El futuro de las revistas médicas


Una de las mesas más interesantes a las que asistí en Bilbao fue a la denominada: “¿Cómo publicar en revistas de atención primaria de impacto?” en la que intervenían Juan A. Bellón, Amando Martín Zurro y Domhanll MacAnley.

Además del interés en ver un esbozo del funcionamiento de una línea editorial de una revista científica, de darnos cuenta de los plazos y las correcciones necesarias de los manuscritos enviados y que de reflexionar sobre la mayor o menor importancia de publicar en una revista de impacto, me llamó mucho la atención la visión de Domhanll MacAnley sobre la revista British Medical Jornal (BMJ).

Según sus palabras “BMJ no es una revista, es un concepto multimedia basado en la web”. De esta forma tan revolucionaria se ha p asado a un soporte meramente en papel, a un soporte electrónico (la misma revista editada en formato digital que tiene un gran valora añadido) a la aparición de soportes digitales.

BMJ nos proporciona un espacio digital muy interesante en el que podemos participar:

  1. Plataformas para poder publicar artículos relacionados directamente con atención primaria que no tienen cabida en el soporte en papel: como a propósito de un caso o series de casos. Este tipo de artículos no están dentro de la línea editorial de la publicación en papel pero por su importancia, para el joven médico de familia, para el médico que se está iniciando en la publicación de artículos o por la experiencia personal exportable a otros profesionales derivada de un caso concreto; pueden resultar de interesante difusión y lectura.
  2. Comunidad virtual de relación entre médicos “doc2doc” en la que podemos establecer contacto con compañeros de todo el mundo. Compartir dudas, ideas o entusiasmo.
  3. Colección de blogs médicos.
  4. Edición de revista en formato digital con valor añadido de las posibilidades multimedia que nos presentan. (afirmó que era la única revista médica… siento contradecirle porque la revista “Médicos de Familia” de la SoMaMFyC tiene ya su primer número multimedia… y con ello nos parecemos un poco más al BMJ ;))

Según todas estas posibilidades se ofrecen múltiples valores añadidos:

  1. Creación de una comunidad de personas en torno a los contenidos científicos.
  2. Salida a artículos con metodología no apta para su publicación en la edición en papel a través de secciones de casos que permiten su publicación inmediata en plataformas específicas.
  3. Posibilidad de blogs médicos donde posemos ser lectores o participantes activos.

Según sus propias palabras, “tener una publicación en el BMJ es cuestión de tener algo interesante que decir, escribirlo y publicarlo… en 25 segundos puedes publicar en su espacio”.