Hoy es Domingo de… La medicina en Star Wars


Star Wars es, en casi todos los sentidos, a lo que aspira el desarrollo de la tecnología por parte del ser humano. Naves espaciales capaces de recorrer la galaxia gracias a la velocidad de la luz, espadas y pistolas láser, la capacidad de vivir en diversos planetas, la fuerza… todo lo que todos deseamos en el futuro. ¿Quién no quiere pilotar un X-Wing?

Sin embargo, la medicina en Star Wars sorprendentemente no está muy evolucionada. También es cierto que en la saga nuestros héroes no aparecen enfermos. ¿Os imagináis a Han Solo ayudando a Luke a destruir la Estrella de la Muerte con un catarro? ¿O a Rey con una lumbalgia mientras lucha contra Kylo Ren?

Sin embargo la medicina sí que aparece en la saga en tres situaciones que vamos a explicar.

La primera tiene que ver con las heridas tras las peleas con sable láser. Hay tres situaciones de este tipo: cuando el conde Dooku le corta la mano a Anakin en el episodio II y cuando Darth Vader hiere a Luke justo antes de decir la frase más famosa del cine. Las dos situaciones se resuelven de la siguiente manera: le implantan una mano robótica. ¿De verdad? ¿Pueden hacer viajes intergalácticos pero reconstruyen manos amputadas con robots? Si es cierto que tiene su merito, pero nosotros estamos a punto de conseguir esto. Lo de las naves espaciales lo dejamos para otro momento.

Otra situación es, para mí, la más dramática, y es cuando fallece Padme. Antes de morir Padme da a luz a Luke y a Leia. Si os acordáis del episodio III Padme no fallece a causa del parto, sino porque no tiene ganas de vivir. Esto nos da pistas de que en el universo Star Wars existen depresiones galopantes que hacen que la gente muera de forma más rápida. Y todavía no han aparecido fármacos o terapias para tratarlas. Están igual que nosotros.

Y la situación más grave de tipo médico es cuando Obi-Wan consigue vencer a Anakin, casi al final del episodio III. Anakin sufre quemaduras por todo el cuerpo y por todos sus órganos; realmente es el odio lo que le mantiene vivo. Para seguir viviendo, Anakin necesita un exoesqueleto que le proteja sus heridas y pueda respirar: así es como nace Darth Vader. Esto sí que es novedoso: tratamiento de las quemaduras mediante exoesqueletos que protejan a la piel del exterior. Aunque ahora mismo la medicina abordaría este tema mediante terapias de regeneración epidérmica o incluso clonación o imprimir esta piel en impresoras 3D, los médicos de Star Wars prefieren utilizar estos exoesqueletos.

Aunque parezca que he hecho un análisis peyorativo de la medicina en Star Wars, no lo es. Curan las amputaciones y las quemaduras con exoesqueletos robóticos. Hace unos años esto era impensable, sólo posible en las películas. Pero la ficción, nuestros sueños más futuristas, se están convirtiendo en realidad.