Proyecto #stoptabaco31demayo


stoptabaco31demayoEl día 31 de mayo es la fecha elegida por la Organización Mundial de la Salud como Día Mundial Sin Tabaco.

El tabaco es la principal causa de muerte evitable en el mundo y la OMS nos ofrece datos escalofriantes:

  • El tabaco mata hasta a la mitad de sus consumidores.
  • El tabaco mata cada año a casi 6 millones de personas, de las que más de 5 millones son consumidores del producto y más de 600 000 son no fumadores expuestos al humo de tabaco ajeno.
  • Casi el 80% de los mil millones de fumadores que hay en el mundo viven en países de ingresos bajos o medios.

Con la entrada un tanto negativa del día de ayer, tenemos hoy la satisfacción de presentaros un nuevo proyecto que utiliza herramientas digitales para concienciar a profesionales y ciudadanos de las ventajas de abandonar este mal hábito en salud.

El proyecto #stoptabaco31demayo está formado por un grupo de profesionales sanitarios que trabajan de forma directa con este problema y están concienciados de la importancia del mismo como problema de salud individual y pública.

A través de vídeos semanales en su página de YouTube no muestran por medio de vídeos de corta duración píldoras formativas e informativas sobre diferentes aspectos del tabaquismo: ¿por qué debo preocuparme por este problema siendo profesional sanitario?, ¿cómo debo abordar una entrevista con un fumador?, ¿cómo explorar la motivación para dejr de fumar?, ¿qué herramientas dispongo?…. y empiezan en enero, para que a finales de mayo ya dispongamos de una cantidad importante de información.

El proyecto está formado por un nutrido grupo de profesinales de la salud que en un proyecto colaborativo van a aportar sus conocimientos para hacernos partícipes en el mismo:

¿Qué nos gusta de este proyecto?:

  1. Que no hay nadie ni nada detrás de ellos. No hay empresas ni instituciones que puedan influir de forma directa o indirecta en sus contenidos.
  2. Que son profesionales con gran experiencia y conocimientos en este ámbito.
  3. Que han utilizado un mensaje a través de videopíldoras muy digeribles y de metabolismo rápido entre el público a quien va dirigida la campaña.
  4. Que es una campaña para profesionales y ciudadanos.
  5. Que solo han creado una página de YouTube y una etiqueta para identificarse en redes… Ellos sí van a utilizar las redes como herramienta y no como fin ya que no tiene perfiles como proyecto, solo una potente etiqueta (larga pero de fácil recuerdo).

Os recomendamos una visita a sus contenidos en vídeo o al menos un clic para ver alguno de ellos (seguro que os van a llegar a tarvés de muchos medios sociales en Internet) ya que en pocos minutos obtenemos información abundante y de calidad.

Veremos entre enero y mayo cuanto debate suscitan… esperamos que mucho.

 

¿Hacia dónde va la eSalud?


caminoEsta pregunta seguro que nos la hemos hecho muchas personas cuando reflexionamos un poco sobre la situación actual de la salud digital.

Existen muchos encuentros multidisciplinares en los que tenemos contacto entre los sanitarios que estamos relacionados de una forma u otra con la salud digital con los técnicos que programan y desarrollan aplicaciones diversas relacionadas con la esalud. Muchos encuentros pero aún no ha habido un matrimonio… ni siquiera una aventura

La reflexión que ha dado origen a esta entrada ha surgido tras salir de uno de ellos, el acto de presentación del II Hackaton Salud, que tuvo lugar en Madrid el 17 de enero. He tardado en escribirla porque posiblemente haya sido una de las entradas más pensadas y meditadas de este blog.

En este acto participaron varios proyectos en diferentes fases de desrrollo presentándonos los pasos que han dado y el trayecto que les queda por recorrer. En el cronograma de su acción como empresa había hueco para un plan estratégico, un periodo de pruebas del producto, un plan financiero y un plan de marketing. Todo ello fundamental para el desarrollo de una empresa.

Pero estamos hablando de salud. Es decir de mejorar la cantidad y/o calidad de la vida, de prevenir la aparición de enfermedades, de mejorar la rehabilitación de procesos o de controlar procesos crónicos y para ello es necesario realizar una serie de acciones que posiblemente solo tengan cabida en el campo de la salud: demostrar que la acción de estos productos tiene impacto en la calidad o la cantidad de vida a medio o largo plazo, es decir medir su impacto en salud.

