Calidad de productos sanitarios en un mundo a alta velocidad


La tecnificación de la salud y de los dispositivos sanitarios ya sea para el diagnóstico, seguimiento o tratamiento de enfermedades o procesos sigue una curva exponencial. Las organizaciones sanitarias están adecuando los protocolos de aprobación de estos dispositivos para adecuarse a la salida de los mismos al mercado ¿serán capaces de estar a la altura de este ritmo frenético?, ¿la velocidad de aparición de herramientas superará a la velocidad en que éstas se aprueben para su uso?, ¿se deteriorarán los estándares de calidad?.

Los viejóvenes aún estamos en activo y, como somos muy inquietos, intentamos estar lo más actualizados posible. En mis épocas de estudiante y residente había muy poca tecnificación asociada  a los procesos de diagnóstico y tratamiento de procesos y enfermedades. Tensiómetros, glucómetros, electrocardiógrafos o ecógrafos desde un punto de vista general; y especialidades más tecnificadas como el diagnóstico por imagen (aparatos de tomografía o resonancia nuclear magnética) y especialidades médicas y quirúrgicas con instrumentos mucho más específicos como la oftalmología, la cardiología, otorrinolaringología, anestesia y cuidados intensivos.

Para los pacientes la cantidad de aparatos relacionados con su salud era también muy limitada con los primeros tensiómetros digitales domésticos, glucómetros y poco más.

El contacto de los sanitarios con herramientas altamente tecnificadas era minoritario, específico de servicios hospitalarios muy concretos y la velocidad de aparición de nuevas herramientas mucho más lenta.

Con el desarrollo de sistemas de comunicación aplicados a aparatos con señales digitales se desarrolla una inicial “telemedicina” con la posibilidad de acceso remoto a datos de salud. Se desarrollan los primeros sistemas que permiten comunicar al paciente en su domicilio con su médico, comunicaciones entre niveles asistenciales o monitorización a domicilio. Cada vez se desarrollan sistemas de comunicación más seguros, sensores más fiables y la cultura sanitaria se va acomodando a estas nuevas herramientas.

En la actualidad la velocidad de aparición de nuevos instrumentos sanitarios es más rápida debida a numerosas causas:

  1. Cada vez dependen menos del hardware (máquina) y más del sofware (programación) por lo que la innovación es más sencilla, barata y rápida.
  2. La inteligencia artificial y el aprendizaje automático genera sistemas autoprogramables y en mejora continuada.
  3. El abaratamiento de la producción hace posible que aparezcan cada vez más sistemas de alta tecnología de uso doméstico.

La velocidad de aparición de nuevas herramientas (apps para sistemas móviles, wearables, herramientas robóticas, impresiones en 3D, relaciones de variables a través de bigdata) es cada vez más rápida.

Medical_Devices_Through_Life

Todos los productos sanitarios están sometidos a una estrictas normas de regulación para su producción y comercialización tanto en la Unión Europea como en Estados Unidos por lo que cada nuevo sistema, aparato de medida, herramienta diagnóstica o de tratamiento, ha de ser aprobada por la FDA americana o la EMEA europea que son la agencias encargadas.

Hace pocos meses llegó a nuestro correo electrónico la reseña de un interesante artículo “Medicine Is Going Digital. The FDA Is Racing to Catch Up” en el que se nos plantea el problema de tiempo y recursos necesarios para la aprobación de productos sanitarios que se generan cada vez a mayor velocidad.

Plantea la posibilidad de que exista una “doble velocidad” de aprobación de comercialización de estos productos, más exigente para empresas “menos confiables” y más sencillo para “empresas confiables”. De esta manera las agencias reguladoras actuarían como servicios de seguridad que son más exigentes (y tienen más control) con personas (empresas) conocidas que con otras que lo sean menos y que aún no se han ganado su confianza.

De esta manera herramientas de grandes empresas que ya tienen productos aprobados por la FDA tendrían una regulación más laxa y empresas que están iniciando su andadura tendrían unas normas más estrictas para lograr la aprobación (comercialización) de su producto.

