XXVI Congreso de la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria (CAMFiC)


Más salud a la comunidad… Protegemos la Medicina de Familia

Los próximos 26 y 27 de Octubre de 2017 se celebrará el XXVI Congreso de la CAMFiC en l´Ampolla.

Os dejo con la carta de presentación de los comités científico y organizador. Continúa leyendo XXVI Congreso de la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria (CAMFiC)

37 Congreso semFYC #MADsemFYC. Tu médico te cuida: Actividad física… marcha saludable y zumba!!!


Congreso semFYC

Durante los próximos 4, 5 y 6 de mayo vamos a celebrar en el Palcio de Congresos de Madrid el 37º Congreso semFYC. Durante esta semana os vamos a contar una serie de actividades llenas de ciencia y arte paralelas al programa congresual y la participación del Grupo Nacional de Nuevas Tecnologías en el Congreso.

Las actividad física es una forma idónea de prevención de patología cardio-cerebrovascular y de todos sus factores de riesgo (hipertensión, hipercolesterolemia, diabetes mellitus, obesidad). También estilos de vida sedentarios se han relacionado con mayor riesgo de procesos tumorales y de patología degenerativa articular y ósea.

Además el ejercico físico mejor la autoestima, es coadyuvante en el tratamiento de patología psiquiátrica y a partir de cierta edad, mejora la autonomía.

Pero requiere un esfuerzo y un compromiso personal por parte de cada uno de nosotros.

Captura de pantalla 2017-04-24 a las 18.25.49.png

Por esta razón en nuestro congreso vamos a estimular el ejercicio físico de varias maneras.

Madri+salud.pngAsí, en el XXXVI Congreso de la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria (semFYC) nos unimos a la RUTA WAP  organizada por  Madrid+Salud, invitando a los vecinos  a participar  en  esta  marcha el que saldrá desde el CMS Centro Madrid Salud Hortaleza y que finalizará en el recinto del Palacio Municipal de Congresos Juan Carlos I.

Captura de pantalla 2017-04-24 a las 18.20.55

RUTA WAP

Y en el Centro Deportivo Municipal de Barajas con Zumba Fitness invitamos a los vecinos de la zona  a una sesión práctica de baile tipo ZUMBA.

Captura de pantalla 2017-04-24 a las 18.23.42.png

ZUMBA

cartel zumba.005

 

 

da el primer paso

 

Research Gate, una red social para científicos


Research GateResearch Gate es una red social para científicos con sede en Berlín y Boston que desde el año 2008 ofrece una búsqueda semántica de artículos a texto completo compartidos por los propios autores con la posibilidad de contactar con ellos y crear grupos de trabajo a través de herramientas colaborativas.

Cuenta ya con más de 3 millones de autores muchos de ellos hispanoparlantes y una colección cada vez más abundante de artículos compartidos muchos de ellos en español.

Se trata de un punto de encuentro de ciencia y científicos donde podemos localizar personas claves en un determinado campo de conocimiento y establecer una red social de ciencia con contactos muy interesantes desde el punto de vista profesional.

No se trata exclusivamente de una red sociales para investigadores biosanitarios, sino que podemos encontrar otros campos del conocimiento como la sociología, el arte, la ingeniería o las matemáticas.

Esta plataforma pone a disposición de la comunidad investigadora una serie de aplicaciones que sirven para impulsar y consolidar la cooperación y el intercambio de conocimientos. Los investigadores ya disfrutan de acceso a un buscador semántico que procesa resúmenes científicos y busca otros similares en diversas bases de datos

El acceso es gratuito y tenemos que cumplimentar un perfil inicial con una fotografía, un pequeño resumen de nuestra actividad profesional, datos sobre nuestras líneas de investigación o conocimiento, contacto (desde nuestro teléfono a perfiles en otras redes sociales), instituciones para las que trabajamos o colaboramos y sociedades científicas a las que pertenecemos. Desde el primer momento ya podemos subir artículos indicando la fecha de publicación, el resto de autores y la revista donde se ha publicado. Hay que tener en cuenta que la difusión a texto completo de una serie de artículos puede vulnerar los derechos de propiedad intelectual que son cedidos a las editoriales de las revistas en las que publicamos por lo que en algunas ocasiones es posible que no tengamos el derecho de publicar la obra.

