Diógenes digital


En esta semana que hemos dedicado al libro electrónico hablábamos en uno de las primeras entradas que la necesidad que se crea con el almacenaje de archivos pude dar lugar al que se ha denominado “Diógenes digital”.

El Síndrome de Diógenes se trata de un transtorno del comportamiento más frecuente en personas ancianas y aisladas que se caracteriza por una atesoramiento y acúmulo de basura o desechos domésticos no solamente de producción propia.

La aparición de formatos digitales a gran parte del material coleccionable (música, películas, libros) , el poco espacio que ocupan y la facilidad de acceso a través de redes P2P o de sitios de venta oficial a precios cada vez más económicos hacen que nos surga la necesidad de tener.

De esta forma almacenamos canciones que posiblemente no escuchemos, películas que no veamos, o libros que no leemos… simplemente por el placer de tenerlo, el placer de descargarlos, el placer de “cazarlos”.

Sistema de almacenamiento con mayor capacidad y menor tamaño son los causante de que cada vez existan menos elementos de almacenaje “tradicionales” (libros, DVDs, CDs, vinilos o cintas de audio o vídeo).

Las características de este “Diógenes digital” pueden ser:

  1. Almacenamos en carpetas de nuestro ordenador o terminales portátiles cantidades progresivamente mayores de archivos con contenido de ocio.
  2. Cuando los tenemos llenos vamos adquiriendo dispositivos de almacenamiento masivo externos para poder tener más.
  3. Cuando tenemos varios de estos últimos, nos dedicamos a reclasificar la información de forma que disponemos de elementos de almacenaje específico (los discos duros externos de películas, música o libros).
  4. El volumen de información cada vez lo expresamos en unidades mayores (ya estamos en el orden de terabyte o petabyte).
  5. El placer no está en disfrutar del contenido del material almacenado, sino simplemente en tenerlo.

Personalmente tengo tantas horas de música, películas y libros almacenados que dudo tenga tiempo de ocio en el resto de mi vida como para poder disfrutar de ellas.