Se nos plantean varias dudas a este respecto desde el punto de vista de la innovación industrial:

  1. Se puede penalizar la innovación. Una idea generada por una empresa poco conocida y que inicia su andadura a partir de la misma saldría perjudicada frente a una idea peor de otra empresa conocida.
  2. El tiempo desde la generación de la idea en el seno de una gran empresa hasta la comercialización de un producto sería mucho menosr en empresas conocidas que en desconocidas. Todos sabemos que estar el primero en el mercado supone una ventaja, por lo que se beneficiaría a empresas establecidas en el mercado frente a nuevas empresas con el riesgo que el número de empresas sea mucho menor.
  3. Posiblemente, para muchos innovadores, sea más rentable vender la idea que iniciar la aventura de generar un producto.

Pero también se nos generan dudas respecto a la calidad del producto fiinal para el consumidor.

  1. Si una empresa sabe que sus estándares van a ser más laxos, ¿no se corre el riesgo de que los requisitos internos de calidad sean también más laxos?.
  2. En un momento donde estar el primero en el mercado ofrece una ventaja comercial enorme, ¿no primará este hecho frente a la calidad final del producto?.
  3. ¿Llegaremos a tener productos de baja calidad en el mercado con una garantía de calidad de estas agencias poniendo en riesgo la seguridad del paciente?.

Es cierto que algo hay que hacer algo, pero posiblemente, esta doble vía no esté exenta de peligros importantes donde los ciudadanos podemos ser quienes tengamos que asumir riesgos que pueden afectar a nuestra salud.

Reflexión 2: Exigimos calidad ¿también para nuestro cerebro?


diarrea_mentalA través de uno de los innumerables grupos de Whatsapp que continuamente iluminan la pantalla de mi movil (y que me obligan a silenciarlo la mayoría del tiempo) me ha llegado un enlace a una columna escrita por Manuel Vicent en El País y que titula “A la carta“.

Allí hace una acertada reflexión en las diferentes exigencias que filtramos a dos órganos de nuestro cuerpo: nuestro cerebro y nuestro estómago.

Si cada vez somos más exquisitos con nuestros estómagos (restaurantes de calidad, comida “gourmet”, alimentos ecológicos…), somo menos exquisitos con nuestros cerebros.

Nuestros estómagos protestan sin los maltratamos pero tras una purga son capaces de liberarse de alimento o los alimentos que han alterado su función.

Pero la basura que aloja nuestro cerebro tarda mucho más en ser purgada.

Mucha de esta basura viene de medios de comunicación (desde información mediatizada hasta formatos de divulgación un tanto escandalosos “con la bendición de la audiencia”) y entre los medios de comunicación, por supuesto, podemos meter a Internet.

Si repasamos lo que ocurre en Internet en un minuto (en la entrada de ayer) y comparamos cómo va aumentando el consumo voraz que hacemos entre el año 2016 y 2017 nos podemos hacer una idea de lo que este medio está suponiendo en horas de consumo.

Si bien no podemos hacer nada (o muy poco) para modificar los contenidos de los medios tradicionales (podemos siempre cambiar de canal, apagar el televisor o ver una serie o película), sí podemos ser más cuiddosos en los contenidos que emitimos o redistribuimos en redes sociales.

Sobre todo los que de forma activa mantenemos este monstruo llamado Internet, tenemos la responsabilidad ineludible de pensar. De pensar en la calidad, intencionalidad, veracidad e independencia del material que elaboramos o retransmitimos en nuestras redes.

Si generamos basura, impactará en el cerebro de nuestros lectores (seguidores) y seremos responsables de diarreas mentales de terceros para las cuales hay poco tratamiento. Posiblemente un apagón digital (más allá del apagón del tiempo vacacional) será muy bueno para prevenir trastornos funcionales de nuestro cerebro.

Como propone Manuel Vicent en su artículo:

“También se puede aplicar al cerebro la dieta mediterránea para desintoxicarlo. He aquí la carta: una mínima dosis de noticias imprescindibles, un buen libro en la mesilla de noche, alguna serie de TV, música clásica y el móvil siempre apagado.”

 

Apps en salud. Luces y sombras procedentes de Gran Bretaña


Luces y sombrasCuando hace un par de años empezaron a desarrollarse de forma masiva aplicaciones para terminales móviles en relación a la salud  ya decíamos que necesitábamos una regulación clara para poder determinar qué aplicaciones eran útiles y cuales no.

Las discusiones se establecen en quién debe asumir la responsabilidad final y establecerse como el garante de la calidad de las aplicaciones  y cómo se establece la misma, aunque ya existen directrices en la Unión Europea sobre los mínimos de calidad exigibles a las apliaciones.

