Social Media Revolution II


Hemos hablado en numerosos post sobre la revolución de los “Social Media”. Cual es su situación actual, su impacto en la sociedad, el desarrollo de nuevas vías de comunicación entre personas, la mayor relatividad del tiempo y del espacio y la aparición de conceptos de pertenencia supranacional, son algunas de las caracaterísticas.

.

¿Sabiáis que por número de habitantes, FaceBook sería el tercer país del mundo?, ¿que hay más peticiones de boda virtuales que reales?, ¿que la mayoría de los departamentos de recursos humanos de las grandes empresas utilizan redes sociales para elegir o seleccionar a sus candidatos?.

Esta es la segunda parte del vídeo Social Media Revolution que habéis podido disfrutar en este blog a finales del año pasado.

Un trepidante sucesión de datos a ritmo de Fatboy Slim.

¿Por qué debería estar un Centro de Salud en las Redes Sociales?


Readaptando tanto el título como el contenido del post publicado y magistralmente razonado en el blog Salud y Gestión por Jorge Fernández el pasado día 9 de marzo.

En este post se argumentan tres poderosos motivos por los que un hospital, extensible a cualquier servicio sanitario, debe estar presente en las Redes Sociales:

  1. Impulsar un nuevo modelo de prestación asistencial, en el que el paciente sea más co-responsable de su salud. En esta semana se ha estado hablando de lo que significa “empowered patient”, sobre todo a partir del debate iniciado sobre su adaptación a nuestra lengua de este término anglosajón en las páginas de Diario Médico y posteriormente en Salud con Cosas. Para potenciar la co-responsabilidad en su salud existen herramientas que están originando cambios profundos y rápidos en la demanda de información por parte de los pacientes, la calidad de la información de la misma, la actitud del paciente respecto a su propia enfermedad y la actitud del profesional sanitario ante un nuevo paciente que toma un papel activo en la toma de decisiones en su proceso de salud.
  2. Obtener feedback: escuchar es más importante que hablar para aprender, y por extensión, para cambiar a mejor. Para una organización la opinión de un cliente es un preciado regalo ya que la inercia es pensar que todos los procesos que llevamos a cabo funcionan bien y que no originan problemas. El cliente (entendido como el receptor de nuestros servicios) es quien no sregala los fallos de nuestro sistema. El análisis de las quejas y de reclamaciones es la principal fuente de información de fallos en la organización para establecer ciclos de mejora en todos y cada uno de nuestros procesos. Las herramientas de la web social nos ofrecen una posibilidad inmejorable para la obtención de esta retroalimenteción que normalmente es inmediata, se realiza de forma cómoda y mucho más natural que tener que acudir a una unidad administrativa, solicitar el libro de reclamaciones y tener que hacer en público y bajo cierta presión una actividad que podemos realizar en la privacidad de nuestros domicilios. Escuchar no es lo mismo que aceptar cualqueir tipo de crítica no fundamenatda ni razonada.
  3. Incrementar el valor de la marca: La presencia en la red y la necesidad de destacar en ella hace que desarrollemos técnicas de marketing. No vendemos tangibles, vendemos conocimiento y servicios y a coste directo nulo para nuestros clientes. Nuestra presencia no debe ser eclipsada en el fondo de buscadores ni el rincón más oculto de la comunidad virtual, sobre todo si estamos convencidos de la calidad de nuestro servicio. Por ello todos debemos ser marcas, considerarnos como marcas. Somos marcas muy especiales con características diferenciales debido a la cualidad de nuestros servicios, pero las técnicas para ser visibles serán las mismas que utilizan las grandes empresas para dar a conocer sus productos y servicios.