¿No hay dos sin tres? o ¿A la tercera va la vencida?


He leído hace unos días que el señor Mark Zuckerberg se refería a Google + como «ese pequeño Facebook» y que estas declaraciones habían sido recibidas con alegría, ya que significa que poco a poco la nueva red de Google comienza a hacer daño al gigante Facebook.

Me conecto a mis RSS favoritos sobre tecnologías y descubro que ha aparecido una nueva red social de este tipo, la tercera. Se llama Unthink y nace con una idea de libertad para sus componentes; esa libertad que da la sensación que se va perdiendo en Facebook.

Parte de la iniciativa de dejar de lado a las dos grande potencias que se están repartiendo el negocio de Internet a través o a partir del uso de nuestros datos personales. Escuché hace poco una gran frase en un curso impartido por Joaquín Herrero (@joakinen) para profesionales del Museo Nacional de Ciencia y Tecnología (@MUNCYT) que en todos los servicios en los que no se paga, el sujeto no es cliente, sino que es el negocio.

De esta forma tanto en Facebook como en Google+, al no pagar no podemos exigir. En ambos caso no somos clientes de las platafoprmas, sino parte de su negocio que se basa en la venta de publicidad dirigida a nichos de mercado segmentados por sexo, edad, nacionalidad y gustos (que han obtenido tanto de nuestras declaraciones directas como de nuestra navegación a través de la web).

Ni es grave, ni es delito. No existe técnicamente la posibilidad que una empresa vaya rastreando nuestra intimidad individual ni debemos creernos tan importantes como para que merezca hacerlo.

Por un lado prefiero recibir publicidad dirigida a mis gustos personales y no estar bombardeado por publicidad indiscriminada… pero por otro lado no nos gusta que anden escarbando en lo que leemos, lo que comemos, adónde vamos de viaje, qué música escuchamos, quiénes son nuestros amigos… pero sin embargo no hacemos más que enviarles información de forma más o menos consciente para nosotros.

Antes que Unthink llegó Diáspora que ya se encuentra disponible y activa… aunque su uso está a mucha distancia de las dos hermanas mayores y su estética es muy similar. Sobre Diáspora ya hablamos en nuestro blog

Unthik se presenta como la tercera (realmente no lo es), pero posiblemente quiera aprovechar la magia cabalística de este número. Con una estética rompedora y para captar un nicho de mercado de inconformistas entre los 20 y 35 años.

El vídeo de presentación difundido en YouTube desde mediados de agosto es muy bueno (en inglés).

y su estética rompedora com nos muestra su pantalla de inicio.

Hasta hace poco, formar parte de esta red era exclusivamente a través de invitación por parte de alguno de los miembros. Actualmente nos podemos registrar de manera libre, sin necesidad de ser invitados.

Al inscribirnos con unos sencillos pasos, una de las primeras opciones a las que podemos acceder es a importar contenidos alojados previamente en Facebook a través de una aplicación que NO va a recoger ningún dato de nuestro perfil de FB.

Una vez que entramos en nuestro perfil vemos que la distribución de los contenidos es diferente al de las redes sociales hasta ahora más utilizadas. Una cosa que llama la atención es que desde el principio de terminamos el nivel de privacidad de cada uno de los aspectos en los que divide esta red social la información que proporcionamos: iUNTHINK (estilo twitter) que recomienda sea libre y abierto; social, estilo de vida y profesional (que recomiendan se concedan permisos de acceso individualizados a cada uno de nuestros contactos).

Es bueno que se parcelen los niveles de intimidad en factores relacionados con nuestro estilo de vida. es una idea parecida a los círculos de Google +, pero en el caso de Google determinamos nuestra audienca en el momento de publicar la información, mientras que aquí determinamos el grupo de gente dependiendo del tipo de información que les queramos ofrecer.

Aún está en fase beta. Numerosas aplicaciones están en fase de desarrollo y queda mucho que ver en esta ¿tercera? que ¿será la vencida?