Quien es el garante.

Posiblemente una institución pública (ministerio, consejería de salud, colegio profesional) debería liderar estas iniciativas. Posiblemente con la distribución de nuestro estado y las diferencias de visión de colectivos profesionales podráimos tener múltiples criterios, clasificaciones y valaraciones de una misma aplicación dependiendo de quien y cómo la valore.

Posiblemente una institución privada posdría asumir la tarea de valorar las apliacacioens siguiendo una serie de criterios tanto en la estructura, la usabilidad, los contenidos y la aplicabilidad de la misma. Uno de los problemas podría ser los potenciales conflictos de intereses a los que se viera sometida esta valoración y, en caso de éxito, las cantidades de nuevas metodologías de valroación que harían que aparecieran numerosos criterios y clasificaciones al igual que en caso anterior.

¿Una institución mixta que diaera cabida a todos los actores e intereses?… Manos a la obra.

Cómo se ofrece la garantía.

Posiblemente dejar que el mercado (usuarios ya sean los propios profesionales o los usuarios finales pacientes) sean los únicos que valoren la aplicación no parece una validación completa.

Tampoco lo sería el extremo contrario, es decir, una valoración exclusoivamente técnica sin la opinión de los usuarios finales.

Abogamos por un sistema mixto donde existan unos criterios mínimos de calidad (programación, usabilidad y contenidos) y entre la aplicaciones que superen estos mínimos, un ranking de popularidad.

Miestras que en nuestro país las iniciativas para valroar calidad de aplicaciones están iniciándose, es  destacable que en el Reino Unido nos llevan unos años de ventaja,

En la primavera pasada (abril de 2015) se desarrolló uun documento de uso de aplicaciones en salud editada por el Real Colegio de Médicos.

Los puntos clave de este documento son:

  • No debe usar aplicaciones médicas, incluyendo aplicaciones web, que no cuentan con la marca CE.
  • Debe comprobar que la versión actual que está utilizando tiene la marca CE.
  • Si no hay ninguna marca CE, debe recomendar a los desarrolladores de la aplicación que la obtengan y dejar de utilizarla hasta que la aplicación esté acreditada.
  • Siempre ejercer juicio profesional antes de confiar en la información de una aplicación.
  • Siempre asegúrese de que toda la información que está utilizando es para el paciente adecuado (algunas aplicaciones guardarán los datos de la última vez que se utilizan).
  • Si detecta algún problema con las aplicaciones utilizadas con fines médicos (tales como errores de cálculo), por favor, informe de inmediato a la de Medicamentos y Productos Sanitarios Agencia Reguladora (MHRA)
  • Si desarrolla una aplicación que está destinada para su uso en cualquier contexto médico en Europa, se necesita una marca CE.
  • A lo largo de la UE, incluyendo el Reino Unido, todos los dispositivos médicos y aplicaciones puestos en el mercado deben cumplir con los requisitos de las Directivas y Reglamentos de Dispositivos Médicos.
  • Los dispositivos de clase I requieren su fabricante o representante del Reino Unido que registrarse con la MHRA y para auto-certificar el cumplimiento de una lista de requisitos esenciales.
  • Las aplicaciones complejas pueden requerir la intervención de un organismo para su evaluación antes de que la marca CE sea concedida.

Esta marca CE  sigue una metodología contrastada de las recomendaciones de la Comisión Europea necesario para que las aplicaciones obtengan el aval adecuado.

Una cuestión es que la aplicación tenga un contenido de calidad y sea útil en el sentido que pueda ofrecer información al usuario, pero ¿qué repercusión tiene sobre el estado de salud de la población?, ¿de verdad son útiles?, ¿han demostrado un mejor control de enfermedades o una disminución de la mortalidad?…

El uso de aplicaciones en salud se ha convertido en un punto de interés desde el surgimiento de los teléfonos inteligentes. En un reciente artículo publicado en el BMJ que ofrece un comentario de Des Spence quien dijo que la mayoría de las aplicaciones “no han demostrados su eficacia y su uso no es científico”.

Con estas publicaciones se están cuestionando el valor de las aplicaciones y de los wearables… aunque sean de calidad ya que no tenemos ensayos clínicos los suficientemente grandes ni extendidos en el tiempo como para demostrar que el uso de estas aplicaciones son beneficiosas para la salud.

