¿Vivimos más felices en la era de Internet?


movilesEstamos todo el día conectados… hiperconectados. Tenemos la necesidad de mirar nuestros terminales y ver las actualizaciones de nuestro grupo en redes sociales y las necesidad des de compartir de forma inmediata lo que nos pasa, lo que pensamos, lo que sentimos.

Esta necesidad hace que tengamos siemrpe una doble comunicación por un lado nuestro entorno real en ese momento y por otro lado nuestro entorno virtual que estamos comprobando de manera cuasi-compulsiva cada pocos instantes.

De esta manera no es infrecuente ver grupos de personas conocidas que están mirando sus pantallas iluminadas comunicándose con otras personas conocidas o no, cercanas o lejanas geográficamente a quienes han llegado a tocar, a oler, a sentir… o no.

Pero… ¿nos estamos perdiendo algo?. ¿Estamos dejando de sentir una felicidad de compartir en el mundo real donde disfrutamos con nuestros cinco sentidos o simplemente están cambiando las formas de compartir?.

incomunicaciónCada vez es más frecuente que grupos de amigos dejen sus terminales móviles en el centro de la mesa, boca abajo, para no ver la pantalal del teléfono, y así potenciar las relaciones tradicionales en vez de tener que hacer un grupo de whatsapp para comunicarse entre ellos.

Pero ¿es cierto que estamos más incomunicados?, ¿la hiperconectividad nos lleva a la incomunicación?, ¿confundimos conexión con comunicación?. O  ¿todas estas preguntas son demasiado apocalípticas y realmente estamos cambiando la forma de comunicarnos y relacionarnos?.

Os dejamos tres estudios publicados sobre la comunicación y la felicidad en la época de Internet.

Life satisfaction in the internet age – Changes in the past decade

Lissitsa, Sabina, y Svetlana Chachashvili-Bolotin. «Life Satisfaction in the Internet Age – Changes in the Past Decade». Computers in Human Behavior 54 (enero de 2016): 197-206. doi:10.1016/j.chb.2015.08.001.

Se trata de un artículo en prensa para ser publicado en enero de este año en la revista Computers in Human Behavior con un estudio realizado en Israel. La investigación se centró en el impacto de la adopción de internet en la satisfacción con la vida. La vital aumentó entre los 18-64 años de edad y se mantuvo estable entre las personas mayores. La adopción de Internet y los usos digitales aumentan la satisfacción vital. Internet se ha consolidado como un canal para aumentar la satisfacción con la vida entre los grupos más débiles.

 

Pero la red nos presenta también su cara más oscura y ocula. ¿Qué pasa cuando se nos plantea una dependencia a esta hiperconexión?, cuando no podemos vivir sin conocer  qué está haciendo nuestro entorno, ni compartir lo que estamos haciendo nosotros.

A hidden type of internet addiction? Intense and addictive use of social networking sites in adolescents

Müller, K.W., M. Dreier, M.E. Beutel, E. Duven, S. Giralt, y K. Wölfling. «A Hidden Type of Internet Addiction? Intense and Addictive Use of Social Networking Sites in Adolescents». Computers in Human Behavior 55 (febrero de 2016): 172-77. doi:10.1016/j.chb.2015.09.007.

El uso intensivo de las redes sociales se correlaciona con criterios de adicción a Internet, aunque no todas la personbas que hace un uso intensivo tienen criterios de adicción. Esta patología tiene una prevalencia en este estudio de 4,1% (chicos) y 3,6% (niñas) con adolescentes entre 11 y 16 de todos los países de la Unión Europea. Euso adictivo se relacionó con la angustia psicosocial y la extoversión se comportó como una variable protectora a este tipo de adicción.

Excessive Internet Use and its association with negative experiences: Quasi-validation of a short scale in 25 European countries

Škařupová, Kateřina, Kjartan Ólafsson, y Lukas Blinka. «Excessive Internet Use and Its Association with Negative Experiences: Quasi-Validation of a Short Scale in 25 European Countries». Computers in Human Behavior 53 (diciembre de 2015): 118-23. doi:10.1016/j.chb.2015.06.047.

