Vivir más años y mejor. Retos del envejecimiento


Estudiantes, gente mayor y profesionales del ámbito sanitario se unen para buscar soluciones innovadoras para el envejecimiento saludable

HIMSS Europe, Badalona Serveis Assistencials (BSA), la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) y Aging 2.0 organizan una competición para hacer frente a los retos del envejecimiento.

El evento se incluye en el marco del congreso europeo de salud y nuevas tecnologías World of Health IT (WoHIT) que se celebrará en Barcelona los próximos días 21 y 22 de noviembre. Sigue leyendo Vivir más años y mejor. Retos del envejecimiento

El envejecimiento de Facebook


facebook-me-gustaLlama poderosamente la atención el cambio de la percepción del paso del tiempo como algo cada vez más rápido. Posiblemente esta reflexión la hago desde mi propio envejecimiento y sea similar a la que hacía mi padre o mis abuelos a mi misma edad y que yo, en aquel entonces, y por mi propia juventud era incapaz de percibir.

O todo va más deprisa, o yo me estoy haciendo mayor o ambas cosas a la vez.

Esta reflexión viene por el progresivo envejecimiento que se está dando en la red social Facebook.

Facebook fue la primer red social de impacto global con una extensión rápida (no tenía competencia en el momento de su inicio) y aunque ha ido cambiando y adaptándose a las nuevas demandas de sus usuarios, su esquema es similar al de sus orígenes.

Aunque sus orígenes están en 2004, no es hasta el año 2006 cuando se hace universal y se puede acceder a ella simplemente con ser mayor de 16 años y tener una dirección válida de correo electrónico. No tiene siquiera 8 años y ya estamos hablando de envejecimiento.

El envejecimiento es doble ya que por un lado hay cada vez más personas mayores que se inician en esta red social y por otro lado cada vez menos jóvenes se abren un perfil en la misma.

Las personas mayores ven en Facebook una herramienta fácil y sencilla de comunicación en una sociedad donde, por diferentes motivos, las distancias son cada vez mayores. Posiblemente es una herramienta de comunicación familiar con miembros alejados en la distancia y poder compartir fotografías, tener videoconferencias o transmitir mensajes y emociones.

Cada vez más centros de mayores están ofreciendo clases de Facebook y cada vez con más éxito tanto dentro como fuera de nuestras fronteras.

O sistemas de comunicación similares a esta red social.

.

Con esto cada vez hay más perfiles de personas mayores de 65 años en esta red social. Esto sería una gran noticia para la red Facebook pero el gran problema es la incorporación cada vez menor de jóvenes a la red.

Según un estudio publicado en Mashable existe una pérdida progresiva de perfiles de Facebook en tramos de edad de 13 a 17 años y de 18 a 24 años comparando los años 2011 y 2014. La pérdida de perfiles en el primer intervalo de edad es del 25%.

perdida perfiles de Facebook

¿Por qué se está produciendo ésto?. Se esgrimen varias razones:

  • Facebook ya no está de moda. Los jóvenes prefieren redes sociales más inmediatas y más accesibles por terminales móviles. Las redes de fotografía o de vídeos cortos (Instagram o Snapchat) están actualmente captando la atención del público de menor edad.
  • Facebook ya es una red social de «mayores», por lo que a un adolescente le cuesta trabajo estar en una red donde sus padres ( e incluso abuelos) tienen un perfil.
  • Si mi entorno social digital ya no usa Facebook, ¿qué sentido tiene que yo lo utilice?

Haciendo una pequeña aproximación  a lo que puede pasar dentro de unos pocos años, veremos como Facebook estará principalmente ocupado con perfiles de personas mayores de 35 años. Ante esta situación la red social deberá:

  • Recuperar la atención de personas más jóvenes para seguir teniendo un nicho de mercado de edades jóvenes-adultos jóvenes o
  • Adaptar sus contenidos a un público algo más mayor (posiblemente menos juegos en red y ofertar otros servicios adicionales relacionados con personas de edad algo mayor).