Aunque la lógica nos pueda decir que en algunas enfermedades donde se ha demostardo que el autocontrol es beneficioso para l amejoría del proceso (p ej diabetes), y estas herramientas lo que aporten sea una mayor facilidad del control de las variables a medir por parte de los afectados… ¿Qué ocurre en las personas sanas?.

Cada vez aparecen aplicaciones y wearables que están orientados a la promoción de actitudes saludables en población sana dedicadas al mantenimiento de una dieta saludable, ejercicio físico… por ahora hay pocos ensayos clínicos aunque existen indicios que registros de peso  (apps relacionadas con la pérdida de peso), registros de glucemias en diabéticos y recuentos de calorías pueden tenr cierta utilidad en algunos grupos de pacientes.

  1. Effectiveness of a Smartphone application and wearable device for weight loss in overweight or obese primary care patients: protocol for a randomised controlled trial.
  2. Effectiveness of a smartphone application for weight loss compared with usual care in overweight primary care patients: a randomized, controlled trial.
  3. Randomized, controlled pilot trial of a smartphone app for smoking cessation using acceptance and commitment therapy.
  4. Patients’ experiences of using a smartphone application to increase physical activity: the SMART MOVE qualitative study in primary care.

Temas polémicos en Wikipedia


wikipediaDesde este blog nos hemos declarado en más de una ocasión como grandes defensores de Wikipedia como compendio del sabre universal en trabajo colaborativo en salud.

Frente a las críticas de datos erróneos o de riesgo de tener acceso a información  inexacta siempre ofrecemos la misma perspectiva y preguntamos a quien duda… ¿por qué no corriges tú los datos erróneos que has visto reflejados en Wikipedia?.

Lo que pasa es que mucha gente piensa que la redacción de wikipedia es cosa de otros y no es consciente de la potencia colaborativa de la herramienta.

Ya en septiembre de 2010, un grupo de médicos, científicos y estudiantes de medicina que escriben artículos médicos en Wikipedia llaman a sus compañeros a unirse a ellos en sus esfuerzos para proporcionar al mundo la suma de todo el conocimiento médico de manera libre y gratuita. La Wikipedia se ha convertido en el recurso al que acuden estudiantes, profesionales y cualquier persona con ansia de conocimiento para consultar dudas. Aunque el colectivo aplica métodos para detectar los cambios fraudulentos y revertirlos lo antes posible, borrar páginas e incluso bloquear cuentas debemos ser conscientes de las limitaciones de la enciclopedia libre en temas científicos.

En un artículo de opinión publicado en el Journal of Medical Internet Research sostienen que se están subestimando las posibilidades de usar Wikipedia como herramienta para la promoción de la salud en todo el mundo, mencionan su alcance global inigualado y dan ejemplos de cómo la enciclopedia de Internet está siendo utilizada en proyectos humanitarios

Heilman, James M, Eckhard Kemmann, Michael Bonert, Anwesh Chatterjee, Brent Ragar, Graham M Beards, David J Iberri, et al. «Wikipedia: A Key Tool for Global Public Health Promotion». Journal of Medical Internet Research 13, n.o 1 (31 de enero de 2011): e14. doi:10.2196/jmir.1589. Texto completo

 

Pero el conocimiento en salud no es ajeno a influencias políticas o creencias y os mostramos algunos ejemplos y una serie de estudios al respecto de esta afirmación.

Con más de 77.000 editores activos en todo el mundo y unos 14.000 nuevos al mes, muchas de las entradas de esta enciclopedia libre de internet sufren cambios frecuentes. Algo que se hace aún más evidente en aquellos artículos que suscitan diferencias de opinión entre los editores y entre ellos hay muchos aspectos relacionados conla salud que tienen connotaciones políticas, religiosas, morales o de otra índole de opinión.

El 30 de noviembre de 2011, el artículo de la Wikipedia inglesa dedicado a la lluvia ácida la definía en su primera línea como un “un montón de mentiras”. Un editor anónimo había cambiado el párrafo introductorio y añadido esta durísima sentencia. Aunque la modificación fue revertida, al día siguiente figuraba en su lugar una alusión a las deposiciones de perros y gatos. A los cinco minutos hubo otra corrección.

Gene Likens de Universidad de Connecticut decidió estudiar este fenómeno volatilidad de los contenidos  después de observar la sucesión de modificaciones que el texto de la lluvia ácida sufrió a finales de 2011. Quería comprobar si aquel tira y afloja se alargaba en el tiempo y si era una tendencia extendida entre los temas científicos.