Uno de los principales problemas para determinar la prevalencia de la adicción a internet es la falta de definición y de criterios para determinarla. Los autores proponen una definición de excesivo uso de Internet (EIU) como el uso de aplicaciones on line que pone al usuario en riesgo de consecuencias adversas.

Este trabajo es una cuasi-validación del test resumido (5 preguntas) de Uso Excesivo de Internet validado para su uso en encuestas de población general. Se identificó un patrón consistente en todos los paises de la Unión Europea lo que sugiere buenas propiedades psicométricas de la escala. Por otra parte, los resultados indican que la EIU en los niños puede ser un síntoma de otros problemas de conducta en lugar de una condición per se.

Más publicaciones sobre FOMO


FOMOTenemos muchas e interesantes publicaciones en revistas científicas sobre el FOMO o elementos que se relacionan con ello.

La primera publicación no tiene que ver directamente con este miedo a quedarse descolgado de nuestra red, sino más bien al auge de las redes sociales y a por qué han llegado a ser un elemento cotidiano en la vida de muchas personas ¿acaso consideramos nuestras vidads mucho menos importantes o interesantes que las de los demás?. El artículo es Being Immersed in Social Networking Environment: Facebook Groups, Uses and Gratifications, and Social Outcomes por Namsu Park, Kerk F. Kee, and Sebastián Valenzuela. CyberPsychology & Behavior. December 2009, 12(6): 729-733. doi:10.1089/cpb.2009.0003. (pay per view).

El segundo documento es el informe que ayer os mostramos a través de una presentación en SlideShare. Se trata de del estudio Fear Of Missing Out elaborado por la agencia JWT Intelligence.

Un tercer estudio desarrollado recientemente en Istria (Croacia)  y publicado en este año 2015 Patterns of internet use and mental health of high school students in Istria County Croatia: cross-sectional study  realizado por Bezinović P, Roviš D, Rončević N, Bilajac L. Croat Med J. 2015 Jun 19;56(3):297-305.

Dos publicaciones que nos muestranel riesgo de la dependencia a la Red en lugares tan alejados como la India y Polonia y las características comunes que podemos ver en ambos estudios  como Internet addiction: Prevalence and risk factors: A cross-sectional study among college students in Bengaluru, the Silicon Valley of India por Krishnamurthy S, Chetlapalli SK y Internet Addiction Disorder in a Sample of 402 High School Students por Taranto F, Goracci A, Bolognesi S, Borghini E, Fagiolini A.

Esperemos que estos artículos os sean de interés.

FOMO… ¿un concepto nuevo?


No es ni mucho menos un concepto nuevo sino que ha venido desarrollando desde el gran despegar de las redes sociales digitales a través de Internet. Sobre todo con el auge de Facebook y posteriormente, en menor medida, con otras redes sociales muy extendidas entre los jóvenes como Instagram.

La convergencia social de los sistemas de mensajería tipo Whatsapp o Telegram con la posibilidad de generar grupos que generan entornos estables de interacción social entre varias personas hanmantenido o acrecentado esta situación.

La empresa de marketing y comunicación JWT Intelligence publicó en marzo de 2012 en SlideShare, “FOMO: The Fear Of Missing Out” donde ya podemos ver las características de esta situación que nos relaciona de forma no natural con otras personas a través de la tecnología.

Look Up


aislamientoOs presentamos el corto ‘Look Up’basado en la poesía del escritor británico Gary Turk con el objetivo de hacer un recordatorio de los efectos de las redes sociales en nuestra sociedad. De no confundir las herramientas con los fines.

De no tener esa dependencia a las redes sociales y sentir siempre la nececesidad de “compartir” “instantes” con “amigos” en vez de disfrutar realidades y compartirlas con quienes están a nuestro lado.

Esta obra nos anima a todas las personas a desconectar nuestros teléfonos móviles y volver a experimentar conexiones reales con personas reales.

Test diagnóstico. Signos y síntomas que demuestran que puedes ser un adicto a las redes sociales


Navegando por la red hemos dado con esta peuqñe presentación muy clarificadora de síntomas/signos cotidianos a través de los cuales puedes darte cuenta de tu nivel de adicción a las redes sociales.

Sinceramente no cumplo todos…. pero alguno de ellos sí.