Es difícil, muy difícil y algunas de las actividades que realizamos en la consulta no están claramente relacionadas con un impacto positivo en salud y posiblemente sea uno de los retos más importantes en los próximos años.

Cuando intentamos hermanar tecnología-salud y empresa no solamente es necesario tener un producto rentable, competitivo y técnicamente funcional, sino que además hay que tener un producto que tenga impacto en salud… y eso hay que medirlo y demostrarlo a través de proyectos de investigación (ensayos clínicos) en condiciones reales (pragmáticos) y hasta que no lo hagamos tendremos un producto que funciona pero que no ha demostrado que sirve para lo que decimos que sirve.

A mi juicio hay varios errores que se están cometiendo desde el desarrollo de aplicaciones en salud digital:

  1. El éxito técnico de conseguir un sensor que sea capaz de medir una variable biológica no quiere decir que tenga una repercusión en salud. Como ejemplo extremo siempre digo que puede ser un éxito de la ingieniería tener un sensor que mida cadmio en cerumen… pero ese dato no me sirve en la clínica.
  2. Medir solo es medir: no es controlar. Cada vez tenemos más terminales que registran más variables y no por tener monitorizado a una persona la tenemos controlada en sus variables. Por otro lado ¿qué sentido tiene que una persona sana tenga una monitorización de variables biológicas?: ninguno. Al contrario puede originar alarma ser consciente de cómo ante ciertas circunstancias (cotidianas y resultados de la propia vida) sube la tensión arterial hasta cifras muy altas, la frecuencia cardiaca, la temperatura corporal y otras muchas variables sin que ello signifique la expresión de una enfermedad o de un mal control.
  3. Desconocemos el impacto a medio o largo plazo en salud del uso de una determinada tecnología. Está demostrado que si controlamos las cifras de glucemia de un diabético, la repercusión de esta enfermedad sobre su salud va a ser menor… pero tenemos que demostrar que nuestro dispositivo ofrece en condiciones reales un mejor control de cifras de glucemia y ésto se mantiene a lo largo del tiempo (no tiene impacto en salud que un diabético esté bien controlado durante una semana en su vida). Si además es capaz de demostar que con el uso de ese dispositivo se disminuyen las complicaciones, los ingresos hospitalarios, los eventos adversos de la enfermedad y la mortalidad… entoncer iremos por buen camino.

Si no recorremos este camino, el matrimonio entre sanitarios y técnicos nunca se va a producir. Tendremos desarrollados numerosos productos que técnicamente serán impecables pero existirá un rechazo a su uso por los sanitarios porque no han demostrado desde la prespectiva de la salud ningún impacto en mejora de calidad o cantidad de vida y eso llevará a la frustración de muchos equipos de trabajo que tendrán un producto pero se quedará en un entretenimiento caro.

La salud digital tiene una proporción de salud y otra de digital. Los encuentros no deben ser fugaces en encuentros puntuales, sino que los sanitarios deberían estar integrados en equipos de trabajo de desarrollo de productos de esalud y actuar en dos momentos fundmentales del proceso.

  1. Al inicio para dar respuesta a la pregunta: ¿este desarrollo técnico da solución a un problema en salud?.
  2. Al final para dar respuesta a la pregunta: ¿este producto supone una mejora en la vida de el grupo de pacientes a los que va dirigido?.

Posteriormente se plantearán otras cuestiones que ya se están plateando con la industria farmaceutica sobre el conflicto de interés existente que los desarrolladores de un producto sean quiene soportan el gasto de la investigación del impacto en salud del mismo… pero eso vendrá más adelante.

Sigámonos conociéndonos y hablando, creando un lenguaje común y poniendo a los pacientes en el cenro de nuestro trabajo.

Hoy es Domingo de… La medicina en Star Wars


Star Wars es, en casi todos los sentidos, a lo que aspira el desarrollo de la tecnología por parte del ser humano. Naves espaciales capaces de recorrer la galaxia gracias a la velocidad de la luz, espadas y pistolas láser, la capacidad de vivir en diversos planetas, la fuerza… todo lo que todos deseamos en el futuro. ¿Quién no quiere pilotar un X-Wing?