 

Wilson, Adam M., y Gene E. Likens. «Content Volatility of Scientific Topics in Wikipedia: A Cautionary Tale». Editado por Hussein Suleman. PLOS ONE 10, n.o 8 (14 de agosto de 2015): e0134454. doi:10.1371/journal.pone.0134454. Texto completo

 

Likens ha analizado junto al investigador Adam Wilson el historial de ediciones de otros dos temas controvertidos como son el cambio climático y la evolución. Los han comparado con los de algunos artículos menos polémicos los del modelo estándar de física de partículas, el heliocentrismo, la teoría de la relatividad y la deriva continental. De todos ellos han considerado los cambios registrados entre 2003 y 2012 en la Wikipedia en inglés, y han extraído una tasa diaria de edición, el número medio de cambios (las palabras añadidas, borradas o modificadas) y la cantidad de visitas diarias que recibían los artículos.

resultados

 

De este trabajo se concluye que hay una serie de artículos conflictivos en los que hay muchas modificaciones y en los que pueden existir información que no esté alineada con la evidencia científica actual y esté contaminada con opinión.

Por ello la propia Wikipedia ha respondido a los autores a través de su blog en el que aseguran que:

  • Una mayor tasa de cambios no es sinónimo de inexactitud o falseda.
  • Disponen de un equipo de voluntarios numeroso y con gran capacidad de trabajo que vigilan para atajar el vandalismo.
  • Afirman que “el estudio solo demuestra que los temas controvertidos son eso, controvertidos”.
  • La muestra es muy pequeña (solo se han evaluado 7 artículos de los más 35 millones de artículos existentes en las diferentes lenguas) y no se han seleccionado de forma aleatoria

Maher, K, Barbara J. «Despite headlines, frequent edits don’t cause inaccuracy « Wikimedia blog», 18 de agosto de 2015. Accesible en

Incluso existe artículos que nos indican que a mayor número de correcciones y de actualizaciones de un artículo concreto existe una mayor calidad de la información del mismo.

“Desde su creación hace seis años, la enciclopedia en línea Wikipedia ha acumulado 6,40 millones de artículos y 250 millones de ediciones, han contribuido de manera no dirigida 5,77 millones de voluntarios. A pesar del aparente caos de los más de 50 millones de ediciones elaborados por unos 4,8 millones de contribuyentes de los 1,5 millones de artículos de Wikipedia en inglés se siguen ciertas normas generales con regularidad continuada. Se demuestra una correlación importante entre la calidad del artículo y el número de ediciones que valida la Wikipedia como un esfuerzo de colaboración exitosa.”
.

Wilkinson, Dennis M., y Bernardo A. Huberman. «Assessing the value of cooperation in Wikipedia». First Monday 12, n.o 4 (2 de abril de 2007).  Texto completo

Auditorías para la calidad de aplicaciones en salud


appsqualityLa Sociedad Madrileña de Medicina de Familia y Comunitaria (SoMaMFyC) y App´sQuality, dentro del convenio de colaboración firmado el año pasado, presentan el curso “La certicación de aplicaciones móviles en el ámbito de la salud”.

Se trata de un curso de tres medias jornadas con un total de 15 horas de formación en aspectos legistativos y reguladores para el desarrollo de aplicaciones móviles en el ámbito de la salud como en los procesos de auditorías.

Un temario elaborado y curso impartido por profesionales de la empresa Apps´sQuality que se ha convertido en un referente al hablar de certificación de aplicaciones de salud.

 

Os mantendremos informados!!!

“Gamificación en la formación de profesionales sanitarios”


Juegos salud

Cuando salga esta entrada estaremos en pleno II Congreso de Juegos de Salud en las dependencias de la ESNE.

A través de nuestras cuentas personales en twitter (@Viera_ka y @lubnadani) os iremos poniendo al día de lo que se vaya conciendo en el Congreso.

Nuestra ponencia, que os dejamos a continuación , será a las 17:50 y esta entrada saldrá a esa misma hora para que podáis verla los que no pudisteis acudir al evento.

No obstante podéis seguir el Congreso en streaming.