Tomado de SlideShare by , Business Head  at Social Samosa on Feb 13, 2014

Urgencias.


Hoy no hablaremos de tecnología. Os queremos dejar la visión lúcida de un personaje muy popular como es Risto Mejide de la labor de los sanitarios, del significado de la salud para las personas y del papel obligado de los políticos, como servidores de la comunidad, para mantener unos servicios sanitarios (asistenciales o de dependencia) alejados de la cartera política y del juego partidista.
La buena salud y la accesibilidad al sistema sanitario aumentan la productividad de un país y mantienen unos niveles de felicidad y satisfacción altos entre los ciudadanos. La buena atención de nuestros mayores es una obligación de quienes ahora somos más jóvenes.
Dejemos de hablar de productos interiores brutos y hablemos de producto de felicidad bruta (educación, salud, empleo).
Estos temas son los que nos preocupan a los ciudadanos, están por encima de nuestras ideologías y no deben ser herramientas de partido que sirvan para contentar a los votantes de uno u otro lado.

Ciberadicción: concepto y ¿diagnóstico?


ciberadiccionLa ciberadicción o adicción a Internet se podría definir como un uso probblemático de la red a través de cualquier terminal disponible que interfiere en la actividades cotidianas y en el desarrollo de nuestra vida.

Lógicamente el uso de Internet resta tiempo a otras actividades ya que el día tiene 24 horas y la aparición de Internet para los que no somos nativos digitales ha supuesto una actividad “extra” que antes de la existencia de la red no existía.

Una de las preguntas que se repite en todas las ediciones de la Encuesta “Navegantes en la Red” de la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC), es “¿Ha disminuido usted el tiempo que dedica a realizar alguna de estas actividades con el uso de Internet? (respuesta con opciones múltiples)”.

Pero, evidentemente, no es lo mismo restar tiempo a otras actividades de ocio o de estudio que restar el tiempo a otras actividades que supongan interacción directa con nuestro entorno o la realización de funciones importantes para nuestra salud (descanso o alimentación).

Es decir, si disminuimos el tiempo que dedicábamos antes a leer la prensa, escuchar radio o ir al cine, posiblemente es que hayamos cambiado la forma de hacer las mismas actividades (estar informados, oir música o noticias o ver películas); incluso sería discutible el caso que disminuyéramos el tiempo de estar en contacto con amigos ya que podría ser también un cambio de herramienta en caso que mantuviéramos la relación a través de herramientas de comunicación digitales.

Tendríamos que tener en cuenta que a veces hay un cambio simplemente en la forma en la que hacemos las cosas pero no en el fondo de lo que hacemos.

Por esta razón el discutible término ciberadicción no puede basarse solamente en el tiempo que estamos conectados a la red.

Y hablamos de discutible porque en la última edición del DSM-5 , la APA (American Psychiatric Association) no incluye la adicción a Internet entre sus diagnósticos y por la existencia de grandes detractores de esta situación.

Una de ellos es Helena Matute, directora del Laboratorio de Psicología Experimental (Labpsico) y Catedrática de Psicología Experimental de la Universidad de Deusto que defiende que la adicción a Internet no existe y que el uso excesivo de la misma no es una adicción.

Y algo que comenzó como una broma… está siendo un gran negocio para muchas clínicas.

Amber Case: Ahora todos somos ciborgs. TED Talks


TED
TED

Hacía mucho que no pasaba por la web de TED que siempre nos trae sorprendentes ponencias.

Os presento la interesante reflexión que hace Amber Case sobre la “ciborgización” de la sociedad. “Todos somos ciborgs” pretende ser una crítica de las dependencias que desarrollamos hacia la tecnología.

“La tecnología nos está haciendo evolucionar, dice Amber Case, a medida que nos convertimos en homo sapiens mira-pantallas que se lo pasan haciendo clic en botones. Hoy en día dependemos de los “cerebros externos” (los teléfonos celulares y las computadoras) para comunicarnos, recordar, e incluso para vivir vidas secundarias. Pero, en última instancia, estas máquinas ¿van a conectarnos o a doblegarnos? Case ofrece una visión sorprendente de nuestro «yo ciborg».”