Servicios gratuitos en Internet


Nos hemos acostumbrado a recibir servicios gratuitos en la red. No pagamos por utilidades cotidianas en nuestro día a día como nuestro correo electrónico, servicio de búsqueda en la web, gestión de archivos, almacenaje…. Pero ya hemos dicho en numerosas ocasiones que no hay nada gratis en la red.

gratis

 

Con la aparición de nuevos servicios más allá de los existentes vía web (aplicaciones para terminales móviles, chatbots) aparece de nuevo este dilema. ¿Somos capaces de pagar por se servicios que creamos importantes?.

Si hago una crítica personal, la mayoría de aplicaciones que tengo en mi teléfono son gratuitas y me ofrecen servicios muy interesantes… ¿se´ría capaz de pagar por la descarga o por el uso de servicios?.

Esta misma pregunta se la realizan quienes lanzan al mercado aplicaciones y existen diferentes puntos a tener en cuenta.

  1. Costumbre del “todo gratis” digital. Aunque el “todo gratis” ha ido cambiando. Un ejemplo ha sido el cambio de los hábitos de consumo de productos audiovisuales. La mayoría de las ocasiones no buscamos la posesión de un soporte físico (excepto para algunos fanes que puedan buscar un vinilo o una película y deseen su posesión) sino que buscamos el poder usar un servicio, ver una película o serie o escuchar una canción determinada. Actualmente disponemos de múltiples plataformas de productos audiovisuales que por un precio razonable nos permiten el disfrute del servicio multiplataforma.
    No solamente ha cambiado el sector audiovisual. Las publicaciones científicas han cambiado su modelo de negocio repercutiendo el gasto de edición en quienes generan contenidos (a cambio de visibilidad y presencia) y no en el consumidor / lector de los artículos. El sector automovilístico está en este proceso de forma que numerosas plataformas de alquiler por uso de vehículos (motos o automóviles) pueden llegar a desplazar el modelo de negocio donde no va a primar la posesión sobre el uso.
    De esta manera nos estamos acostumbrando a pagar por servicio.
  2. Existencia de aplicaciones o servicios similares que puedan tener una versión gratuita… con lo que los clientes se decantarán por “lo gratis”.

Los servicios gratuitos nos tienen vigilados. Somos su mercancía (a través de los datos que generamos) y no sus clientes. Todos estos datos que hacen referencia a nuestros gustos, aficiones, hábitos de vida, rutinas… ahora pueden ser estudiados de manera poblacional a través del BigData y generan datos que reflejan tendencias en todos los ámbitos y que son vendidos a empresas de cada uno de los sectores para que conozcan a su público potencial.

Además, estamos sectorizados y de esta manera nos bombardean con publicidad dirigida (que personalmente prefiero a la publicidad global de medios) utilizando argumentos y medios muy mejorados ya que conocen nuestro grafo social y ante la pregunta “¿sabes que nuevo libro ha comprado tu amigo fulanito en tal tienda virtual?” no podemos resistirnos en hacer un clic (y a veces hasta picamos).

Lo último fue hace unos años que podíamos subir sin límite de espacio cuantas imágenes quisiéramos en almacenes virtuales… y a los pocos meses estaba comercializado el software de reconocimietno facial muy mejorado (aunque a veces falle) a partir de entrenamiento con millones y millones de puntos faciales que nos identifican como personas. ¿casualidad?.

Pero volvamos al tema de la monetización de servicios o aplicaciones. Para ello hay que conocer bien al público usuario de la aplicación y al entorno respecto a nuestros servicios.

  1. Público diana: ¿que sistema operativo utiliza en su mayoría?, ¿pertenece a una profesión determinada?, ¿servicio de ocio o profesional?.
  2. Entorno: ¿Existen aplicaciones similares?, ¿cual es su modelo de negocio?, ¿ha tenido éxito?.

Existen tres maneras de generar dinero en aplicaciones gratuítas:

  1. A través de comercializar los datos que los usuarios van generando. Por ejemplo las aplicaciones de entrenamiento generan gran cantidad de datos sobre rutinas de ejercicio físico que son muy apreciadas por empresas del sector deportivo.
  2. Por publicidad directa. Muy molesta para el usuario (pero si el servicio merece la pena, somos capaces de soportarla de forma cómoda siempre que no interfiera demasiado). La tarificación de los servicios de publicidad está en función del número de descargas que tenga la aplicación, su uso, tipo de cliente que la utiliza y el número de clics en los banners. El problema que existe al contratar este tipo de publicidad es que estos datos han de estar cuantificados (la aplicación o servicio ha de estar en activo) para poder hacer una estimación de los ingresos que se pueden obtener por esta vía.
  3. Por la posibilidad de compras dentro de la aplicación.