Convenio SoMaMFyC – AppsQuality


AppsQualityLa calidad de las aplicacioens es un tema que continuamente queda de manifiesto cuando hablamos de estas potentes herramientas que utilizamos como profesionales sanitarios cada vez en mayor grado y que a veces recomendamos a nuestros pacientes.

Ese etermo debate de ¿quién es el garante de la calidad de la aplicación?.

Por una parte deberemos fijarnos en la calidad de la propia aplicación: si funciona con o sin conexión a internet, si se obtiene la información en pocos pasos, si es agradable al uso, si la información se encuentra bien estructurada, si hay que introducir datos que se sepa claramente cómo y donde hay que hacerlo, que tenga sistemas de seguridad ante el error en la introducción de dtos, si se transmiten datos que se de manera cifrada y confidencial…

Desde el punto de vista sanitario deberemos saber quien, cuando y de qué manera la información que se transmite responde a la veracidad existente sobre el tema en cuestión en el momento de la evaluación.

La empresa AppsQuality de la que hemos  hablado en estas páginas hace algún tiempo y nuestra sociedad hemos firmado un convenio de colaboración que esperamos sea muy fructífero.

Ayer mismo firmamos el convenio de colaboración aunque desde algunos meses antes ya estamos alineados en el mismo camino y ya estamos realizando actividades en común que os mostraremos en el próximo II Congreso Nacional de Juegos de Salud

AppsQuality 1

SomamFyc

Empresas consultoras y calidad de apps sanitarias


En una entrada pasada hablábamos de cómo la consultora sanitaria Happtique había anunciado un sistema de certificación y evaluación de apps en salud voluntario  para ayudar a los médicos y a los pacientes a identificar  aplicaciones que son creíbles y seguras.

En ese momento no pudimos localizar el documento referido… pero ya lo hemos localizado (navegando y navegando por la red). Por su interés os lo queremos mostrar en su texto completo. “HEALTH APP CERTIFICATION PROGRAM CERTIFICATION STANDARDS”

Instituciones extranjeras y nacionales y criterios de calidad de apps en salud


Empezamos una semana donde intentaremos recopialr los documentos más interesantes sobre crietrios de claidad recogidos por diferenets instituciones sanitarias.

Empezamos por diferentes instituciones extranjeras entre las que destacamos.

FDA Regulation of Mobile Health.

NHS. Regulation of Health Apps: A Practical Guide.

MHRA. Clinical investigations of medical devices – guidance for manufacturers.

European Direcctory of Health Apps 2012-2013

Dentro de las instituciones nacionales destacamos la Estrategia de Calidad y Seguridad en Aplicaciones Móviles de Salud que ha desarrollado la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía dependiente de la Consejería de Igualdad, Salud y Política Sociales de la Junta de Andalucía y que ha desarrollado el Distintivo AppSaludable.

Sabemos que otras instituciones (Colegio de Medicos de Barcelona – Col·legi Oficial de Metges de Barcelona- COMB) están tratando de ofrecernos su visión sobre la regulación de las aplicaciones y crear algún distintio similar a su Web Medica Acreditada.

AppSaludable: distintivo de calidad de aplicaciones en salud


distintivo app saludableEn numerosas ocasiones nos hemos referido en este blog a la necesidad de la existencia de una forma de acrditación en aplicaciones en salud.

Ya existen, con mayor o menor acierto, distintivos de acreditación para páginas web y blogs como HonCode, Web Mèdica Acreditada, o la Acreditación de la Agencia de Calidad Andaluza.

Para las aplicaciones existía un vacío en nuestro medios que se ha solucionado en otros países del mundo de diferentes formas, ya sea validación por los propios usuarios (pacientes o profesionales sanitarios) o con unos criterios mínimos de calidad elegidos por alguna institución.

La Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía ha elaborado una serie de recomendaciones que pretenden fomentar el buen uso y desarrollo de las aplicaciones móviles de salud. Estas recomendaciones están dirigidas a todos los colectivos: desarrolladores, profesionales sanitarios y ciudadanía a través de su distintivo AppSaludable.

Este distintivo se basa en las 31 recomendaciones ya publicadas en la Guía de recomendaciones para el diseño, uso y evaluación de apps de salud, que se estructuran en 4 bloques:

La Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía ha reconocido la seguridad y fiabilidad de tres aplicaciones móviles de salud. iDoctus, Escuela de pacientes: aula de cáncer de mama y Salud 2.0 entre profesionales ya cuentan con el Distintivo AppSaludable.