Sin embargo, la medicina en Star Wars sorprendentemente no está muy evolucionada. También es cierto que en la saga nuestros héroes no aparecen enfermos. ¿Os imagináis a Han Solo ayudando a Luke a destruir la Estrella de la Muerte con un catarro? ¿O a Rey con una lumbalgia mientras lucha contra Kylo Ren?

Sin embargo la medicina sí que aparece en la saga en tres situaciones que vamos a explicar.

La primera tiene que ver con las heridas tras las peleas con sable láser. Hay tres situaciones de este tipo: cuando el conde Dooku le corta la mano a Anakin en el episodio II y cuando Darth Vader hiere a Luke justo antes de decir la frase más famosa del cine. Las dos situaciones se resuelven de la siguiente manera: le implantan una mano robótica. ¿De verdad? ¿Pueden hacer viajes intergalácticos pero reconstruyen manos amputadas con robots? Si es cierto que tiene su merito, pero nosotros estamos a punto de conseguir esto. Lo de las naves espaciales lo dejamos para otro momento.

Otra situación es, para mí, la más dramática, y es cuando fallece Padme. Antes de morir Padme da a luz a Luke y a Leia. Si os acordáis del episodio III Padme no fallece a causa del parto, sino porque no tiene ganas de vivir. Esto nos da pistas de que en el universo Star Wars existen depresiones galopantes que hacen que la gente muera de forma más rápida. Y todavía no han aparecido fármacos o terapias para tratarlas. Están igual que nosotros.

Y la situación más grave de tipo médico es cuando Obi-Wan consigue vencer a Anakin, casi al final del episodio III. Anakin sufre quemaduras por todo el cuerpo y por todos sus órganos; realmente es el odio lo que le mantiene vivo. Para seguir viviendo, Anakin necesita un exoesqueleto que le proteja sus heridas y pueda respirar: así es como nace Darth Vader. Esto sí que es novedoso: tratamiento de las quemaduras mediante exoesqueletos que protejan a la piel del exterior. Aunque ahora mismo la medicina abordaría este tema mediante terapias de regeneración epidérmica o incluso clonación o imprimir esta piel en impresoras 3D, los médicos de Star Wars prefieren utilizar estos exoesqueletos.

Aunque parezca que he hecho un análisis peyorativo de la medicina en Star Wars, no lo es. Curan las amputaciones y las quemaduras con exoesqueletos robóticos. Hace unos años esto era impensable, sólo posible en las películas. Pero la ficción, nuestros sueños más futuristas, se están convirtiendo en realidad.

Nuestra participación en el Health2.0 Madrid


captura-de-pantalla-2017-02-04-a-las-10-43-02Hace unas semanas, los organizadores de este evento madrileño, Javier J Díaz y Jose Miguel Cacho, contaron con nosotros para participar junto a Dubitat e Inneva Farma en el 8 Health 2.0 Madrid.

Cuando leáis esta entrada estaremos a punto de comenzar el encuentro en esta ocasión centrado en “NOVEDADES Y TENDENCIAS EN LA COMUNICACIÓN DIGITAL” con tres participaciones interesantes:

  • “Nuevas tendencias de comunicación entre médico y paciente: los chatbots”, a cargo del Dr. José Ávila, Grupo de Nuevas Tecnologías de la SoMaNFyC.
  • “Transformación digital en la comunicación médico-paciente”, a cargo de María Jesús Salinas, de Dubitat.

  • “Comunicar y formar al paciente mediante 3D”, a cargo de Rocío Molina, de InnevaPharma.

Y sí, nos hemos decidido a hablar de los chatbots, tocar un poco las diferencias entre inteligencia artificial y virtual, los asistentes virtuales, y los chatbots…. creemos que pueden ser herramientas interesantes para la aplicación en información a la población en ciertos temas de salud (contenidos en salud, informativos, hábitos saludables de vida o recursos).

Nos gustaría vernos esta tarde… pero si no podéis queremos compartir con todos nuestra aportación a la jornada.