Esta modalidad es cada vez más utilizada. Existen varios tipo de “compras” dentro de las aplicaciones: consumible, no consumible, suscripciones no renovables o suscripciones de renovación automática.

  1. Consumibles: El usuario compra con dinero real a través de la plataforma una serie de privilegios para debloquear opciones o servicios que se encuentran bloquedos en la aplicación gratuita.
  2. No consumibles: El usuario paga por un servicio más personalizado (por ejemplo la supresión de publicidad).
  3. Suscripciones no renovables: Periodo de prueba y pago único por el uso indefinido de la aplicación o de esa versión.
  4. Suscripciones renovables: Se paga una tarifa por tiempo (mensual, trimestral, semestral o anual).

El problema en el que estamos es que muchas ideas de aplicaciones o servicios no se ejecutan porque no está claro qué modelo de negocio pueden tener o cómo van a comportarse en el mercado digital. Para hacer y mantener actualizada una aplicación o servicio se necesita invertir mucho tiempo y dinero. Por eso cada vez que descarguemos una aplicación tenemos que pensar cuantas personas y cuantos puestos de trabajo están por detrás de ellas.

 

Apps de salud y mayores: ¿un reto pendiente?


Las aplicaciones para terminales móviles se han convertido en una herramienta sanitaria. Muchos profesionales sanitarios las utilizamos de forma cotidiana y las recomendamos a algunos pacientes. En nuestro medio la mayoría de la población a la que atendemos dispone de un teléfono inteligente y las podríamos recomendar, pero ¿qué pasa con nuestros mayores?, ¿presuponemos acaso que no las van a saber utilizar?, ¿estánn diseñadas para este grupo de población que además tiene una mayor incidencia de procesos crónicos?

 

A finales de enero se ha publicado el interesante artículo Prevalence of Health App Use Among Older Adults in Germany: National Survey en la revista mHealth JMIR.

El objetivo de este estudio fue investigar la prevalencia del uso de aplicaciones sanitarias y los factores demográficos relacionados, así como el estado de salud entre los adultos mayores en Alemania a través de una encuesta autoadministrada que remitían a los sujetos a través de correo postal.

La encuesta era larga (duración de cumplimentación de unos 45 minutos) en la que se exploraban diferentes aspectos de los participantes como: caracterización de los participantes, medida de la afabetización informática, medida del estado de salud, investigación del uso de aplicaciones generales y medida de la aceptación de aplicaciones en salud.

El trabajo de campo se realizó en verano de 2016 y se enviaron 5000 encuestas en correo postal a adultos residentes en Alemania mayores de 60 años. Se descartó el uso de una encuesta a través de Internet para evitar un sesgo de participación de usuarios más avanzados en el uso de herramientas digitales.

De las 5000 encuestas remitidas solo contestaron 576 sujetos (tasa de participación 11,56%) aunque se desconoce el número total de personas que contestaron parcial o totalmente la encuesta y no la remitieron.

La edad promedio fue 69,17 años . De los 576 participantes, 280 (48.7%) eran mujeres. Un total de 286 de 576 participantes (49.6%) usan un teléfono inteligente y 132 de estos 286 usuarios de teléfonos inteligentes (46.2%) también usan una tableta. Solo 33 de los 576 participantes (5.7%) usan una tableta sin un teléfono inteligente adicional.

Según la afirmación de los participantes con respecto al uso general o de la aplicación, se dividieron en tres grupos de usuarios: usuarios de aplicaciones de salud (n = 95), usuarios de aplicaciones generales (n = 216) y no usuarios de aplicaciones (n = 265).

Los usuarios de los tres grupos informaron al menos una enfermedad crónica por participante sin encontrarse diferencias significativas entre los tres grupos respecto a esta variable. Todos los grupos mencionaron la hipertensión con mayor frecuencia. El dolor de espalda, la artrosis y la diabetes también se mencionaron con frecuencia como enfermedades crónicas dentro de los tres grupos.

Respecto al número de aplicaciones generales instaladas en sus teléfonos. Los dos grupos (usuarios de aplicaciones de salud y usuarios de aplicaciones generales) tiene instaladas “hasta diez” aplicaciones tanto para usuarios de aplicaciones de salud (37%, 35/95) como para usuarios de aplicaciones generales (60%, 129/216).

Además, se preguntó a los participantes con qué frecuencia usan aplicaciones generales. La respuesta más frecuente dentro del grupo de usuarios de aplicaciones de salud fue “diaria” (73%, 69/95), la misma que para el grupo de usuarios de aplicaciones generales (49%, 106/216).

En relación con la aceptación de las aplicaciones de salud la razón más frecuentemente mencionada para el rechazo de las mismas en ambos grupos es la falta de confianza, seguida de preocupaciones sobre la privacidad de los datos y el temor a un diagnóstico erróneo.

