Ocio y negocio en #Bisemfyc 2012

Los congresos son una magnífica combinación de ocio y negocio, ciencia y diversión, creación de contactos y descubrimiento de nuevas personas interesantes que tienen mucho que aportar.

En una ciudad amable que nos recibió con los brazos abiertos tuve la oportunidad de descubrir y redescubrir a buenas personas (nuestro trabajo se basa en personas y está muy bien aplicar los mismos parámetros a nuestros compañeros).

Tuve la suerte de compartir tiempo y hotel con los «resis de la madrileña» y el honor de compartir mesa y ocio con ellos (aún me acuerdo de la terrible mañana del viernes), de desvirtualizar a MªAngeles Medina, Carlos Fluixá, Juan Quintana, Francisco Guerrero, Roser Marquet, Tiago Villanueva… y de reencontrarmes con caras conocidas que hacía tiempo que no veía.

La alegría y optimismo de unos residentes que quieren llegar a ser grandes médicos de familia, las peleas y luchas de los jóvenes médicos de familia y sus aspiraciones para diluir fronteras y aprender de otros compañeros en otros entornos a través del Movimiento Vasco da Gama, la ciencia en bruto que surgía de una reunión de trabajo en torno a una beca FIS que pude compartir con Jefes de Estudio y Técnicos de Unidades Docentes de varias Comunidades Autónomas, las aspiraciones de las nuevas tecnologías con experiencias en varias federadas. Todo ello fue «mi Bilbao 2012». Gracias desde aquí a todos quienes contribuyeron a mi desarrollo como persona y profesional compartiendo ciencia, anhelos, proyectos y zuritos.

Descubrir y redescubrir. Momentos de café, de presentaciones, de intercambio informal de ideas y correos electrónicos.

Espacios para afianzar proyectos y trabajos, para imaginar y plantear nuevos retos, para estimular la creatividad y la innovación.

Esperemos que algunos gérmenes plantados puedan llegar a brotar y que Bilbao 2012 sea el inicio de nuevos retos personales y grupales que aporten novedades para la medicina de familia.

Un comentario en «Ocio y negocio en #Bisemfyc 2012»

  1. Yo creo que las escaleras del Castillo de Harry Potter ayudaron a crear amistades. Al menos por la desesperación y camaradería de todos los que andaban juntos perdidos subiendo y bajando sin poder salir del circuito.
    Creo que todavía hay uno que sigue buscando la escalera correcta para entrar al auditorio 🙂

    En serio, creo que ha sido uno de los congresos que mejor recordaré. También encantado de desvirtualizaros.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s