 

Serial RCP: el futuro (IV)


Hemos hablado de los diferentes artilugios que hay para realizar RCP. Hemos visto la importancia de los DEAs, el LUCAS y los drones ambulancia. ¿Pero qué nos depara el futuro?

El futuro más próximo está encaminado a alertar a los servicios de emergencia de la forma más rápida posible a través del móvil. Actualmente los móviles son el centro de control de los wearables, widgets que nos permiten monitorizar diversas funciones del cuerpo. El móvil o los smartwatches podrán detectar la aparición de esta parada cardiorrespiratoria, poniendo en marcha el aviso de la urgencia lo más rápido posible. Esto, como hemos visto en post anteriores, es fundamental. Cada segundo que adelantemos en el inicio de las maniobras de resucitación, mayor es la probabilidad de no tener consecuencias a largo plazo.

Hemos dicho una palabra clave: wearables. Y estos pueden ser claves en el futuro de la RCP; y no solo en avisar. ¿Pueden realizar la RCP? Tenemos ya relojes inteligentes que pueden medir la frecuencia cardiaca de una persona. ¿Se podrían desarrollar programas que detectaran alteraciones en la conducción de los impulsos eléctricos y corregirlos? Hace tiempo escuché que en el futuro, los soldados iban a llevar millones de wearables para medir estas funciones biológicas. Y además iban a llevar camisetas que actuarían como los DEAs, de tal forma que si un soldado sufren una parada cardiorrespiratoria en un área aislada y de difícil acceso, la camiseta iniciaría de forma automática la reanimación. Tal vez en un futuro, estas camisetas no solo las lleven los soldados, sino todo el mundo.

Sin embargo creo que el futuro de la RCP se basa en algo fundamental: la educación población. Si enseñásemos a la gente qué pasos son lo que debe realizar ante una situación así, la tasa de fracaso de RCP sería mucho menor. La enseñanza de la RCP a través de aplicacione móviles o simuladores de realidad virtual son realmente el futuro de la RCP

Serial de RCP: los drones ambulancia (III)


Seguramente ya hayas visto este video. Por más que lo vea, me sigue pareciendo alucinante

https://www.youtube.com/watch?v=2eIADbc7qLI

Se trata probablemente de una de las aplicaciones más útiles de los drones. Estos drones combinan dos cosas: la tecnología de los drones y el uso de los DEA. Combinamos la capacidad de los drones de llegar rápidamente a cualquier lado con la eficiencia de los DEAs. El resultado puede ser asombroso.

Otra gran ventaja que tienen estos drones es que están en comunicación directa con un profesional sanitario, de tal forma que si el familiar de la persona afectada o quien esté atendiendo al paciente no sabe qué hacer, pierde los nervios, etc… escucha la voz de una persona, una persona que tiene que ser el guía en esos momentos cruciales en el que cada segundo cuenta.

Este tipo de dispositivos serían útiles principalmente en localizaciones aisladas, como podrían ser poblaciones pequeñas sin hospital, en la naturaleza… Gracias a nuestro móvil, el dron es capaz de llegar a nuestra posición mediante geolocalización. Este tipo de herramienta es poco útil en lugares con dispositivos DEA, como campos de fútbol o centros comerciales.

Porque el objetivo de este dron ambulancia no es más que el llevar un DEA a un sitio donde no lo hay y así poder comenzar con la RCP lo más pronto posible. De hecho, los servicios de urgencia deberían acudir al lugar; pero partimos con la ventaja que hablábamos de los DEAs: la capacidad de iniciar la RCP lo antes posible y provocar un aumento de la supervivencia.

Los drones y la salud, especialmente en situaciones de emergencia, están condenados a entenderse. La rapidez con la que estos dispositivos son capaces de llegar al lugar de los hechos los hace extremadamente útiles. Y más si incorporamos dispositivos como los DEA o, incluso, el propio LUCAS, que hablábamos anteriormente. Y, además del dispositivo, la capacidad de que un profesional te atienda a través de la llamada que has hecho. Telemedicina en estado puro

Serial de RCP: el LUCAS (II)


Continuamos con este serial de RCP tecnológico hablando de un dispositivo que, aunque no es lo más moderno que existe, me sigue pareciendo un artilugio MARAVILLOSO. No es muy conocido, aunque tiene un nombre que nos suena a todos bastante: es el LUCAS.