Se han realizado estudios similares con diferentes tramos de edad poblacional sobre todo en Estados Unidos y en Hong Kong con diferentes resultados en cuanto al uso de aplicaciones en personas de edad más avanzada. En los Estados Unidos, el 19% de los propietarios de teléfonos inteligentes ya habían utilizado al menos una aplicación de salud en 2012 [ 1]. Sin embargo, el estudio no midió el nivel de uso entre los adultos mayores dentro de la muestra. Un estudio más reciente reveló una tasa de uso en 2015 de más del 50% en una muestra de adultos jóvenes y mayores en los Estados Unidos [2]. Un estudio diferente en Hong Kong identificó una tasa de uso de alrededor del 20% entre esta población en 2016 [3]. Las aplicaciones de salud mencionadas con más frecuencia en todos estos estudios estuvieron relacionadas con el ejercicio. Sin embargo, queda la pregunta de si los adultos mayores están dispuestos a integrar estos productos de cuidado de la salud basados ​​en la tecnología de la comunicación en sus vidas cotidianas. Para ellos, esto significa que tendrían que adaptarse a la nueva tecnología, especialmente porque son “inmigrantes digitales” que podrían no interactuar con teléfonos inteligentes y productos relacionados [4].

Aunque los estudios se han realizado con aplicaciones para teléfonos inteligentes (apps) no hay que olvidar que la tecnología va en desarrollo y que se están desarrollando otras herramientas de comunicción con aplicación sanitaria como los chatbots que pueden tener en un futuro próximo gran relevancia en el mantenimiento de la salud. Es cierto que estas herramientas son similares a sistemas de conversación que posiblemente sean más habitualmente usados por personas mayores ( tipo whatsapp o similares). Tampoco hay que olvidar otras herramientas con un presente y futuro significativo como pueden ser los wearables aunque el funcionamiento de ellas es más transparente para el usuario.

Nos parece muy interesante este artículo y otros referidos en la bibliografía, por la importancia concedida a los mayores (con más prevalencia de enferemedades crónicas) y su relación con la tecnología.

Queda al final la pregunta… ¿estamos considerando esta variable (edad) en cuanto a la facilidad de uso de herramientas digitales?

 

  1.  Fox S, Duggan M. Pewinternet. 2012. Mobile health 2012
  2. Krebs P, Duncan DT. Health app use among US mobile phone owners: a national survey. JMIR Mhealth Uhealth 2015;3(4):e101
  3. Shen C, Wang MP, Chu JT, Wan A, Viswanath K, Chan SS, et al. Health app possession among smartphone or tablet owners in Hong Kong: population-based survey. JMIR Mhealth Uhealth 2017 Jun 05;5(6):e77
  4. Prensky M. Digital Natives, Digital Immigrants Part 1. On the Horizon 2001 Sep;9(5):1-6.

 

10 inventos sorprendentes relacionados con la realidad virtual


domingoOtra de las líneas de desarrollo de las grandes empresas de comunicación y desarrollo tecnológico es la realidad virtual.

Podemos hacer una inmersión en espacios tridimensionales artificiales que pueden reproducir situaciones previamente programadas.

Actualmente no solamente podemos tener una inmersión en un espacio no real a través de la visión, sino que tenemos elementos de audición y de tacto que hacen que la percepción de este mundo virtual se vaya aproximando al real.

Las aplicaciones para el ocio y para la simulación de entrenamientos (deportivos, militares) están bastante claras y se están empezando a desarrollar

¿Aplicaciones en salud?. Vemos muchas:

Se abre un mundo de nuevas posibilidades tanto en el diagnóstico, en la formación sanitaria como en el tratamiento de los pacientes.

Desvelando las aplicaciones bibliométricas de ResearchGate


Research GateResearch Gate es una red de investigadores que permite crear un tejido social y relaciones entre profesionales dedicados de forma exclusiva o parcial a la investigación compartiendo su producción científica publicada en revistas (siempre y cuando se permita la difusión del original) o de material complementario o informal.

Además de ello permite la comunicación directa, la solicitud de material y lanzar una serie de preguntas (ycontestarlas) relacionadas con la investigación.

Tiene gran utilidad al poder ponerse en contacto con otros grupos de investigadores que estén trabajando sobre el mismo tema que nosotros, localización o solicitud de artículos científicos a texto completo, acceso a material complementario no publicado (en cualquier formato digital) y sobre todo la posibilidad de crear vínculos, solucionar dudas y participar en la comunidad.

Esta red compite con otras dos que están intentando posicionarse en el mismo mercado desde hace unos años (entre 2009 y 2011) como son Academia.edu y Mendeley.