La propia plataforma tiene herramientas con las que:

  1. Rastrea bases de datos de publicación científica y nos remite un correo en el caso que detecte un nuevo artículo publicado por nosotros que no hayamos subido a la plataforma. Nos indica además, según las condiciones de derechos a autor de la revista en que se ha publicado, si podemos o no subir el texto completo.
  2. Si un autor sube un artículo en el que constamos como co-autores, nos remite un nuevo correo de manera que podemos incluir de manera sencilla este nuevo artículo a nuestro perfil.
  3. Sistema para solicitar una copia privada al autor de un artículo que no hayamos podido subir a texto completo por no tener la licencia para ello.
  4. Creación de un índice (RGscore) que nos otorga una reputación en la comunidad dependiendo de las contribuciones con artículos, la participación en la red, los comentarios realizados y las interacciones con otros miembros de la comunidad. Nos ofrece también nuestra posición relativa entre el global de la comunidad dependiendo del valor de nuestro RG.
  5. Estadísticas relativas a nuestra actividad y contribuciones (visitas a nuestro perfil, lecturas de cada uno de nuestros artículos y número de veces que se ha citado un artículo nuestro).
  6. Ofertas de empleo relacionadas con nuestro perfil académico e investigador.
  7. Crear hilos de debate o discusión alrededor de preguntas realizadas por otros miembros de la comunidad.
  8. Crear grupos de trabajo virtuales en torno a temas concretos o líneas de investigación.

Además cuenta con un buscador semático muy interesante con el cual podemos localizar artículos actualizados sobre un tema determinado de consulta o investigación, obtenerlos a textoi completo y en el caso que no estuvieran disponibles, tenemos la posibilidad de contactar con el autor para solicitar una copia privada.

Research Gate2

El valor de la comunidad es elevado y según mi experiencia personal se tarda un tiempo menor a una semana en recibir una copia de un artículo a texto completo normalmente acompañada de un comentario del autor del mismo con lo que se crea un vínculo interesante y una puerta abierta a poder entablar una conversación sobre este tema. En el caso que el artículo esté subido a la plataforma tenemos acceso directo al mismo.

Como en todas las comunidades de personas, la actividad de la comunidad va a depender de la participación que haga cada uno de los miembros. Es interesante participar y mantenerla viva ya que se trata de una herramienta útil con la que adquirir conocimiento y crear vínculos profesionales con los investigadores clave en temas concretos construyendo nuestra red personal de aprendizaje.

La comunidad tiene presencia en otras redes sociales generales como un cuenta de Twitter (@ResearchGate) y página de Facebook

Crowdfounding y Revista Comunidad


revista comunidadLa Revista Comunidad , una de las vías de comunicación del Programa de Actividades Comunitarias en Atención Primaria (PACAP) de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), ha pasado por numerosos momentos y actualmente está en una complicada situación de financiación.

Se trata de una publicación clásica con su número cero publicado en papel en el año 1997 y desde entonces ha podido publicar un número anual agrupando la mayoría de actividades comunitarias realizadas en las diferentes comunidades autónomas y sirviendo de vía de comunicación entre profesionales sanitarios interesados en dichas actividades.

Para su supervivencia en formato digital necesita una ayuda valorada en unos 5.985 euros para tener una plataforma digital y editar el primer número de la revista en este formato exclusivo.

Para obtener el dinero se ha optado por una fórmula de crowdfounding a través de la plataforma Verkami donde podemos colaborar con pequeñas aportaciones a partir 10 euros podemos obtener numerosas ventajas y descuentos en material o congresos semFYC.

Pero lo más importante es que la Revista Comunidad podrá seguir siendo un referente de las actividades comunitarias… ese “apellido” muchas veces olvidado de médicos (as) y enfermeras (os) de familia.

Por ahora ya hay 300 euros… poco a poco los conseguiremos ¿una ayudita?.

“La transformación social es posible, queremos difundir nuestro conocimiento para que otros puedan aprovecharlo en la intervención en su entorno. Queremos conseguir una publicación sanitaria con factor de impacto para mostrar la eficiencia y efectividad de las actividades comunitarias.”

 

Política sanitaria en Sistemas de Información en la Comunidad de Madrid


A través de la cuenta de Twitter Afectados APMadrid (@AfectadosAPMad) descubrimos este mensaje que nos da acceso a la intervención del Dr. Rodríguez, portavoz del PP en la Asamblea de Madrid, en relación con los sistemas informáticos.