Aunque su aspecto es más bien hosco y parece que ha sido fabricado en el siglo XX antes de Cristo, esta herramienta ha salvado muchísimas vidas. El funcionamiento del LUCAS es el siguiente: actúa como una persona en la Reanimación Cardiopulmonar, es decir, da las compresiones torácicas tan vitales en la RCP. Pero lo hace de una forma constante, a la misma intensidad y sin distracciones; es decir, lo hace una máquina.

Aquí os dejo un vídeo en Youtube del funcionamiento del LUCAS

https://www.youtube.com/watch?v=rmeXYigAgB0

Como podéis ver en el vídeo, tiene otra ventaja, además de realizar las compresiones torácicas rítmicas de misma intensidad, y es que permite liberar a un usuario de realizar la RCP, la persona que debería estar haciendo las contracciones. Esta persona queda liberada de tal función y puede realizar otras, como poner vías, exploración física, etc.

Pero surge la pregunta del millón: es realmente efectivo.

Según este editorial de “The Journal of the American Society of Anesthesiologists” el uso del LUCAS presenta una mejoría en los resultados de la RCP, ya que las compresiones realizadas son de mayor calidad que las hechas por los humanos. Sin embargo, señala que la demora en instalar el LUCAS o el no realizar compresiones adecuadas mediante la instalación de este dispositivo por estar distraidos pueden ser dos factores a tener en cuenta respecto a los inconvenientes. Es cierto que existe un caso de lesión pancreática fatal tras el uso de este tipo de dispositivos (Deras, P, Manzanera, J, Millet, I, Charbit, J, Capdevila, X Fatal pancreatic injury due to trauma after successful cardiopulmonary resuscitation with automatic mechanical chest compression.. Anesthesiology. (2014). 120 1038–41) pero, según el editorial, es solo un caso, estando la RCP manual no exenta de riesgos.

Es otro paso más hacia la RCP perfecta. Puede que no exista, pero vamos buscándola. El uso de estos dispositivos, aunque no sea muy extendido, es eficaz y hace que salvemos la vida a muchas personas.

Serial de RCP: los DEAs (I)


Empezamos un serial que ocupara cuatro post sobre uno de los temas que más transcendencia tiene en la urgencia: la parada cardiorrespiratoria.

La parada cardiorrespiratoria es una de las principales causas de muerte fuera del ámbito hospitalario. Se producen aproximadamente unas 30.000 muertes al año en nuestro país debido a muerte súbita y, en alguno casos, muy llamativas, como el futbolista del Sevilla Antonio Puerta.

Una de las características fundamentales de esta enfermedad es que el tiempo, la rapidez de actuación, es fundamental. Es cierto que en una sociedad donde el mejor amigo del hombre no es el perro, sino el smartphone, hace que las comunicaciones y las noticias vuelen. Los servicios de urgencias pueden ser informados de que una persona sufre una parada cardiorrespiratoria apenas minutos, por no decir segundos, después de que ésta empiece, por lo que la respuesta sanitaria es bastante rápida. Pero mientras llegan los servicios de urgencia, perdemos tiempo, un tiempo que puede ser maravilloso, ya que a mayor tiempo de parada, mayores son las consecuencias y complicaciones.

Ha quedado claro que el tiempo de actuación es fundamental, por lo que se han desarrollado dispositivos encaminados a reducir este tiempo de actuacóon. Un ejemplo de esto son el desarrollo de los DEAs.

Los DEAs o Desfibriladores Externos Automaticos son unos aparatos portátiles que diagnostican y tratan por sí solos las paradas cardiorrespiratorias por alteraciones en el sistema de conducción del corazón. Estos dispositivos impulsan un estimulo eléctrico continuo a las células del corazón, reiniciando el sistema de conducción  y haciendo que  éste vuelva a latir a un ritmo normal.

En este vídeo de la Junta de Castilla y León explican como funciona los DEAs.

De hecho, como dice el vídeo, es un dispositivo que no necesita formación profesional; lo pueden utilizar tanto personal sanitario como personal no sanitario, dado que es el propio desfibrilador el que te indica lo que tienes que hacer y es el mismo el que trata la arritmia.