Reserach Gate ha creado un índice específico un tanto opaco (RG score) que representa el grado de prestigio de un investigador dentro de esta red.

Este índice depende de datos obljetivos que tienen escaso impacto (número de publicaciones realizadas, impacto de las revistas donde han sido publicadas, número de citas de nuestros trabajos, número de visitas o descargas de los mismos) junto con otros menos objetivos y que dependen del grado de participación del miembro en la comunidad y no de la calidad de su trabajo en sí mismo (número de preguntas realizadas a la comunidad y número de respuestas ofrecidas).

Estos dos últimos aspectos (en grado de participación en la comunnidad) son los que tienen un mayor peso específico dentro de este índice, por lo que el RG score es más un índice de popularidad y de participación en la red que de la calidad de las publicaciones en la misma.

Podemos tener un RG score elevado en el caso de tener escasa producción, con muchas autocitas y mucha participación e interactuación en la comunidad.

De esta forma este índice no puede ser una sustitución de otros índices bibliométricos más específicos, claros y objetivos.

Aunque el índice es manipulable y ofrece una visión de popularidad de un investigador más que de la calidad o impacto de su producción, la herramienta presenta numerosas ventajas:

  • Posibilidad de buscar, localizar e interactuar con investigadores que estén trabajando en la misma línea que la nuestra.
  • Posibilidad de obtener material complementario de un artículo no publicado.
  • Posibilidad de solicitar artículos completos no localizables en la red a través de copias privadas.
  • Ver que otros investigadores o instituciones están interesados en nuestro trabajo o línea de investigación.

Todo esto es un resumen de un magnífico artículo de Enrique Orduña Malea, Alberto Martín Martín y Emilio Delgado López Cózar titulado ResearchGate como fuente de evaluación científica: desvelando sus aplicaciones bibliométricas publicado en la revista El Profesional de la Información

10 aplicaciones sorprendentes de la impresión 3D


domingoHemos visto como las impresoras 3D han irrumpido en los últimos años y ya disponemos de impresoras 3D domésticas.

Pero no vamso a hablar de impresiones tridimensionales habituales. Las aplicaciones en la industria son múltiples y se han podido imprimir (aunque de forma piloto), vehículos, casas, joyas o grandes infraestructuras de obras públicas.

Pero en relación a la salud ya se han utilizado impresoras 3D para la generación de medicamentos, prótesis mecánicas u órganos para transplante (fases muy iniciales).

Todos estos avances abaratan costes, acercan la producción a los ciudadanos y en el caso de los órganos evitan el rechazo del mismo.

Evidentemente la tecnología está aquí y se plantearán posteriores problemas éticos, de seguridad y legales que deberemos ir afrontando. Lo que está claro es que en los próximos años vamos a ser testigos de cambios relacionados con la salud que difícilmente íbamso a imaginar.

¿Participamos en esta aventura?.

Herramientas que pueden mejorar tu productividad III.


Y seguimos analizando la infografía de Gremyo

Herramientas cambiar la vida

Nos dedicamos hoy a dos aspectos importantes en la productividad: mantener hábitos y establecer recordatorios.

Mantener hábitos.

Una vez que hemos elaborado una lista de tareas y objetivos, nos focalizamos en ellos y medimos el tiempo que invertimos en cada una de las tareas, disponemos de herramientas que lo que nos permiten es mantener los objetivos propuestos en un inicio.

Nos muestra tres herramientas para ello: LifeTick, Lift.do y Goalsontrack.

Mantener habitos

LifeTick es una herramienta que nos permite marcarnos objetivos no necesariamente laborales (realizar actividad física, perder peso…), trazar estrategias para conseguirlos, monitorizarlas e ir visualizando nuestro camino hacia el éxito a través de registro de variables,

Es una buena herramienta para plantearnos metas complejas y poder ir evaluando nuestro progreso a través de una herramienta digital. Existe versión para web y para terminales móviles.

LifeTick utiliza la técnica SMART.

Lift.do (actualmente denominada Coach.me) que se trata de otra aplicación para terminales móviles que en su versión gratuita lo que realzia es un seguimiento de tareas básico aunque existen versiones de pago (facturación mensual por servicios) en los que podemos tener un seguimiento personalizado a través de técnicas de coaching. Disponen de versiones para iPhone, Android y web adaptadas a terminales móviles (teléfono, tableta y relojes inteligentes).

GoalsOnTrack es la tercera herramienta que se nos presenta. Se trata de una herramienta web con soporte para móviles en la que podemos hacer un seguimiento de nuestros objetivos marcados siguiendo los siguientes pasos: marcar objetivos, establecer estrategias de acción, realizar un seguimiento, marcar los éxitos y obtener una serie de gráficas de resultados del proceso. Se trata de una herramienta de pago con un coste anual de 68 USD.

