El healthPhone, un nuevo concepto ¿con futuro?


Historic Phone
Historic Phone by Richard Aufreiter. http://www.fotopedia.com/items/t7OlcVVCOBY-t1DAnHXKKDg/slideshow

Un nuevo concepto de mHealth se está desarrollando al incluir una serie de sensores o medidores de variables de salud en la propia estructura del teléfono en vez de asociarlos a aplicaciones de software que se instalen. es decir, el propio teléfono, como instrumento, se va a convertir en un monitor continuado de variables sanitarias.

El terminal, que ya se ha denominado “healthPhone” se viene desarrollando desde hace años presentándose algunos prototipos desde 2012, pero su última versión, el LifeWatch V7 se ha presentado este año en el Mobile World Congress (MWC) de Barcelona. Tiene sensores para medir la temperatura corporal, presión arterial, pulsioxímetro,  frecuencia cardiaca, análisis de la grasa corporal,  realización de un electrocardiograma de 35 segundos, una agrupación de variables con las que configura un “nivel de estrés” y un dispositivo para la monitorización de glucemia.

Este dispositivo se ha comercializado por la empresa israelí  LifeWatch que desde hace unos años nos viene mostrando en vídeos su versión anterior (LifeWatch V5) en su canal de YouTube.

Independientemente de los adelantos técnicos que puedan suponer la integración de estos sensores en un terminal de teléfono movil, ¿son realmente útiles?, ¿qué ventaja aporta la monitorización continuada o la posibilidad de acceso a tantas variables biológicas  en la vida real?.

En la política de privacidad del producto se insiste mucho en la confidencialidad de los datos y en la posibilidad que el usuario borre y decida almacenar o no los datos que se recojan sobre las variables en su salud y el compromiso de la empresa de no cederlos a terceras personas.

Se habla de “sensores de alta calidad” para la medición de variables biológicas pero no se ofrecen las empresas que los han desarrollado ni los test de validación de dichos sensores.

Se han creado una serie de “planes específicos en salud” para que los usuarios de este teléfono puedan integrarse en servicios adicionales de seguimiento, soporte y consulta médica virtual.

Posiblemente este terminal en una persona que tenga un transtorno obsesivo en su salud va a constituir una herramienta perfecta para una monitorización casi continuada, una preocupación desmedida, una hiperfrecuentación y uso de servicios sanitarios y generar unos niveles de estrés muy elevados.

Me asaltan varias dudas respecto a esta tecnología que posiblemente sea una de las líneas de trabajo en mHealth:

  1. No tengo muy claro hacia qué tipo de paciente va dirigido el terminal. No creo que tener acceso a una gráfica con la frecuencia cardiaca, temperatura corporal, tensión arterial, glucemia y registro electrocardiográfico sea útil de una forma tan frecuente como para llevarlo siempre a mano. A lo mejor en algún tipo muy específico de paciente formado, con alguna enfermedad crónica de riesgo, que haga alguna actividad deportiva o de ocio que le pueda generar situaciones de sobrecarga y que se encuentre alejado de servicios de asistencia sanitaria, pudiera tener alguna utilidad.
  2. O todo lo contrario… ¿en algunos casos no podrá dar una sensación de falsa seguridad llevar una monitorización a demanda atreviéndose a realizar actividades que puedan suponer algún riesgo en un paciente concreto?
  3. Tampoco tengo muy claro la validación de la medida y calibración de todos los sensores de los que dispone el terminal y cada cuanto tiempo hay que comprobar su validez.

No he visto estudios sobre su utilización ni creo que haya demostrado su capacidad de producir una respuesta sanitaria en menor tiempo y por lo tanto que sea realmente útil para originar una acción positiva desde el punto de vista sanitario.

Posiblemente estemos ante la tendencia que dar propiedades en salud a algo que no lo tiene.

Pasaremos de los alimentos hipersaludables enriquecidos con sustancias o productos que ofrecen aportaciones en salud mucho más allá de lo imaginado “alimentando” nuestras defensas, “fortaleciendo” nuestros huesos, “combatiendo” al colesterol, creando nuestros “momentos” contra el estreñimiento, o haciendo que esa “enfermedad” llamada menopausia no tenga “síntomas”; a instrumentos sin los cuales nuestra vida “puede estar en un grave peligro”.

Sigo sin tenerlo muy claro… pero ¿irá la mHealth por este camino?