Debido a esta facilidad de uso, en España existe una normativa que se insta a que en sitios con gran afluencia de publico, tales como estadios de fútbol o centros comerciales, estén presentes estos dispositivos.

La pregunta del millon: ¿funcionan? Acorde con los datos presentados en el ultimo congreso de la Sociedad Española de Cardiología, estos dispositivos aumentarían un 30% la supervivencia de personas que padecen un episodio de muerte súbita; es decir, salvarían cerca de 7.500 vidas.

En resumen, los DEAs son dispositivos sencillos, fáciles de transportar, que pueden ser utilizados por personal no sanitario, que tratan a la persona mientras llegan los servicios de emergencia, aumentando la probabilidad de supervivencia tras un episodio de muerte súbita en un 30%. Pero no son los únicos dispositivos para tratar esta urgencia.

Hoy es domingo de…”yo también lo he leído”


domingoEl domingo pasado os propusimos un pequeño juego para ver cuántos de nuestros lectores leen el contenido del enlace difundido en las redes sociales y cuántos lo difunden sin leer.

Este tema vino por las intervenciones de varios de los participantes en la primera mesa de #DivulgaSalud un evento celebrado a finales del año pasado, organizado por SoMaMFyC y ptrocinado por Laboratorios Esteve, en el que tratamos la comunicación entre profesionales sanitarios y pacientes desde diferentes perspectivas. En estas intervenciones se destacaba la difusión en redes sociales, sobre todo en Twitter, de información no verificada (no leída) y cómo podríamos ser “cómplices” de difundir contenidos sin haberlos leído previamente.

Por ello organizamos una entrada con un título atractivo “La solución definitiva de la eSalud” y cuyo contenido no tenía nada que ver con el título. Os proponíamos un juego que era retuitear el contenido o citarlo con la frase “yo también lo he leído” y de esta forma sabríamos cuántas personas de las que difundían el enlace habían leído completamente el texto.

No se trata de un experimento científico, ni mucho menos, sino que pretendíamos hacer una aproximación muy local y circunscrita del problema planteado.

La entrada del blog se difundió en Twitter en tres ocasiones: a las 12 de la mañana (hora en que se publicó), a las 5 de la tarde de ese mismo día y a las 8:15 de la mañana del lunes siguiente. Nuestro blog tiene un post diario y la mayoría de las lecturas de cada entrada se consumen en ese mismo día por lo que contamos los impctos en redes sociales hasta las 24 horas siguientes de su publicación, es decir hasta las 12 de la mañana del lunes.

Un problema interesante fue planteado a través de Twitter antes del mediodía por nuestros amifgos de la Sociedad Riojana de Medicina de Familia (@srmfyc) planteando una interesante pregunta que nos podría afectar al recuento de retuits y de citas:

tuit-srmfyc

Decidimos que los retuits de mensajes que tenían añadido el “yo también lo he leído” los íabos a contabilizar como tales ya que siempre nos quedaría la duda si se han leído o no.

Pues estuvimos todo el domingo contando tuits, retuits, citas y demás intervenciones en tuiter en las dos cuentas en las que lo habíamos difundido: en la mía personal @joseavil y en la del grupo de NNTT de la SoMaMFyC @ntecsomamfyc.

Teníamos el problema de la página de Facebook donde también se difunde… y decidimos que si alguien lo leía a través de esta red social pondría en los comentarios “yo también lo he leído”y lo contabilizaríamos como tal.

Y lo más interesante es que estuvimos la tarde del domingo pasado muy entretenidos en las redes comentando las posibilidades de esta mini encuesta y casi se convirtió en un juego de emoticonos … ya que muchos mensajes (incluídas mis respuestas de agradecimiento por la participación) estaban acompañadas de una “mirada cómplice” de tú-y-yo-sabemos-que-es-esto.