2013-06-07_1255

El enlace nos da acceso a la intervención del Dr. Francisco Javier Rodríguez Rodríguez en esta Asamblea.

El Ilmo. Sr. Rodríguez Rodríguez, según los datos que existen en la página web de la Asamblea de Madrid es: “Licenciado en Medicina y Cirugía. Doctor en Medicina y Cirugía. Médico Especialista de Medicina Interna. Médico Especialista de Nefrología. Catedrático de Patología General de la Facultad de Medicina Complutense. Vicedecano de la Facultad de Medicina. Jefe de la Unidad de Hipertensión del Hospital General Universitario Gregorio Marañón. Presidente del Partido Popular de Las Rozas. Concejal de Las Rozas de 1983-1998. Consejero de Telemadrid 1995-2001. Diputado Asamblea de Madrid desde 1987. Portavoz de Sanidad del Grupo Popular. Miembro de la Junta del Partido Popular de Madrid. Miembro de la Comisión Regional y Nacional del Partido Popular.”

En la intervención nos llama la atención, entre otras cosas,  el párrafo marcado en el documento:

“..entre los profesionales, hay algunos que les pones delante del ordenador y les horripila; es decir, que no están habituados a él. No pasa como con los jóvenes que han nacido ya con el sistema informático. Sin embargo, hay médicos y profesionales que no son médicos, que ven un ordenador y les da miedo tocar la tecla, como si fuera a morder. Eso hay que tenerlo en cuenta y eso puede influir en que a algunos se les cuelgue el sistema, porque a lo mejor han dado mal una tecla o no lo usan adecuadamente.”

Nos gustaría hacer varias reflexiones en este punto:

  1. Los profesionales del Servicio Madrileño de la Salud tienen el mismo pèriodo de aprendizaje en el uso de sistemas informáticos relacionados con su profesión que no tiene porqué ser muy diferente al de cualquier profesional de cualquier empresa en la que se ha implementado un sistema informático. La formación que se dió en su momento fue escasa para algunos profesionales y poco personalizada y eso ha hecho que los profesionales que nos manejamos un poco mejor con el sistema hayamos sido formadores informales de algunos de nuestros compañeros.
  2. No parece buena estrategia responsabilizar al usuario de un sistema (de cualquier sistema) de la funcionalidad del mismo.
  3. Una pregunta: ¿Qué sistema se “cuelga” por dar mal una tecla?.

Creo que los Sistemas de Información en la Comunidad de Madrid (que es la que conozco) son muy mejorables y no solamente en el sentido que propone a lo largo de su exposición (fundamentalmente la compatibilización de sistemas en las diferentes Comunidades Autónomas; e incluso iría más allá buscándo estándares en toda la Unión Europea ya que con la “movilidad exterior” de muchos españoles tendríamos que ocuparnos que sus datos en salud fueran con ellos).

Hasta ahora tenemos historias clínicas informatizadas en Atención Primaria y Atención Especializada con dificultades de conexión. Personalmente en mi consulta dispongo de “visores” a través de los cuales puedo “ver” la información pero no integrarla (informes clínicos de segundo y tercer nivel asistencial, imágenes radiológicas o resultados analíticos que en la mayoría de los casos no puedo integrarlos como variables.

Seguimos teniendo plataformas y pidiendo a los informáticos que hagan equilibrios para intentar que se “vean”… pero hay que hacer que “se hablen y escuchen” que es muy diferente.

Además de ello no dispongo de:

  • Posibilidad de integrar imágenes en la historia clínica del paciente por lo que nos tenemos que conformar con la descripción textual de pruebas de diagnóstico por imágenes, electrocardiogramas o lesiones cutáneas. ¿tan complicado sería integrar imágenes?.
  • Algún sistema de comunicación con compañeros de otros niveles asistenciales dentro de la misma plataforma clínica. tan solo comunicación a través de una cuenta de correo electrónico.

Cada vez que inicio la consulta en mi Centro de Salud tengo que abrir:

  • El correo electrónico.
  • El visor del radiología de mi hospital de referencia.
  • El visor de analítica de mi hospital de referencia.
  • APMadrid (Historia clínica electrónica en la Comunidad de Madrid).