 

Recordatorios.

Los recordatorios son herramientas que nos permiten hacer una planificación temporal de las tareas. Nos facilitan poner fechas límites de entrega e ir administrando la realización de nuestras tareas pendientes.

En nuestra infografía destacan tres herramientas: Gtask, Begin y LifeRemender.

Recordatorios

Gtask es un gestor de tareas diseñado para la sincronización con Google Task para Android, pero que también nos permite usar esta aplicación offline sin cuenta de Google. Tiene una interfaz simple, fácil de usar y es muy completa. Cuenta tanto con modo local como con modo de Cuenta de Google. Puedes sincronizar perfectamente tus tareas con la lista de tareas de Google y compartir tu lista o tarea fácilmente a través de Gmail o como nota en Google Reader, por mensaje de correo electrónico o en Google Docs.

Begin es un recordatorio de tareas, esta vez para dispositivos con iOS gratuíto con un diseño muy intuitivo que nos permite listar tareas a realizar y poder aplazarlas en caso de nos ser realizadas en el momento previsto. Tiene una interfaz muy intuitiva.

LifeReminders es otra sencilla aplicación que permite lo que ofrece, listar recordatorios de tareas a realizar con un diseño claro y sencillo.

Otras aplicaciones de este estilo pueden ser: AlarmCalender, LifeReminder, RemindIt o ntx Life

Nuevas aplicaciones en #EsportiMasters


HealthyBlueBitsEn esta bitácora ya hemos hablado, y nos hemos declarado admiradores, de dos aplicaciones relacionadas con el mantenimiento de los hábitos deportivos, ambas desarrolladas por Healthy Blue Bits con dos caras visibles y conocidas en la eSalud española como M. Ángeles Medina (@magelesmedina) y Manuel Escobar (@manuel_esc)

Una de ella está dedicada al público infantil, EsportiRevolution, con una estupenda capa de gamificación colaborativa y competitiva con una magnífica historia que acompaña al menor a lo largo de toda la actividad (¿quién no estaría dispuesto a sudar para crear una capa protectora a tu ciudad de origen para evitar una invasión extraterrestre?).

Una aplicación disponible para plataformas Android e iOS y que ya cuenta con bastantes proyectos, siendo la primera aplicación que se vendió en oficinas de farmacia.

Al cabo de los meses salió al mercado su hermana menor (por haber nacido más tarde en el tiempo) o mayor (por ir dirigida a un público más adulto), EsportiMasters,  donde nos plantean un viaje al pasado hacia ciudades que han sido sedes de Juegos Olímpicos.

El desarrollo de esta última aplicación ha hecho que se convierta, no solo en en un estímulo jugable para la realización de ejercicio físico, sino también en un verdadero sistema de registro de salud con numerosas opciones.

Un montón de novedades en los últimos meses que os pasamos a contar.

Por un lado hay un nuevo registro de actividades deportivas. Además de poder seleccionar el tipo de actidad y cuantificar la duración, podemos indicar la distancia recorrida, podemos seleccionar los acompañantes que hemos tenido en nuestra actividad, nuestro estado de ánimo al realizarla y difundirla por Twitter (¿Os acordáis de el club del paseo?).

Registro actividad esportimasters

Una de las grandes novedades es la Carpeta de Salud a la que podemos acceder desde el menú principal donde nos ofrecen numerosas nuevas opciones para tener registros relacionados con nuestra salud.

Carpeta de Salud Esportimasters

Por un lado tenemos la opción de pastillero, que nos permite crear alarmas para la toma de medicamentos ya sean tratamientos crónicos o agudos; alimentos, donde podemos seleccionar nuestros alimentos favoritos (a través de un buscador, una lista por familias o un listado A-Z) con enlaces a consejos de alimentación saludable del PAPPS ( Grupo de Educación Sanitaria y Promoción de la Salud de semFYC); constantes, donde podemos llevar un registro de las principales variables de salud (peso, talla, presión arterial, glucemia, colesterol, saturación de oxígeno, consumo de tabaco y actividad física registrada como número de pasos al día); estadísticas, donde se realizan gráficas evolutivas a partir de los registros diarios introducidos en la sección “constantes”, un listado de consejos saludables clasificados por temas y patrones con enlaces a documentos de salud de semFYC, repasar y formularios, donde actualmente existe un cuestionario sobre EPOC.

Esta aplicación dispone de un área restringida para profesionales sanitarios, un cuadro de mando donde se nos permite ver la evolución del paciente, indicarle tipos de actividades en salud y establecer una comunicación directa y personalizada.

registro profesionales

¿Acciones de futuro?. Lo único que os podemos adelantar es que los chicos de BlueBits no paran… y que en breve nos van a sorprender con nuevas posibilidades de esta herramienta, pero hasta aquí puedo leer….