Hemos tapado las imágenes y los nombres ya que eran cuentas personales… y aunque el acceso a la información en Twitter es pública hemos preferido hacerlo ya que hemos recibido muchas interacciones de muchos amigos (o poníamos todos o tapábamos la identificación… y hemos preferido esto último)

captura-de-pantalla-2017-01-15-a-las-20-35-39

Otros mensajes difundiendo la propia experiencia

captura-de-pantalla-2017-01-15-a-las-20-45-18

Y relecturas de la entrada que nos hicieron recontabilizar los resultados, con un mensaje previo de “yo también lo he leído” seguido de uno nuevo que justificaba la actitud de unas horas previas.

captura-de-pantalla-2017-01-15-a-las-20-45-38

Y conversación gracias a este juego….

captura-de-pantalla-2017-01-15-a-las-21-15-56

Incluso tuvimos algún comentario respecto al sesgo que podría tener el estudi debido al título que habíamos puesto a la entrada… ¿Nos pasamos de provocadores?, posiblemente sí… y le agradecemos este comentario a Maria José Cachafeiro que nos puso alertó de este sesgo que tendríamos que haber evitado.

tuit-maria-jose

Y nos salieron estos resultados:

  • Un comentario en la propia entrada del blog con la frase “yo también lo he leído” que no contabilizamos ya que queríamos medir el impacto de la difusión en redes y no el número de lecturas de la entrada. Agradecemos mucho que nos leáis (es el objetivo del blog) pero no era el objetivo del estudio.
  • Número de visitas/visitantes en el blog durante el día de su publicación (24 horas) obtenida a través de las estadísticas de wordpress fue de 737 visitas con 596 visitantes.
  • Número de entradas de este post durante el día de su publicación (24 horas) obtenida a través de las estadísticas de wordpress fue de 218 visitas lo que supone  un 29,57% de las vistas en estas 24 horas.
  • Cuentas que habían leído el contenido (bien por citas de nuestro tuit o por RT añadiendo la frase “yo también lo he leído”) 74 interacciones todas ellas a través de Twitter
  • Cuentas que difundieron el enlace de la entrada sin la frase “yo también lo he leído” 10 retuits sin la cita
  • Cuentas que difundieron sin poder afirmar que leyeron o no el texto: 2.

Hubo un total de 86 mensajes de Twitter relacionados con esta entrada en redes sociales. De ellos 74 (86%) leyeron el artículo.

Aunque nuestra hipótesis inicial es que tendemos a difundir y redifundir información sin leer la previamente los resultados de esta pequeña experiencia no han sido así.

Parece que va a tener razón Maria José Cachafeiro… con un título así cualquiera no se lo lee!!!.

Muchísimas gracias a todos y todas quienes habéis participado en esta aventura del domingo pasado y creo que lo más importnte es que reflexionemos sobre nuestra responsabilidad como sanitarios a la hora de difundir contenido propio o ajeno relacionado con la salud.

Feliz domingo!!

 

 

 

 

 

Javier J Díaz @JaviJDiaz en #DivulgaSalud


javier-j-diazCon Javier me pasa lo mismo que con Diego… que difícil es ser imparcial con alguien a quien consideras amigo.

Javier J Díaz (@JaviJDiaz) es un periodista sanitario “freelance” dedicado a la eSalud desde hace ya algunos años. Su interés se centra en la aplicación de la tecnología al mundo sanitario es decir al propio estudio y evolución de la eSalud en nuestro entorno.

Tiene un blog, que es referencia del nuestro en muchos aspectos, titulado la eSalud que queremos, que es toda una declaración de intenciones desde el título del mismo y un espacio web personal donde nos presenta quien es y qué nos puede ofrecer desde la perspectiva profesional.

Es autor de uno de los libros más interesantes de la eSalud ya que se trata de “el primer ensayo digital sobre el panorama de la eHealth española, desde la perspectiva tanto de pacientes como de profesionales sanitarios. Una aclaración del concepto y de su relación con otras tendencias, además de reflexionar sobre los caminos por los que podrá implantarse, siempre con un foco especial de cara al médico y al paciente” según se describe en su web.

En su primera intervención en #DivulgaSalud nos cuenta desde su experiencia profesional las diferencias entre el mundo on line y off line dentro de la eSalud y los roles de los protagonistas en la comunicación en salud desde la irrupción de las redes sociales.

Fuentes convertidas en canales y canales convertidos en fuentes complican el medio digital.

 

Javier es un experto en posicionamiento digital tanto de personas y continedos. Desde su experiencia y conocimiento nos plantea ¿Los sanitarios más mediáticos o que mejor trabajan su posicionamiento digital son los mejores?.