que Facebook esté tramitando realmente la denuncia.

Google + desde el principio ha destacado por su interés en detectar y actuar frente a los posibles suplantadores. Por un lado ha sido muy estricta hasta el momento a la hora de aceptar caracteres que consideraba extraños en los nombres de los usuarios y ha evitado la presencia de apodos en los mismos. En muchos casos se solicita el número de teléfono móvil para tener una referencia real del propietario del perfil. Crear un perfil falso en Google + significa el riesgo de perder todos el resto de servicios de Google asociado a dicha cuenta (correo electrónico, imágenes de Picassa, documentos del Google Docs…). En el caso que detectemos un perfil que pretende suplantarnos hay que acudir al enlace localizado en la parte inerior derecha donde dice «Informar sobre este perfil».

Cabe aclarar que al denunciar no se desvelará tu identidad y vas a colaborar en mantener la red libre de molestos usuarios que se burlan de otros usuarios o aprovechan la creación de perfiles falsos y suplantan identidades para burlarse, propagar publicidad, virus y/o Spam.