Apps en salud. Luces y sombras procedentes de Gran Bretaña


Luces y sombrasCuando hace un par de años empezaron a desarrollarse de forma masiva aplicaciones para terminales móviles en relación a la salud  ya decíamos que necesitábamos una regulación clara para poder determinar qué aplicaciones eran útiles y cuales no.

Las discusiones se establecen en quién debe asumir la responsabilidad final y establecerse como el garante de la calidad de las aplicaciones  y cómo se establece la misma, aunque ya existen directrices en la Unión Europea sobre los mínimos de calidad exigibles a las apliaciones.

Quien es el garante.

Posiblemente una institución pública (ministerio, consejería de salud, colegio profesional) debería liderar estas iniciativas. Posiblemente con la distribución de nuestro estado y las diferencias de visión de colectivos profesionales podráimos tener múltiples criterios, clasificaciones y valaraciones de una misma aplicación dependiendo de quien y cómo la valore.

Posiblemente una institución privada posdría asumir la tarea de valorar las apliacacioens siguiendo una serie de criterios tanto en la estructura, la usabilidad, los contenidos y la aplicabilidad de la misma. Uno de los problemas podría ser los potenciales conflictos de intereses a los que se viera sometida esta valoración y, en caso de éxito, las cantidades de nuevas metodologías de valroación que harían que aparecieran numerosos criterios y clasificaciones al igual que en caso anterior.

¿Una institución mixta que diaera cabida a todos los actores e intereses?… Manos a la obra.

Cómo se ofrece la garantía.

Posiblemente dejar que el mercado (usuarios ya sean los propios profesionales o los usuarios finales pacientes) sean los únicos que valoren la aplicación no parece una validación completa.

Tampoco lo sería el extremo contrario, es decir, una valoración exclusoivamente técnica sin la opinión de los usuarios finales.

Abogamos por un sistema mixto donde existan unos criterios mínimos de calidad (programación, usabilidad y contenidos) y entre la aplicaciones que superen estos mínimos, un ranking de popularidad.

Miestras que en nuestro país las iniciativas para valroar calidad de aplicaciones están iniciándose, es  destacable que en el Reino Unido nos llevan unos años de ventaja,

En la primavera pasada (abril de 2015) se desarrolló uun documento de uso de aplicaciones en salud editada por el Real Colegio de Médicos.

Los puntos clave de este documento son:

  • No debe usar aplicaciones médicas, incluyendo aplicaciones web, que no cuentan con la marca CE.
  • Debe comprobar que la versión actual que está utilizando tiene la marca CE.
  • Si no hay ninguna marca CE, debe recomendar a los desarrolladores de la aplicación que la obtengan y dejar de utilizarla hasta que la aplicación esté acreditada.
  • Siempre ejercer juicio profesional antes de confiar en la información de una aplicación.
  • Siempre asegúrese de que toda la información que está utilizando es para el paciente adecuado (algunas aplicaciones guardarán los datos de la última vez que se utilizan).
  • Si detecta algún problema con las aplicaciones utilizadas con fines médicos (tales como errores de cálculo), por favor, informe de inmediato a la de Medicamentos y Productos Sanitarios Agencia Reguladora (MHRA)
  • Si desarrolla una aplicación que está destinada para su uso en cualquier contexto médico en Europa, se necesita una marca CE.
  • A lo largo de la UE, incluyendo el Reino Unido, todos los dispositivos médicos y aplicaciones puestos en el mercado deben cumplir con los requisitos de las Directivas y Reglamentos de Dispositivos Médicos.
  • Los dispositivos de clase I requieren su fabricante o representante del Reino Unido que registrarse con la MHRA y para auto-certificar el cumplimiento de una lista de requisitos esenciales.
  • Las aplicaciones complejas pueden requerir la intervención de un organismo para su evaluación antes de que la marca CE sea concedida.

Esta marca CE  sigue una metodología contrastada de las recomendaciones de la Comisión Europea necesario para que las aplicaciones obtengan el aval adecuado.

Una cuestión es que la aplicación tenga un contenido de calidad y sea útil en el sentido que pueda ofrecer información al usuario, pero ¿qué repercusión tiene sobre el estado de salud de la población?, ¿de verdad son útiles?, ¿han demostrado un mejor control de enfermedades o una disminución de la mortalidad?…

El uso de aplicaciones en salud se ha convertido en un punto de interés desde el surgimiento de los teléfonos inteligentes. En un reciente artículo publicado en el BMJ que ofrece un comentario de Des Spence quien dijo que la mayoría de las aplicaciones “no han demostrados su eficacia y su uso no es científico”.