Abrir todos estos programas tampoco va a “colgar” el sistema pero aseguro que consume la escasa memoria RAM de la que dispongo en mi terminal. Una solución sería no tenerlos todos abiertos, pero a media mañana, es mucho más difícil conectarme con el hospital y prefiero tenerlos abiertos desde primera hora de la mañana.

Pero creo que la gran reflexión que se debe hacer es ¿ a quien pertenecen los datos sanitarios?. Da la sensación que los datos pertenecen al médico que ha solicitado la prueba ya que aunque la teoría que narra el Dr. Rodríguez a lo largo de su intervención en la Asamblea de Madrid es casi perfecta, la realidad es diferente. La gran diferencia es que como profesional puedo acceder a la información, pero no al dato; puedo acceder a documentos .pdf que a veces no puedo ni siquiera copiar porque están protegidos y tengo que copiar esa información en la historia clínica informatizada de APMadrid teniendo el texto… pero no el dato.

En fín, al contrario de lo que usted opina, creo que hay mucho que mejorar.

Esta reflexión expresa opiniones personales de su autor y no necesariamente la opinión de la SoMaMFyC

Hermes: el heraldo de los dioses


Hermes, el heraldo de los dioses, se nos ha presentado hace unas pocas semanas como una nueva plataforma para profesionales sanitarios que ha nacido bajo el bautismo y gestación de Julio Mayol y el aire fresco que nos ofrece la Unidad de Innovación del Hospital Clínico de Madrid.

Hermes, ese dios maestro de la palabra, ese dios de los pastores y los viajeros; precisamente nos ofrece albergue a los viajeros de las redes del siglo XXI y nos permite intercambiar la palabra a través de foros, grupos y reuniones virtuales.

Un nuevo proyecto alque auguramos un gran futuro y que en pocos días ha visto un crecimiento más que aceptable ya que ya me están llegando por correo anuncios de nuevas personas que quieren que enlacemos nuestros prefiles e invitaciones para participar en anuevos grupos de discusión.

Nota de prensa:

La plataforma, denominada Hermes, se ha puesto en marcha en septiembre de 2011 en el Hospital Clínico de Madrid. Julio Mayol, director de la Unidad de Innovación de este hospital e impulsor de Hermes, asegura que permitirá “mejorar el entrenamiento médico a través del aprendizaje autodirigido” y “otorgará una mayor repercusión social” a quienes vuelquen sus conocimientos en ella. Además, permitirá la explotación de los conocimientos en esta red por parte de otros profesionales fuera del sistema.

Hermes ha sido desarrollada por la empresa española Abadía. Es una plataforma multidispositivo de código abierto basada en el concepto de ‘computación en nube’ para entornos de entrenamiento. Consiste en un canal de comunicación 3G entre la nube y la tableta (o cualquier otro dispositivo) y que dará acceso ubicuo a las últimas novedades en distintas patologías, técnicas quirúrgicas y manejo de equipamientos médicos sofisticados.

A través de la conversión del conocimiento en imagen, Hermes ofrece a los profesionales sanitarios la posibilidad de entrenarse en estas nuevas técnicas mediante simuladores de situaciones clínicas y operaciones con modelos virtuales en 3D basados en datos reales. También podrán crearse un perfil e incluir en él su currículo, visitar el punto de televisión o la tienda virtual, y paulatinamente irán sumándose otras aplicaciones. Según señala Juan José Abadía, director de Abadía, en dos años esperan haber desarrollado un total de 10.000 aplicaciones que usarán unos 38.000 usuarios. En este desarrollo podrán intervenir también otras empresas que puedan añadir contenido de valor a la plataforma, puesto que está desarrollada en código abierto y su código fuente estará al alcance aquellos que paguen por una licencia para usarlo.

Con ello, Abadía espera amortizar el gasto del desarrollo de la plataforma, que la empresa ha puesto gratuitamente a disposición del Hospital Clínico (y de cualquier otro centro interesado en implantarla). No obstante, según indica Abadía, el grueso de beneficios prevé recibirlo de los usuarios, ya que algunos de los contenidos serán de pago. Además, tanto Abadía como el Hospital Clínico confían en obtener ingresos, a repartir entre ambos, de la venta de la licencia de la plataforma a hospitales y centros sanitarios de todo el mundo que quieran implantarlo.