Telemedicina, telesalud y otras cosas

Todos los nuevos elementos de las telecomunicaciones han tenido un mayor o menor impacto en su aplicación a la oferta de servicios sanitarios. Desde el teléfono hasta la televisión y pasando por la radio todos conocemos numerosos ejemplos de aplicaciones sanitarias hacia la comunidad (con diferentes niveles de éxito dependiendo de la calidad de la información recibida). La aparición de Internet revolucionó la situación existente en los medios de comunicación ya que el impacto y la velocidad de difusión de una noticia por todo el mundo es mucho menor.

En el momento actual el concepto inicial de telemedicina, entendido como la aplicación de las tecnologías de comunicación al ejercicio médico, ha perdido vigencia y se utiliza un término más amplio como es el de telesalud en el que se engloban  procesos administrativos de gestión o de comunicación con el usuario.

Hoy, en la mayoría de nuestros centros de trabajo podemos disponer de sistemas telemáticos aplicado a todos los profesionales sanitarios y no sanitarios que desempeñamos nuestras funciones en los mismos.

Nuestros procesos asistenciales, nuestro perfil prescriptor, las derivaciones a especializada, la gestión de nuestra agenda de trabajo, la obtención de información sobre valores intermedios (LDL en prevención secundaria o glicadas en pacientes diabéticos) pueden ser fácilmente obtenidos tanto para mejorar nuestra actividad asistencial como para ser evaluados por nuestros gestores.

Aún recuerdo cuando la evaluación de Cartera de Servicios de realizaba a través de muestras aleatorias significativas de pacientes y desde hace unos años podemos evaluarla a través de la totalidad de nuestra población y con mucho menos esfuerzo.

Todo avance tiene su cara y su cruz. Problemas de cofidencialidad de datos hacen que estas tecnologías permanezcan en un ambiente interno y no podamos aplicarlas a la comunicación con los usuarios. Ya no nos vale suponer que la población no tiene acceso a la red o que no tiene conocimientos suficientes para manejarse porque cada vez esta afirmación va siendo menos válida.

En el momento actual existen sistemas de validación con muy poco error a través de claves públicas y privadas que permiten identificar a nuestro interlocutor de forma inequívoca y entonces… ¿por qué no exite una voluntad de aplicar estas tecnologías a nuestro trabajo?.

No nos cirecunscribamos a Internet ¿y el teléfono móvil? con las tecnologías 3G se pueden realizar verdaderas actividades sorprendentes que se pueden aplicar a nuestros servicios.

¿y la posibilidad de utilizar estos medios para realizar actividades comunitarias?.

Muchas preguntas, muchas posibilidades en esta primera tormenta sobre telemedicina, telesalud y otras cosas.

Ver las ambiciones y espectativas que existían en el pasado desde el presente es un ejercicio fácil sobre todo para la crítica destructiva. Pero no propongo esto, me gustaría que fuéramos capaces de leer un informe ya antíguo (año 2001)  que se titula  «El Marco de Desarrollo de la e-Salud en España» y producido por el Área de Investigación en Telemedicina y Sociedad de la Información del Instituto de Salud Carlos III. Se trata de un documento extenso de 75 páginas donde se hace un escenario en ese momento de la situación en nuestro país y una propuesta de actuaciones. Es interesante ver la diferencia entre nuestra realidad que creo que es más próxima al análisis de situación realizado en su momento que a la visión para un futuro a medio plazo que se propuso ya hace 7 años.

Publicado por

nuevastecsomamfyc

Vocalia de nuevas tecnologias SoMaMFyC

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s