Con estas publicaciones se están cuestionando el valor de las aplicaciones y de los wearables… aunque sean de calidad ya que no tenemos ensayos clínicos los suficientemente grandes ni extendidos en el tiempo como para demostrar que el uso de estas aplicaciones son beneficiosas para la salud.

Aunque la lógica nos pueda decir que en algunas enfermedades donde se ha demostardo que el autocontrol es beneficioso para l amejoría del proceso (p ej diabetes), y estas herramientas lo que aporten sea una mayor facilidad del control de las variables a medir por parte de los afectados… ¿Qué ocurre en las personas sanas?.

Cada vez aparecen aplicaciones y wearables que están orientados a la promoción de actitudes saludables en población sana dedicadas al mantenimiento de una dieta saludable, ejercicio físico… por ahora hay pocos ensayos clínicos aunque existen indicios que registros de peso  (apps relacionadas con la pérdida de peso), registros de glucemias en diabéticos y recuentos de calorías pueden tenr cierta utilidad en algunos grupos de pacientes.

  1. Effectiveness of a Smartphone application and wearable device for weight loss in overweight or obese primary care patients: protocol for a randomised controlled trial.
  2. Effectiveness of a smartphone application for weight loss compared with usual care in overweight primary care patients: a randomized, controlled trial.
  3. Randomized, controlled pilot trial of a smartphone app for smoking cessation using acceptance and commitment therapy.
  4. Patients’ experiences of using a smartphone application to increase physical activity: the SMART MOVE qualitative study in primary care.

Investigación made in Apple II.


Continuando con la entrada de ayer vasmos a realziar un repaso por los principales estudios de investigación que se están llevando a cabo utilizando aplicaciones en salud.

Estos ensayos clínicos sond e crucial interés ya que contribuirían a esclarecer si la mSalud tiene un papel importante en el tratamiento y seh¡guimiento de pacientes con enfermedades y si aporta algún valor añadido frente al seguimiento habitual de los pacientes.

Puede ser que la satisfacción de los usuarios sea mayor (tanto para los pacientes como para los profesionales), pero ¿demostrarán que un seguimiento más exhaustivo del apciente sirve para que éste sea capaz de tomar decisiones?, ¿servirá para demostrar que existe una mayor eficiencia al poder actuar de manera más precoz en las reagudizaciones disminuyendo los días de ingreso hospitalario o los días laborales perdidos?…

Estamos esperando resultados de los ensayos que os vamos a mostrar y seremos muy cautos a la hora de leernos el apartado de material y métodos para ver las variables elegidas, cómo se han medido y qué tipo de medidas se han realziado.

En la actualidad, varios de los centros médicos más prestigiosos del mundo ya utilizan ResearchKit para estudiar a fondo algunas de las enfermedades más graves:

Asthma Health appAsma: El hospital Mount Sinai, el Weill Cornell Medical College y LifeMap han desarrollado la app Asthma Health para entender mejor las causas que provocan la enfermedad. Esta app ayuda a los participantes a evitar las zonas donde la calidad del aire podría empeorar sus síntomas. Puesto que el estudio hace un seguimiento de los síntomas de cada individuo, los investigadores esperan poder personalizar más y mejor los tratamientos.

 

mPower ParkinsonEnfermedad de Parkinson (EP): Los síntomas de la EP son tan variados que muchas preguntas siguen aún sin respuesta. Partiendo de esa base, la University of Rochester y Sage Bionetworks han creado la app mPower para medir con precisión datos como la destreza, el equilibrio, la memoria y la forma de andar. Esta información podría ayudar a los médicos a entender la relación entre los síntomas y la EP y a los participantes empezar a reconocer la aparición de los síntomas.

GlucoSuccessDiabetes: El Massachusetts General Hospital ha desarrollado la app GlucoSuccess, que permite entender cómo determinados aspectos de la vida de una persona —dieta, actividad física y medicamentos— afectan a sus niveles de glucosa en sangre. La app también ayuda a los participantes a identificar de qué modo la alimentación y la actividad física influyen en sus niveles de glucosa, lo cual les permite conocer la relación entre estos factores y tomar medidas para mejorar su propio bienestar.

 

Breast CancerCancer de mama: El Dana-Farber Cancer Institute, la Fielding School of Public Health de la UCLA, Penn Medicine y Sage Bionetworks han desarrollado la app Share the Journey. Su objetivo es saber más sobre los efectos a largo plazo de la quimioterapia en el cáncer de mama. Los participantes pueden utilizar la app para aportar información detallada sobre su nivel de energía, habilidades cognitivas y estado de ánimo. El estudio pretende encontrar formas de mejorar la calidad de vida de los pacientes después de los tratamientos.