Hemos visto que una página de Facebook puede ser una buena herramienta para hacer un proyecto de educación sanitaria en numerosas entradas de este blog. Casi siempre lo hemos orientado a actividades de promoción de la salud o de prevención de enfermedades en relación a población joven. posiblemente este concepto deba ir cambiando porque también podremos hacer intervenciones orientadas a público algo mayor que el adolescente y proponer activdades como anticoncepción orientada a parejas adultas, información sobre infertilidad o enfermedades crónicas que afectan a grupos de edad adulta.

Los tiempos cambian…. y las redes sociales también.

Obsolescencia tecnológica o ¿cuándo renuevo este aparato?


Dedicamos el año pasado una entrada a la obsolescencia programada  en la que a través de un interesante documental pudimos comprobar como todos los elementos tecnológicos tienen una vida predeterminada y están construídos con una «fecha de finalización». La tecnología avanza con tal rapidez que actualmente existe una obsolescencia tecnológica que es la fecha en la que un determinado aparato, aunque funcione perfectamente, no se ajusta a nuestras necesidades reales o las necesidades que el marketing nos hace sentir como reales.

Hece unas semana leí un interesante artículo en la edición digital de La Vanguardia titulado «¿cuándo se queda anticuado un gadget?» que me ha hecho reflexionar.

Realmente es casi imposible estar a la última (a no ser que se disponga de un interesante fortuna) en aspectos tecnológico ya que prácticamente cada año o cada dos años deberíamos cambiar todos los elementos tecnológicos que tenemos a nuestro alcance desde nuestroa utomóvil a las herramientas informáticas pasando por los electrodomésticos. Es interesante ver cómo evolucionan los precios y da rabia cuando desembolsamos una cantidad de dinero en la compra de un determinado objeto y al cabo de 2 o 3 meses, con la salida de un nuevo modelo, lo que hemos comprado baja de forma automática su precio en un 30 o 40 por ciento.

¿No os ha pasado?.

Las televisiones planas de alta definición pasaron a estar anticuadas por la aparición del sistema LED y éstas ya están superadas por televisores que incorporan 3D.  Cada dos años sale un nuevo modelo de nuestro smarphone con nuevas prestaciones que hace que nos planteemos, aunque sea mentalmente, si el nuestro va a poder cubrir nuestras necesidades a partir de este momento.

Este juego es posiblemente necesario ya que las empresas pueden invertir en investigación gracias a las ganancias que obtienen de las ventas de sus productos. Si nadie los compráramos no existirían nuevos modelos con nuevas aplicaciones (este es el juego del capitalismo).

pero ¿hasta dónde?, ¿cuándo de verdad nos planteamos cambiar o comprar un nuevo aparato?. Creo que el influyen dos cosas:

  1. La necesidad real del cambio: Evidentemente la tecnología evoluciona y es cierto que determinados aparatos quedan obsoletos aunque funcionen perfectamente. A partir de ese momento notaremos que existen una serie de necesidades (?) reales que no son cubiertas por la herramienta.
  2. La necesidad sentida del cambio: Existen una serie de presiones (comerciales, de grupo…) que hacen que se generen en nuestro interior necesidades que antes no teníamos ¿es necesario el 3d en el salón de casa?, ¿realmente necesito más megapixeles en mi cámara de fotos del móvil?, ¿esos milisegundos que gano en velocidad de procesamiento son realmente necesarios?, ¿el sistema de autolimpieza de mi horno soluciona realmente un problema si utilizo el horno una vez al año?. En micaso particular mi hermana, heredera natural de todos mis móviles, es uno de los agentes que más presión ejerce sobre mí a la hora del cambio de este elemento.

Os dejamos un vídeo interesante sobre la obsolescencia tecnológica que espero os haga reflexionar tanto como a nosotros.