 

My heart countsEnfermedades Cardiovasculares: La app MyHeart Counts surge de la colaboración de la Stanford Medicine y la University of Oxford. Se basa en encuestas y pruebas para evaluar con mayor precisión la relación entre actividad y estilo de vida de los participantes y los riesgos de padecer enfermedades cardiovasculares. Estos datos permiten a los investigadores saber cómo proteger mejor el corazón de los pacientes.

 

 

Autism and beyondAutism & Beyond: La app Autism and Beyond ha sido diseñada por la Universidad de Duke y Duke Medicine en colaboración con la Universidad de Pekín. El estudio tiene como objetivo probar una tecnología de vídeo que puede analizar las emociones y el comportamiento del niño. Algún día podría ser utilizadas para el diagnóstico precoz de sospecha de autismo y de trastornos menores del comportamiento como la ansiedad infantil o las rabietas ofreciendo a los padres tengan herramientas que les ayuden a entender a sus hijos y encontrar ayuda si la necesitan.

epi watchEpiWatch: Un equipo de la Universidad Johns Hopkins ha desarrollado la app EpiWatch, que pretende utilizar el acelerómetro y el pulsímetro del Apple Watch para detectar el inicio y la duración de las convulsiones en casos de epilepsia. Estos resultados pueden ser enviado a un médico o servicio de urgencias y mensajes de alerta a familiares. Se pretende determinar los factores desencadenantes de crisis comiciales y valorar otras variables como toma de medicación, ejercicio o exposición a determinados estímulos que pueden ser determinantes a la hora de desencadenar una crisis comicial.

Investigación made in Apple


Health-IconA principios de marzo de este año 2015 la empresa Apple presentaba el ResearchKit, una aplicación complementaria de código abierto sobre la que cualquier desarrollador podía comenzar a programar aplicaciones que se comunicaran de forma directa con el programa Health de Apple.

En el programa Health se van almacenando una serie de variables sobre salud que seencuadran en las categorías: constantes vitales, forma física, medidas corporales, nutrición, resultados, salud reproductiva y sueño.

AppleHealthEstas variables se pueden introducir de manera manual por parte del propio interesado o bien de forma transparenet para nosotros como usuarios a través de sistemas medidores que se conectan via inalámbrica con nuestro teléfono (básculas, tensiómetros, glucómetros…) o aprovechar sistemas que ya están incorporados en nuestro terminales como el GPS, acelerómetro o giroscopia que nos van a servir para contabilizar pasos y calcurar distancias recorridas (cuantificar ejercicio y gasto calórico)

Podemos desarrollar en esta plataforma abierta el registro de cualquier variable biológica que nos interese y desarrollar un sistema específico de medida para ella o de registro manual. De esta forma los investigadores tendrán un estupendo cuaderno de recogida de datos electrónico que estará enposesión del propio paciente.

Esto tiene grandes ventajas y desventajas.

Por un lado la confidencialdiad de los datos. Cuando según la legislación intentamos construir un cuaderno de recogida de datos electrónico (eCRD) nos topamos con una legislación muy estricta respecto al cifrado y anonimizado de los datos de manera que nunca podamos saber a quienes pertenecen (confidencialdiad) y que los datos estén cifrados de manera que si la base de datos es pirateada no se pueda obtener información de la misma (seguridad).

En el casod e utilizar el ResearchKit, los datos están en una nube que pertenece a la compañía Apple y no podemos estar seguros si el acceso a los mismos es exclusivo por parte del equipo investigador o si , de alguna forma, esos datos que estamos volcando van a poder llegar a otras personas.

Por otro lado la aleatoriedad de la selección de muestra se ve sesgada. Por un lado no todos van a poder ser seleccionados (solo quienes dispongan de un terrminal de Apple) por lo que ya hay una selección de categoria o nivel socioeconómico importante. Pero en cambio, podría ser interesante para seguir a una cohorte de afectados por un proceso determinado.

Actualmente tenemos herramientas capaces de gestionar una cantidad de variables y de valores para cada una de ellas enorme. De esta forma el exceso de información o de valroes para una variable lo que va a hacer es afinar más los resultados sin complicar excesivamente la gestión de los datos.

La existencia de Universidades y Centros de Investigación de gran prestigio y seriedad internacional junto con proyectos de gran envergadura, hacen posibles proyectos  multicéntricos, internacionales, con manejo de gran cantidad de datos de salud y presumiblemente con la capacidad de obtener resultadops muy potentes en menos tiempo y con inversiones mucho menores en trabajo de campo.

Los sesgos de la selección de la muestra (voluntarios de un nivel socioeconómico más elevado y con cierta preocupación en su salud) pueden ser los límites más importantes a la hora de interpretar los resultados de los mismos.

Pero viendo los centros participantes, no podemos negar que buena parte del futuro puede ir por este camino.

Captura de pantalla 2015-10-21 a las 19.46.41